Gobiernos y Finanzas Públicas

Alza en ventas de tinacos y bultos de cemento revelan el clientelismo electoral

Compra de votos se refleja en repunte de ventas de Cemex en 2012 y Rotoplas en 2015, como resultado del clientelismo electoral.

04-06-2018 14:29 Por : Arena Pública
El caso de la entrega de tinacos en es el más reportado, pero las ventas de cemento también reflejan la compra de votos.
El caso de la entrega de tinacos en es el más reportado, pero las ventas de cemento también reflejan la compra de votos.

Más de un estudio asegura que el regalar objetos durante las campañas no es una medida efectiva para asegurar un voto, sin embargo, ante una elección cerrada los partidos políticos prefieren correr el riesgo antes que perder un puesto importante solo por un regalo.

Los más comunes son los artículos promocionales como las gorras, las playeras o las mochilas, objetos que cualquier político puede regalar, sin embargo, existen otros en forma de despensas, tinacos o bultos de cemento, que más que promoción buscan la compra del voto.

Un acto que se encuentra penado por el artículo 9 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales donde se castiga que un funcionario partidista o candidato “durante la etapa de preparación de la elección o en la jornada electoral, solicite votos por paga, promesa de dinero, recompensa o cualquier otra contraprestación”.  

El caso de los tinacos Rotoplas está más que documentado por encuestas y la misma empresa. Entre el último trimestre de 2013 y el tercero de 2017, fue en el tercer trimestre de 2015 cuando más ventas registraron: temporada de elecciones federales para diputados y nueve gobernadores.

Entre julio, agosto y septiembre de 2015 llegaron a un tope de mil 231 millones de pesos en ventas, 36% más de los 902 millones de pesos registrados un trimestre anterior. El motivo expresado por la empresa ante el aumento fueron las elecciones.

 

Las ventas en el mercado mexicano se incrementaron en 70% este trimestre en comparación con el mismo periodo de 2015, debido a que las soluciones integrales segmentadas en México dieron un salto después de las elecciones intermedias de junio, tal como habíamos anticipado. Estamos contentos de apuntar que nuestra decisión de incrementar el inventario en anticipación a este incremento en la demanda en México fue la estrategia adecuada.

 

La población más pobre es la mejor clientela para estas últimas prácticas, pues siempre están dispuestos a recibir toda clase de regalos en especie o efectivo, asegura el informe Dinero bajo la mas de la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, que también registró el movimiento de ventas de Rotoplas.

Para muchos electores la temporada de votaciones es el único momento en el que pueden tener algún beneficio de la política, un testimonio recabado por la organización en el estado de Oaxaca aseguraba que el único cuarto de concreto de su casa era resultado de 18 años de campañas electorales.

Si bien los reportes de ventas de Cemex no mencionan alguna elección de México como motivo de aumento en ventas si resalta que los reportes trimestrales de cinco años (2012-2017) el que tuvo más ventas fue el tercer trimestre de 2012: temporada de elección presidencial y mismo trimestre en el que Rotoplas registró el aumento en sus ventas tres años después.

 

 

Las ventas de Cemex en México alcanzaron los 875 millones de dólares, lo que nunca llegó a pasar en cualquier otro trimestre durante los cinco años analizados por Arena Pública.

No obstante, a diferencia de Rotoplas, Cemex no menciona el proceso electoral del país como factor en el aumento de sus ventas, pero sí lo atribuyen al “desempeño favorable de los sectores residencial informal e industrial y comercial”, es decir a la construcción propia de casas.

El clientelismo electoral siempre ha existido, la compra del voto o la coacción, el condicionamiento de programas sociales, entrega de bienes o servicios públicos, el acarreo, o cualquier otra modalidad se puede encontrar en cada elección.

 

¿Qué tan efectivo es el clientelismo electoral?

De acuerdo con el profesor Kenneth F. Greene, es nula, esto de acuerdo con un estudio que realizó para el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJ) sobre la elección de 2012.

El motivo es que los electores no pueden “entregar” literalmente su voto, solo prometer que lo darán, el acto de la verificación depende si lo hace o no el partido en cuestión y con qué eficacia.

Se han ideado maneras de evaluar la eficacia de la compra del voto con tácticas como los “niños halcón” que acompañan a los electores para verificar el voto o “el carrusel” entregar una papeleta falsa y entregar una marcada a la conveniencia a los electores comprometidos.

 

MÁS INFORMACIÓN: Dinero bajo la mesa: financiamiento y gasto ilegal de las campañas políticas en México, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad. 

MÁS INFORMACIÓN: Reportes trimestrales de Cemex.