Gobiernos y Finanzas Públicas

Urge un acuerdo fiscal, la deuda es insostenible y anulará beneficios de la reforma

Los mercados están viendo con preocupación que las finanzas del país no podrán enfrentar un alza de tasas con el creciente servicio de la deuda pública, asegura Fausto Hernández, experto en finanzas públicas e investigador del CIDE

14-06-2016 12:09 Por : Arena Pública
"Es una situación delicada". El doctor Fausto Hernández calcula que en 2017 se pagará 0.25% más del PIB por servicio de la deuda, borrando los ingresos adicionales que dió la reforma fiscal

El costo de la deuda ya no es sostenible por lo que es urgente un nuevo acuerdo fiscal, plantea Fausto Hernández, investigador del CIDE.

En entrevista con Arena Pública el doctor en economía y experto en finanzas públicas alerta sobre el crecimiento explosivo de la deuda pública en los últimos años y de su creciente costo, lo que implicará que el servicio de la deuda se ‘coma’ a los ingresos tributarios adicionales que se lograron por la reforma fiscal que implementó el gobierno federal en 2014.

“La reforma fiscal está dando alrededor de 0.8% del PIB –y tengo una hipótesis de que en el mediano plazo podría dar, incluso, menos- pero el incremento del costo financiero para 2016, es 0.5% adicional al año pasado; es decir, se ‘come’ el 70% o 75% de la reforma fiscal”.

El experto del Centro de Investigación y Docencia Económicas, CIDE, prevé que para 2017, con las mayores tasas de interés, el servicio de la deuda del sector público se incrementará a tal grado que borrará los incrementos en ingresos tributarios que había logrado el gobierno federal con la reforma fiscal.

“Calculo que el año que entra se pagará 0.25% más del PIB por servicio de la deuda” con lo que se anulará lo obtenido por la reforma fiscal. “Es una situación delicada, en la que el gobierno va a tener que amarrar muchísimo el gasto con los costos que ello conlleva para el crecimiento”.

Y es que “todo lo que te endeudes hoy, se tendrá que pagar mañana con impuestos” recuerda el académico citando a la llamada ‘equivalencia ricardiana’ que es una teoría económica que, entre otras cosas, busca demostrar que los incrementos en déficit público implican mayores impuestos en el futuro, reduciendo el consumo de los contribuyentes.

Con sus cálculos Hernández Trillo concluye que los frutos de la reforma fiscal solo servirán para pagar la deuda y “no tanto para pagar las grandes necesidades de financiamiento que tiene el país”.

Urge un acuerdo fiscal

Fausto Hernández tiene un doctorado en Economía por la Universidad Estatal de Ohio, es investigador nivel III del sistema nacional de investigadores del país y en varias ocasiones ha sido convocado por el Congreso para exponer sus planteamientos sobre estos temas.

“Tiene que haber un pacto fiscal”, plantea Hernández Trillo, “porque estas cosas se han discutido de una manera que no es sana”. Según el investigador, el gobierno federal ha planteado los asuntos de las finanzas públicas desde la perspectiva de recaudar más impuestos, “porque no me alcanza para pagar”.

Sin embargo, para el también director de El Trimestre Económico –una prestigiada revista de economía en el mundo de habla hispana que edita el Fondo de Cultura Económica, la discusión es mucho más amplia de lo planteado hasta ahora.

“Hay que entender que las finanzas públicas es el reflejo de un proyecto de nación y el gasto público es un instrumento para alcanzar un proyecto de nación. Y eso debe hacerse con un pacto social”. Un asunto –insiste Hernández Trillo- que urge dada la situación actual de las finanzas públicas y que los mercados están observando con preocupación porque saben que las finanzas del país no podrá enfrentar un alza de tasas con el creciente servicio de la deuda pública.

“En estos dos años deberíamos estar discutiendo un pacto”, aunque reconoce que políticamente es muy complicado hacerlo para el gobierno.

 

A FONDO: En el umbral de una crisis fiscal. Video-comentario de Samuel García, 14 junio 2016