Entrevistas

La reforma no bajará tasas por decreto

El responsable del sistema financiero del país pone el acento, una y otra vez, en la necesidad de fortalecer el marco legal para acentuar la competencia en la banca. “Es un objetivo bien relevante de la reforma promover la competencia. Es allí donde estamos trabajando”.

04-08-2013 20:08 Por : Arena Pública

Fernando Aportela

El subsecretario de Hacienda dice que “no está cerrada la opción” de convertir a la banca de desarrollo en una de primer piso para dar directamente créditos a las PYMES; aunque el énfasis principal será trabajar con la banca comercial. Anuncia que se reformará el artículo 30 de la Ley de Instituciones de Crédito para fortalecer a la banca de desarrollo en la promoción del crédito.

A la pregunta de si la reforma financiera que se anunciará en breve pondrá techo a las tasas de interés, su respuesta contundente es ‘no’.

¿Por qué plantear ahora una reforma financiera?

Hay hechos y datos contundentes que indican que éste es un buen momento para plantear una reforma. El primero que hay que destacar es que, durante muchos años, se ha venido fortaleciendo la posición de la banca. Hoy tenemos una banca que está muy bien capitalizada. El nivel de capitalización de la banca es de 14.5% al cierre de febrero y la regla de Basilea III indica un mínimo de 10.5%.

Cuando se mide el porcentaje de créditos con respecto al PIB -que sería la penetración bancaria- es alrededor de 26%.  Es un nivel bajo a nivel internacional.  Brasil tiene niveles de alrededor de 50%, Chile de 100%, y el promedio en Latinoamérica es 50%. Visto así la banca tiene muchas oportunidades para ser un factor más importante en penetración y crecimiento.

El Pacto por México -y en particular los compromisos 62 y 63- dicen que hay necesidad de una banca de desarrollo más activa y una necesidad de revisar las leyes financieras para que los bancos presten más y más barato preservando los derechos ya adquiridos. En ese sentido están las condiciones propicias para iniciar un proceso de robustecimiento de la legislación financiera que permita mejores condiciones para que los bancos hagan su intermediación y una mayor competencia que se refleje en mejores precios para los usuarios.

Los banqueros argumentan que hay disponibilidad de crédito, pero no hay demanda suficiente…

Las empresas grandes de México tienen muy buen acceso al crédito, no sólo en México sino a nivel internacional que es reflejo de las buenas condiciones de los números macroeconómicos y de finanzas públicas del país. El tema es con las pequeñas y medianas empresas. Las PYMES tienen entre el 10% y 15% del crédito total, pero generan más del 70% de los empleos.

Entonces, ahí es donde está el nicho para créditos diseñados específicamente para este tipo de empresas. Y los programas que anunció NAFIN la semana pasada van en ese sentido, en tratar que las pequeñas y medianas empresas accedan más a este tipo de financiamiento.

Según la encuesta de crédito del Banco de México menos de una tercera parte de las PYMES pensaban pedir crédito bancario al inicio de este año y no lo hacen principalmente por la situación económica, las tasas de interés y la situación de la empresa. Es decir, parece que el impulso que necesitan las PYMES va más allá de solo las garantías.

Somos una economía con muy buenos números macro. Crecemos entre 3.5% y 4%, que compara bien con otros países; pero no es suficiente. Y no ha sido suficiente para favorecer las oportunidades para cierto tipo de empresas.

La agenda de reformas estructurales que ha planteado el Presidente Enrique Peña Nieto pretende aumentar la capacidad productiva de la economía y democratizar la productividad. Las reformas, en su conjunto, buscan que esas PYMES y que los individuos tengan acceso a instrumentos de producción que les permitan crecer de forma más acelerada.

Por eso es que la productividad es fundamental para lo que se quiere lograr.

¿Están contemplando que la banca de desarrollo vuelva a ser banca de primer piso y otorgue directamente créditos a las PYMES, como ocurre en Brasil?

El artículo 30 de la Ley de Instituciones de Crédito estipula el mandato de la banca de desarrollo. Lo que queremos es flexibilizar el mandato para que pueda tener una actividad más fuerte, más importante en la promoción de crédito.

Ahora, creemos que la labor de segundo piso a través de instrumentos de garantía, a través de propiciar mercados, es una herramienta que da un abanico mucho más amplio. Queremos que siga siendo una banca de segundo piso pero que trabaje con la banca comercial; que tome los riesgos que deba tomar para desarrollar mercados y promover crecimiento. Y ahí sí debemos adecuar la ley.

Ahora, como bien dices, no es por decreto que bajan las tasas de interés o que la gente va a venir a tomar nuevos créditos; lo importante es tener el mejor marco jurídico para que haya un entorno más parejo, para que bancos e instituciones financieras puedan hacer su trabajo; y que el entorno también promueva la competencia.

¿No está contemplado llevar a la banca de desarrollo a tener ventanillas directas de acceso al crédito?

No está cerrada esa opción, pero el énfasis principal es trabajar con la banca comercial para propiciar nuevos productos.

¿Qué piensa acerca de los modelos brasileño y chileno cuyos bancos de desarrollo tienen ventanillas de crédito a las PyMEs?

Nosotros las tenemos, pero creemos que el factor multiplicador es mucho más amplio si lo hacemos a través de la banca comercial, a través de mecanismos de garantías. Por ejemplo, NAFIN es muy exitosa en muchos mercados de garantías. Ya hay bancos que toman estas garantías para empresas que ya tienen un buen historial crediticio y de lo que se trata es que estos bancos compitan. ¿Y en qué van a competir? En que los que se van a llevar la garantía son los que ofrezcan la menor tasa a las empresas a las cuáles ya les dan crédito.

¿Qué porcentaje de PyMEs están en condiciones de ser sujetos de crédito? Porque hay una informalidad muy extendida en este nicho…

Lo que se quiere es propiciar formalidad.  Otro producto de NAFIN es el de “Garantías para el Fomento de la Inclusión Financiera”, que es para empresas que van empezando. Es un programa de dos mil millones de pesos para créditos de 250 mil pesos a un máximo de 500 mil pesos, y para empresas que están en la formalidad.

Entonces, es un número difícil de tener con precisión; lo que sabemos es que los niveles agregados de crédito son inferiores al de una economía del tamaño de la nuestra.

¿La Reforma Financiera viene aparejada con algún programa deliberado para el fomento de la formalidad?

Los productos que vamos a diseñar tienen que ser productos que promuevan y convivan con la formalidad. Estamos trabajando junto con el SAT para que haya una ventanilla única donde esté NAFINSA y el SAT, y logramos que las empresas se formalicen para poder acceder al crédito.

¿Está incentivada la banca a obtener sus utilidades a través de la que debe ser su actividad principal de intermediación, entre captación de recursos y colocación de créditos?

Lo que puedo decir es que los elementos que van a promover la competencia -porque es un tema de competencia- dentro de la Reforma Financiera van a ser públicos en las próximas semanas cuando se presente. Es un objetivo bien relevante de la reforma promover la competencia. La competencia da un crecimiento más parejo y un mejor desarrollo del sector con beneficio a los usuarios. Es allí donde estamos trabajando.

¿Poner techos a las tasas es un tema de la reforma?

Por mi formación de economista como la tengo, te diría no.  Eso es similar a bajar las tasas por decreto y, como lo había mencionado con anterioridad, esta reforma no va a bajar tasas por decreto.

Es decir ¿la reforma financiera se concentra, fundamentalmente, en el asunto de las garantías?

Es un paquete integral que se presentará en las próximas semanas. Pero tener un mejor sistema, más parejo, donde los intermediarios puedan desarrollar mejor su actividad, trae garantías y trae otras cosas; y temas de competencia. Es muy importante que, al final del día, este mejor terreno  tenga también elementos competitivos para que los beneficios le lleguen a los usuarios del sistema financiero.

Derechos Reservados 2013/Arena Pública/52-55- 3686 8106