Empresas y Empresarios

Carlos Hank González: la pieza más importante del juego financiero de los Hank

Entre el primer intento de fusión entre Banorte e Interacciones en 2003 y el anunciado este 25 de octubre solo hay un Hank de diferencia.

31-10-2017 12:30 Por : Arena Pública
Después de la muerte de Roberto González Barrero, Carlos Hank se volvió el favorito de su familia materna.
Después de la muerte de Roberto González Barrero, Carlos Hank se volvió el favorito de su familia materna.

Cuando nace un bebé nunca falta la pregunta sobre las similitudes del infante con sus padres.

Pregunta que algunos contestan muy decididos y otros eligen la siembre confiable “a los dos”, sin embargo, cuando eres el nieto de un líder político legendario y de un empresario que hizo de las tortillas una mina de oro, los padres no la tienen fácil.

Pues es natural que ni una, ni otra familia quiera perder su poder frente a la otra, incluso si se trata de una pregunta clásica como esta. Si bien se desconoce cuál fue la respuesta de Graciela y Carlos al nacer su primogénito, 46 años después se puede decir que Hank lo enseñó bien.

Graduado en Administración de Empresas y con una especialidad en finanzas, Carlos Hank González aprendió el negocio de la banca de la mano del Grupo Financiero Interacciones, fundado por su padre, Carlos Hank Rhon, y apoyado por los amigos de su abuelo Carlos Hank González: los conocidos e interminables políticos que representan el nicho gubernamental al que se dedica Interacciones.

 

 

Y es que entre el primer intento de fusión entre Banorte e Interacciones en 2003 y el anunciado este 25 de octubre, Carlos Hank González ha sido una pieza fundamental.

Hace 14 años su abuelo materno Roberto González Barrera introdujo dicha idea entre el consejo de Banorte, su banco y el de Interacciones, propiedad de su yerno, Carlos Hank Rohn. Sin embargo, las pláticas se cancelaron.

Un comunicado presentado por el Grupo Financiero Interacciones, que tenía en ese entonces como presidente a Hank Rhon y a Hank Gonzáles como director, aseguró que el motivo de la ruptura de las negociaciones fue la imposibilidad de acordar un precio unitario por las acciones de Banorte, que le permitieran a Interacciones tomar el control.

Pero, así como llega la vida también lo hace la muerte y don Roberto González Barrera falleció el 25 de agosto de 2012, dejando a su familia en un pleito sucesorio que fue bien aprovechado por los Hank.

Antes de Banorte, González Barrera creó de la harina un imperio de nivel internacional a través de Gruma, la empresa madre de la marca Maseca, misma que al morir González Barrera entró en conflicto al haber sido dejada en manos de Roberto González Alcalá, medio hermano de los cinco hijos que tubo don Roberto con Graciela González Moreno, entre los que se encuentra la madre de Carlos Hank González.

 

Te puede interesar: La fusión convierte a Banorte-Interacciones en el gran prestamista del gobierno, 30 de octubre de 2017.

 

Así mismo existía un paquete accionario equivalente al 22% de Gruma en manos del estadounidense Archer Daniels-Mindland, que fue comprado en diciembre de 2012 por intervención del nieto favorito, Carlos Hank González, que permitió el fortalecimiento de los González Moreno en la empresa, dando oportunidad a la remoción de González Alcalá como director de Grupo Gruma.

Una vez descartadas las diferencias familiares, Juan Antonio González Moreno fue nombrado presidente del Consejo de Administración y director general de Gruma-Gimsa, al tiempo que Carlos Hank González quedo como vicepresidente del mismo consejo.

Para entonces el primogénito de los Hank tenía 41 años y ya estaba posicionando como el favorito de toda la familia Moreno, pero Gruma no era el único negocio grande de su familia materna, Banorte es la joya que complementa la corona y también el agente complementario de Interacciones.

 

 

Los Hank se introdujeron al consejo de Banorte a través del vínculo filial más cercano, la madre de Carlos, Graciela González Moreno, quien fue nombrada representante de los intereses familiares en el Consejo del banco en 2013, a pesar de que su hermana Bertha fue quien tuvo la relación más cercana a González Barrera y conocía mejor la administración del banco.

Pero en esta silla solo permaneció Graciela por un año, pues en 2014, una vez más su hijo Carlos Hank González se hizo presente y la sustituyó como representante de los intereses familiares, un cambio conveniente, teniendo en cuenta que Carlos también sustituyó al presidente de Banorte,  el exgobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz.

 

Te puede interesar: ¿Quién es quién en los créditos bancarios en México? Los grandes, arrasan, 23 de marzo de 2017.

 

Así, en 2014 Carlos Hank González renunció a su puesto como director del Grupo Financiero Interacciones y se ubicó como director de Banorte y representante de la familia González Moreno, eso sí, sin dejar salir el Hank de sus venas.

Pues en 2017, con tres años en la dirección de Banorte y 14 en la de Interacciones, Carlos Hank González podría llegar a realizar exitosamente una fusión antes solo imaginada y, si bien se planea dejar el nombre de Banorte en la placa, dentro de las finanzas se estampará el sello de Interacciones al concentrar en cerca de una tercera parte de sus préstamos al sector público, una tradición muy Hank.