Empresas y Empresarios

Se necesitan patrocinadores, el ruego de la Liga MX Femenil

La Liga MX Femenil juega con números rojos y los equipos pasan recursos de los patrocinadores de sus equipos varoniles para sostener a sus jugadoras.

19-04-2018 15:25 Por : Arena Pública
Únicamente el equipo femenil de Chivas cuenta con su propio patrocinador. Foto: Instagram Eleven Legends.
Únicamente el equipo femenil de Chivas cuenta con su propio patrocinador. Foto: Instagram Eleven Legends.

Espacio para patrocinadores existe mucho en la Liga MX Femenil, el punto es que la marcas se animen.

A casi un año de haberse creado la Liga MX en su rama femenil, Voit, Coca-Cola y Powerade aparecen como las únicas marcas patrocinadoras en la página oficial de la liga, misma que cuenta con 453 jugadoras entre 13 y 31 años.

Alrededor de las marcas existe un blanco perfecto y desolado, nada comparado con la liga varonil donde destacan patrocinios de BBVA Bancomer, EA Sports, Puma y Panini.

La falta de ingresos es un costo que cargan completamente los accionistas de la liga aseguró el presidente de la misma, Enrique Bonilla en diciembre de 2017.

“El balance de la liga Femenil es muy concreto. Les hemos presentado los números a los accionistas y les hemos enterado que no entran ingresos, que en estos momentos cuesta dinero, mucho dinero […] podemos hablar de que es una liga que se maneja en números rojos y seguirá así por un periodo de tiempo importante”.

Incluso fuera de la liga cada equipo femenil tiene sus propios problemas de financiamiento, pues a pesar de que los equipos de los clubes América, Santos o Pachuca cuenten con una diversidad de marcas en sus camisetas como Huawei, Grupo Peñoles o Telcel, el patrocinio entra a partir del equipo varonil.

Únicamente el quipo de Chivas cuenta con su propio patrocinador, la empresa de lácteos tapatía Sello Rojo; además está el caso de Cruz Azul que hasta ahora se ha negado a abrir la posibilidad de contar con patrocinadores.

 

 

Esta ausencia de ingresos propios sumado al poco tiempo de vida de la liga, dificulta las condiciones de vida para aquellas mujeres que desean dedicarse a este deporte.

En julio de 2017 se dio a conocer que el tope salarial para las jugadoras de la Liga MX Femenil era de 2 mil 500 pesos mensuales, pero existían casos como el de las miembros de Atlas cuyo ingreso era de mil 500 pesos, de acuerdo con testimonios de jugadoras que permanecieron anónimas.

A nivel mundial el 50% de las futbolistas no reciben pago alguno por sus clubes, de acuerdo con un reporte de la organización internacional de futbolistas FIFPro publicado en 2018.

De aquellas que reciben un pago, el promedio se encuentra en 600 dólares al mes, cuatro veces más que los 138 dólares que equivalen al tope salarial de las jugadoras mexicanas.

A pesar de que jueguen en una liga o en las selecciones de su país son pocas las futbolistas a las que se les considera profesionales y se les paga como tal.

Alex Morgan es considerada como una de las futbolistas mejor pagadas del mundo con un ingreso de 33 mil dólares al mes por parte de su club Olympique de Lyon. 

 

Las jugadoras del equipo de Cruz Azul, por ejemplo, están consideradas por el club como parte de las fuerzas básicas y por lo tanto ellas deben solventar sus gastos al igual que los hacen los hombres dentro de esta categoría, comentó Emmanuel González, gerente de la formación técnica del club.

FIFPro estima que solo el 18% de las jugadoras en todo el mundo son consideradas por la FIFA como profesionales, el resto, ese 82% son amateurs.

 

Encuestas sobre estatus como jugadoras de futbol - no incluye jugadoras de liga mx femenil

En contraste, una encuesta realizada por la organización a 3 mil 295 futbolistas encontró que 24% de ellas se consideraban profesionales, 32% semiprofesionales y 44% amateurs. No obstante, para la FIFA no existen jugadoras semiprofesionales.

Para ser profesional ante la FIFA necesitas contar con un contrato escrito y ser pagada más por tu actividad futbolística que por ser parte de los gastos contraídos por los clubes, lo que ocurre con ocho de cada 10 futbolistas según las estimaciones de FIFPro y con las jugadoras de la Liga MX.

 

MÁS INFORMACIÓN: Reporte sobre las condiciones laborales en el futbol profesional femenil. FIFPro, 2017.