Economía y Sistema Financiero

2.8 millones de empleos con EPN, de todos modos los jóvenes siguen sin trabajo

Si bien las estadísticas dicen que en el sexenio de EPN se crearon 2.8 millones de empleos, esto no ha tenido repercusiones en las tasas de pobreza, que es la que afecta al ciudadano.

24-08-2017 06:30 Por : Arena Pública
La creación de empleos en lo que va del sexenio de EPN no ofrece oportunidades salariales para los jóvenes principalmente (Foto: AC Noticias)
La creación de empleos en lo que va del sexenio de EPN no ofrece oportunidades salariales para los jóvenes principalmente (Foto: AC Noticias)

Enrique Peña Nieto cumplió una de sus promesas de campaña a inicios del 2017.

Prometió un incremento en la creación de empleos y logró concretar 2.8 millones de nuevas plazas laborales en lo que va de  su mandato, de acuerdo con las cifras oficiales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Lo anterior lo coloca como el presidente que más empleos ha creado en los últimos cuatro sexenios, duplicando lo hecho por Ernesto Zedillo, casi triplicando las plazas creadas con Felipe Calderón y superando en 21 veces lo logrado por Vicente Fox.

Sin embargo, en México se creó más empleo que nunca, pero de todos modos no ha disminuido la pobreza, y el empleo entre los jóvenes, el que resultaría más importante para proteger el bono demográfico mexicano, es bajo y precario.

Las personas que ganan entre uno y dos salarios mínimos son, en su mayoría, personas que están en el grupo de 20 a 29 años, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi. De las personas que ganan más de cinco salarios mínimos, los jóvenes son poco menos del 14%.

Lo que es más preocupante, es que según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, los empleos entre las personas de 15 a 29 años están disminuyendo de igual forma.

 

La pobreza y el desempleo entre los jovenes no disminuye a pesar de las cifras presentadas por el IMSS. 

 

Es decir, no es solo que ganen menos, sino que el empleo formal entre jóvenes se ha mantenido como el más bajo de entre todos los grupos poblacionales desde 2010.  

Los 2.8 millones de empleos sí ayudaron a bajar la tasa general de desempleo en México, ¿pero entre los jóvenes? Esta tasa es de 6.2%, lo cual es casi el doble que la promedio de 3.5%.

 

Te puede interesar: Mayor inclusión y mejores salarios, pendientes en materia de empleo, 13 de junio de 2017.

 

 

Casi la mitad de los desempleados del país son jóvenes, de acuerdo al Inegi. De las 1.87 millones de personas desocupadas al segundo trimestre de 2017, el 40% corresponde a personas jóvenes, es decir 740,265 personas de ese rango de edad no tienen trabajo.

Si en  cinco años se crearon 2.8 millones de empleos, eso significa que de manera anual el número de empleos fue de 560 mil. Sin embargo, en el país cada año llegan a la edad productiva, en otras palabras, a la edad en la que pueden unirse al mercado laboral 1.4 millones de personas, de acuerdo con un informe del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (Cilas).

 

Los empleos que al final no cuentan, pero se cuentan mucho

Hay un problema, no obstante. Las repercusiones en la economía familiar de esos empleos creados no son las que deberían ser. Los puestos de trabajo se crean para mejorar las condiciones de vida de las familias y para disminuir las asas de pobreza de los países, de acuerdo con la Organización de las naciones Unidas.

Lo anterior tiene que ver con varios factores, uno de los cuales es la naturaleza misma del empleo creado. Si bien el Presidente no está mintiendo al decir que creó empleos, sí está dejando fuera el decir que el 72% de los puestos que creó son clasificados como precarios, es decir, que no tienen las condiciones adecuadas para el desarrollo digno de una familia.

La precariedad de los puestos tiene que ver con el salario percibido por quienes los ocupan. 2 millones de esas vacantes creadas harían a sus ocupantes ganar apenas 4 mil pesos mensuales, es decir, son trabajos de dos salarios mínimos al mes.

 

No sólo es la creación de empleos sino también el tipo de empleos.

 

Además, el 20.2% de las mismas no tiene un margen especificado de remuneración, lo cual puede significar que sean vacantes de un salario mínimo al mes o de más de 10, pero los datos recolectados por el IMSS no lo especifican.

 

Te puede interesar: Informales o por su cuenta, limitadas opciones de trabajo para mayores de 60, 26 de julio de 2917.

 

Desde la reforma laboral, es más fácil la formalización del empleo, es decir que los patrones puedan registrar a sus empleados en el IMSS y darles esos beneficios. Esto podría explicar en parte el crecimiento en empleo no con la creación de nuevos trabajos, sino con el registro de más empleados que ya trabajaban, pero sin estar dados de alta en el IMSS. 

 

MÁS INFORMACIÓN: ENOE, Inegi 2017.