Economía

Falta de insumos amenaza con detener el crecimiento manufacturero

Las fallas en las cadenas de suministro global limitan el potencial de las manufacturas en México en el corto plazo, principalmente de la industria metalúrgica y automotriz.

03-08-2021 13:38 Por : Arena Pública
Las expectativas empresariales sobre la producción manufacturera crecieron 3.89 puntos en julio, su mayor incremento en trece meses. (Foto: Gobierno de México)
Las expectativas empresariales sobre la producción manufacturera crecieron 3.89 puntos en julio, su mayor incremento en trece meses. (Foto: Gobierno de México)

Las manufacturas iniciaron con el pie derecho el tercer trimestre del año. La producción está creciendo a pasos agigantados, pero la falta de insumos podría hacerla tropezar. 

En el mes de julio, tres de cinco componentes del Índice de Pedidos Manufactureros (IPM) crecieron, con lo que el indicador alcanzó un valor de 51.8 puntos, con cifras desestacionalizadas. Con ello, el IPM hiló su doceavo mes por encima del umbral de los 50 puntos, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El IPM se elabora en base a las expectativa de los directivos empresariales de 1,492 empresas en todo el país a través de la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE) sobre pedidos, producción, personal ocupado, oportunidad en la entrega de insumos por parte de proveedores, e inventarios de insumos. En el IPM el valor de 50 constituye el umbral para delimitar una expansión de una contracción en la actividad del sector manufacturero.

De mayor a menor, los incrementos mensuales registrados estuvieron en el personal ocupado total, con un ligero 0.25 puntos, el número de pedidos con 0.68 y un vigoroso incremento de 3.89 puntos en la producción, el mayor en treces meses. 

Este último rubro es el que menor tiempo lleva por encima del umbral de 50 puntos, pues no fue sino hasta mayo pasado cuando logró superarlo. Julio es un caso anómalo en comparación al crecimiento registrado en meses anteriores, cuando los incrementos habían sido menores a un punto.

Sin embargo, las fallas en las cadenas de suministro, ponen en riesgo el potencial de crecimiento del sector durante los próximos meses, ya que la oportunidad de entrega de insumos y los inventarios, iniciaron el trimestre con valores de -0.21% y -0.63%.

Durante el primer trimestre del año, el comportamiento de la producción fue errático con subidas y bajadas mensuales considerables provocadas por las crisis de insumos que acontecieron en los primeros meses del año, como la del gas en febrero y el inicio de la escasez de semiconductores desde enero.

Sin embargo, para el segundo trimestre las cadenas de suministro se estabilizaron, por lo que la producción manufacturera recuperó su tendencia ascendente, aunque profundamente heterogénea.

Mientras el IPM en la industria química y de derivados del petróleo (54.6), gozó de incrementos mensuales de hasta de dos puntos, gracias a una sólida recuperación del consumo de combustibles a nivel mundial, en contraste, la industria metálica básica apenas creció de manera mensual limitada por constantes tropiezos. 

La disminución de ambos componentes del IPM, expresa el recrudecimiento de la falta de insumos industriales, principalmente en el caso de las materias primas metálicas, como el acero, cobre y aluminio, cuyos precios se han disparado al doble desde el inicio de la pandemia ante la demanda incontrolable provocada por la recuperación económica de China y Estados Unidos.

Además de los metales, la escasez de semiconductores sigue golpeando a la industria manufacturera, entre ellas la automotriz -que lidera el valor de producción del sector- y a la electrónica, que se está estancando conforme se vacían sus inventarios. 

La importancia de este insumo es tal, que forzó paros técnicos de varios días en distintas armadoras automotrices. Algunos, como el de Volkswagen, fueron tan graves que detuvieron la producción en todo junio, lo que presionó para que IPM se estancara durante el segundo trimestre. 

Manufactura estadounidense sufre retrasos

Las afectaciones a las cadenas de suministros son globales, por ello también están golpeando a la industria estadounidense, principal destino de las exportaciones manufactureras mexicanas.

El Institute for Supply Management (ISM), organismo que publica el IPM en Estados Unidos, informó que en julio la industria advirtió mayores retrasos en la entrega de insumos y un bajo nivel de los inventarios, los cuales señalaron -junto a la escasez de trabajadores- como los dos principales retos para el crecimiento industrial del país. 

El IPM de las manufacturas estadounidenses es un indicador clave para saber cómo se comportará la industria mexicana en los próximos meses, si los estadounidenses aumentan su producción las ventas de insumos desde México suben, así como disminuyen si la producción baja. 

Las consecuencias de los fallos en las cadenas de suministro han empujado a las empresas estadounidense a realizar pedidos de insumos con varios meses de antelación para no sufrir retrasos en las líneas de producción. Incluso, en algunas empresas ya se han cerrado pedidos para los próximos meses pues cuentan con una larga lista de espera. 

En lo que va del año, los retrasos han sido especialmente peligrosos debido a que la alta demanda existente al interior de EU se está combinando con un incremento lento pero constante de la demanda externa, lo que agota rápidamente los inventarios, mismos que se contrajeron 2.2% este mes. 

Pero los directivos encuestados advierten que los problemas no se acabarán pronto. Como en el caso mexicano, la industria automotriz es de las más afectadas, pues según estiman, las cadenas de suministro -principalmente de semiconductores- no se normalizarán hasta finales de año.