Economía y Sistema Financiero

Tipo de cambio sin grandes modificaciones gane quien gane las elecciones: Banxico

27-04-2018 12:23

"El riesgo de volatilidad cambiaria asociada al proceso electoral se dará con independencia del resultado de la elección", detalló un miembro de la junta de gobierno de Banxico.

El riesgo de volatilidad cambiaria asociada al proceso electoral se dará con independencia del resultado de la elección Agrandar
El riesgo de volatilidad cambiaria asociada al proceso electoral se dará con independencia del resultado de la elección

Para el Banco de México (Banxico), el tipo de cambio durante el 2018 se mantendrá estable, incluso sin importar quien gane la elección.

A diferencia del discurso de algunos políticos como el del presidente del PRI, Enrique Ochoa, quien expresó que de ganar AMLO la presidencia el peso “se devaluaría al menos 10%”, para la junta de gobierno del Banxico el mercado cambiario ha tenido un comportamiento ordenado y este seguirá así en el 2018.

Además, la mayoría de los integrantes de la junta esperan una ausencia de presiones provenientes del mercado laboral y una reducción importante de la inflación no subyacente en lo que resta del año.

 

“El riesgo de volatilidad cambiaria asociada al proceso electoral se dará con independencia del resultado de la elección” detalló un miembro de la junta, de acuerdo con la minuta publicada el 26 de abril del 2018.

La minuta refiere a una reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el 12 de abril. En ella participaron el gobernador Alejandro Díaz de León Carrillo, la subgobernadora Irene Castellano, el subgobernador Roberto del Cueto, el subgobernador Manuel Ramos, así como el Secretario de Hacienda José Antonio Gonzales Anaya y dos subsecretarios más.

Algunos miembros destacaron que el mercado cambiario ha tenido un comportamiento ordenado e, incluso, apuntaron que el peso mexicano es una de las divisas de economías emergentes con mejor desempeño en lo que va de 2018.

 

Te puede interesar: Precios de gasolinas siguen al alza. Aquí se paga 25% más que en EU por impuestos del gobierno, 26 de abril del 2018

 

La apreciación que ha registrado la moneda nacional es consecuencia tanto de la percepción de un panorama más favorable en torno a la renegociación del TLCAN, como de las acciones de política monetaria implementadas por el Banco de México indicaron otro grupo de miembros.

Aunque los riesgos para la inflación se han aminorado, estos no han desaparecido; los niveles de incertidumbre que enfrenta la política monetaria actualmente son mayores a los que enfrentaría en condiciones normales subrayó un miembro.

Agregó también, que bajo estas circunstancias es indispensable que la política monetaria continúe enfatizando la cautela y tener presente que persiste la posibilidad de nuevos aumentos de la tasa.

Gobernador de Banxico en reunión por el tipo de cambio

Alejandro Díaz de León Carrillo gobernador del Banco de México

No obstante, Banxico no peca de soberbio al vislumbrar el futuro económico de México; como riesgos al alza para la inflación, la mayoría de los miembros mencionó la posibilidad de que se registre una depreciación de la moneda nacional en respuesta a:

  1. Una evolución desfavorable del proceso de negociación del TLCAN: A pesar de que día con día aumenta la probabilidad de que se concrete el tratado, este aún no se encuentra 100% amarrado.
  2. La reforma fiscal de Estados Unidos: Aunque los análisis recientes indican que en el corto plazo no se espera un impacto significativo en las decisiones de inversión entre México y Estados Unidos. A mediano y plazo aún no se sabe cuáles podrían ser los resultados.
  3. Cambios en la política de determinación de tarifas autorizadas por el gobierno como, por ejemplo, una posible modificación en la política de suavizamiento de los precios de las gasolinas, derivado del cambio de administración en 2019.

Ante este panorama, uno de los miembros apuntó necesidad de mantener una postura monetaria prudente por un periodo prolongado. Además, enfatizó que el Banco debe insistir en que la meta de inflación es 3%, y no el intervalo de 2% a 4%, ya que este es un intervalo de variabilidad y no de tolerancia.

El hecho de que las expectativas de largo plazo se sitúen en 3.5% no abona a la credibilidad del Banco, por lo que es necesario, conveniente y recomendable que la inflación converja sólida y creíblemente a 3%, de tal forma que las expectativas también puedan converger a ese nivel, concluyó.

 

MÁS INFORMACIÓN: Minuta número 58, Banco de México, 26 de abril del 2018 

Comentar