Energía e Infraestructura

Autos eléctricos podrían causar la próxima crisis petrolera

Dentro de diez años el consumo de autos eléctricos podría comenzar a afectar al mercado petrolero.

18-03-2016 19:02 Por : Arena Pública
Dentro de los siguientes años compañías como Tesla, Chevrolet y la alianza Renault-Nissan tienen planeado realizar autos impulsados por electricidad que se adecúen al presupuesto de un ciudadano promedio.
Dentro de los siguientes años compañías como Tesla, Chevrolet y la alianza Renault-Nissan tienen planeado realizar autos impulsados por electricidad que se adecúen al presupuesto de un ciudadano promedio.

Los autos eléctricos han llegado para quedarse.

Y no sólo eso, sino que en unos cuantos años podrían desencadenar la próxima crisis de petróleo.

Actualmente, el llamado oro negro es uno de los protagonistas de los mercados globales. Los ojos de la economía mundial se encuentran sobre las altas y bajas del crudo, sin embargo, es probable que la siguiente caída sea causada por la baja en su consumo debido al incremento de alternativas energéticas.

De acuerdo con Bloomberg, la próxima vez que el petróleo sufra una caída será aproximadamente entre 2023 y 2028, a causa de la demanda en la compra de coches eléctricos. 

La proyección realizada indica que entre esos años los vehículos eléctricos podrían desplazar la demanda de petróleo de 2 millones de barriles por día. Eso crearía una situación similar a la que desencadenó la crisis de 2014.

 

La situación en el mundo

Actualmente los autos eléctricos tienen un lugar en el mercado global de apenas el 0.1% y en realidad es extremadamente raro verlos circulando en las calles. 

Dentro de los siguientes años compañías como Tesla, Chevrolet y la alianza Renault-Nissan tienen planeado realizar autos impulsados por electricidad que se adecúen al presupuesto de un ciudadano promedio (alrededor de 30 mil dólares), por lo que esperan vender al menos 100,000 unidades al año. 

En tanto las compañías automotrices se encuentran en la búsqueda de una alternativa para los conductores, estudios señalan que el mercado de los vehículos eléctricos aumentará considerablemente en 2040.

Durante ese año, las proyecciones indican que el 35% de las plazas que circulen por las calles serán de carros eléctricos, lo que se verá representado en 41 millones de autos impulsados por energía, un 90% más de lo que actualmente vemos en la vida cotidiana.

Sin embargo existe el problema de que las predicciones económicas son a veces engañosas y puede que esta idea no se lleve a cabo sino hasta dentro de un tiempo considerable. 

¿El problema? la falta de iniciativa en los gobiernos y los bajos márgenes de ganancia para la industria manufacturera, así como el posible rechazo del usuario por pagar más por un auto eléctrico; sin mencionar el alto costo de las baterías.

 

Las baterías decidirán el crecimiento

Una batería representa una tercera parte del costo total del automóvil eléctrico. Por tal razón ésta prácticamente determina el éxito o fracaso del producto.

Un factor a favor es que los precios de las baterías están bajando, tan sólo en el último año éstas han bajado de precio en un 35%. No obstante, queda otro problema: el tiempo de carga y el impacto al medio ambiente.

Con el fin de resolver ambos problemas, Nissan, actual líder en autos eléctricos con más de 200 mil Nissan LEAF circulando en todo el mundo –incluyendo México–, ha invertido 38,500 millones de dólares en su planta de baterías de iones de litio.

 

Y en México…

Hasta finales de 2015, el país contaba con 300 cargadores instalados para alimentar la batería de autos eléctricos. Para este año se espera que se instalen más de 200 unidades.

Asimismo, se realizará una inversión de aproximadamente 200 millones de pesos para abrir una nueva línea de gasolineras que incluirán la recarga eléctrica, las cuales podrían recuperar hasta el 80% de batería en tan sólo media hora. 

Para 2016 se están desarrollando proyectos de corredores eléctricos en Toluca, Querétaro, Puebla y Mérida, entre otras ciudades.

BMW, Fiat, Ford, GM, Mercedes Benz, Nissan, Renault, Tesla y Porsche, son las compañías más interesadas en promover el uso de autos eléctricos en el país. Un ejemplo claro de la inversión privada es la inversión conjunta de 13 millones de pesos entre Nissan y BMW para la instalación de 150 nuevas estaciones de carga para vehículos eléctricos.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos por parte del sector privado, así como de la Secretaría de Energía y la CFE, en México sólo se tienen registrados 200 autos híbridos y eléctricos en circulación, probablemente debido a su alto costo (los precios rondan entre los 380 mil y 700 mil pesos).

 

MÁS INFORMACIÓN: Reporte en Bloomberg

MÁS INFORMACIÓN: ChargeNow, estaciones de carga en México