Gobiernos y Finanzas Públicas

Corrupción, el lastre que hunde a México

La corrupción tiene consecuencias desastrosas en el desarrollo cuando los fondos que deben destinarse a las escuelas, las clínicas de salud y otros servicios públicos esenciales se desvían y se ponen en manos de delincuentes o de funcionarios deshonestos: Ban Ki-moon, secretario general de la ONU

09-12-2015 13:30 Por : Arena Pública
México, ocupa el lugar 103 de 175 países analizados en percepción de corrupción en el ranking 2014 elaborado por Transparencia Internacional
México, ocupa el lugar 103 de 175 países analizados en percepción de corrupción en el ranking 2014 elaborado por Transparencia Internacional

En el día internacional contra la corrupción, México está en la mira del mundo.

El índice sobre la percepción de corrupción 2014 de Transparencia Internacional coloca al país en el lugar 103 de 175 países examinados. Más cerca de Somalia y Corea del Norte –que son los países con la peor percepción de corrupción; que de Dinamarca y Nueva Zelanda, que encabezan la lista de los países más ‘limpios’ del orbe.

Una percepción externa de un país con una extendida corrupción, que se confirma –y hasta exacerba- cuando se miran los datos desde dentro, entre los propios mexicanos. 

Nueve de cada diez mexicanos opina que los sobornos son comunes entre la policía y los órganos de seguridad pública. Y ocho de cada diez piensa que eso mismo ocurre entre los políticos.

De acuerdo a los resultados de una encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 89.7% de los mexicanos opinó que el cohecho prevalece entre los funcionarios de  seguridad pública y de los órganos policiacos. Mientras que el 84.4% dijeron que las “mordidas” (sobornos) son comunes entre los políticos.

Es tal la prevalencia de este problema social, que la percepción de la población a nivel nacional coloca a la corrupción como uno de los principales problemas, solo detrás del desempleo y la inseguridad.

Las prácticas de corrupción, particularmente del cohecho, se materializan en la vida cotidiana de los ciudadanos cuando éstos van a realizar trámites o a solicitar servicios en las dependencias públicas de cualquier nivel de gobierno.

Con datos de 2013, la encuesta de INEGI “revela que 50.6% de las personas de 18 y más se vio involucrada en una situación de corrupción al estar particularmente en contacto con autoridades de seguridad pública. Asimismo, entre 20 y 25% de las personas reportó haber tenido alguna experiencia de corrupción al efectuar algún trámite, ya sea relacionado con la propiedad, diversos pagos, o trámites en el ministerio público o juzgados”.

Una práctica extendida según estas cifras que, entre otros, tiene consecuencias sobre la economía de las familias. Transparencia Mexicana calculó que el 14% de los ingresos de un hogar mexicano se destina al pago de sobornos.

Transparencia Internacional define a la corrupción como “el abuso de poder para beneficio privado”, mientras que INEGI señala que la corrupción es “el abuso de un cargo público o privado para obtener un beneficio personal”.

El hecho es que se ha reconocido ampliamente que las prácticas de corrupción dañan la confianza de las inversiones en los países y merman su desarrollo.

 

Fuente: Índice de Percepción de Corrupción 2014, elaborado por Transparencia Internacional

¿Pero hay solución? Los hechos dicen que sí. 

En una investigación realizada por Carlos Grandet, del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), se señala cómo Hong Kong y Singapur lograron dejar atrás sus alarmantes índices de cohecho.

El caso de Hong Kong

Durante la década de los años Setenta, la corrupción en Hong Kong era prácticamente una regla en la sociedad. Alcanzó niveles insospechados al grado que cualquiera que trabajara en algún servicio público debía recibir “una mordida” por realizar su función.

Así sucedía en el caso de los bomberos quienes no acudían a una emergencia a menos de que recibieron algún “incentivo”. Lo mismo pasaba con los enfermeros que no atendían a los pacientes, o policías que ignoraban los actos ilegales, entre otros casos.

Ante la gravedad de esta realidad extrema, el gobierno decidió volcar su estrategia a la investigación de los hechos, a la prevención y a la educación.

Se creó una Comisión Independiente contra la Corrupción, la cual ha venido dando resultados a lo largo del tiempo. Incluso la Organización de las Naciones Unidas pone a esta nación como un ejemplo del combate a una práctica considerada como endémica.

Actualmente Hong Kong se ubica entre las naciones menos corruptas del mundo, nivel que ha mantenido desde 1995. En 2014 Transparencia Internacional colocó a Hong Kong en el lugar 17 de 175 países.

Singapur y las sanciones anticorrupción

El sui géneris país asiático, formado por 63 islas, era otro de los Estados infestados por la corrupción. En 1950 se creó un Departamento para la Investigación de Prácticas Corruptas, pero el fenómenos estaba tan arraigado que el propio órgano tenía funcionarios corruptos operando en él; lo que obligó a una fuerte depuración, incluyendo al departamento de policía.

La medida crucial fue incrementar las sanciones de prisión por estos delitos, obligando a los culpables a devolver las ganancias derivadas del cohecho.

En 2014 Singapur se ubicó en la posición cinco del ranking global sobre percepción de corrupción que elabora Transparencia Internacional.

Georgia, uno de los casos recientes

Este país perteneciente a las ex repúblicas Soviéticas, es otro caso emblemático del combate a este grave problema.

El Banco Mundial documentó cómo, en unos cuantos años, lograron dar batalla a la corruptela, en un Estado en el que los ciudadanos eran testigos de las grandes fortunas apiladas por los funcionarios públicos, mismas que eran producto de sobornos.

A la llegada del presidente Mijail Saakashvili en 2003, comenzaron los juicios contra los políticos corruptos a los cuales les dictaron órdenes de aprehensión.

Llegó un punto en que éstos ya no cabían en las prisiones, por lo que el Gobierno negoció un intercambiar las condenas por la devolución íntegra de los montos obtenidos de forma ilegal.

“No podríamos mantener a cada funcionario público corrupto en la cárcel; eran demasiados. En lugar de tener que sentarse en la cárcel, que cuesta dinero (...) era mejor tomar su dinero obtenido ilegalmente y dejarlos en libertad”, declaró el mandatario Saakashvili, en aquella época.

Georgia se ubicaba en el lugar 127 de 133 Estados analizados en cuanto a la percepción de corrupción. En 2014 pasó al lugar 55 de los 175 países evaluados.

 

Exigencia social y voluntad política: los antídotos

En 2003 la Asamblea General de la ONU designó el 9 de diciembre como el Día Internacional contra la Corrupción, misma ocasión en que aprobó la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

Hoy, Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, dijo en su mensaje que “la corrupción tiene consecuencias desastrosas en el desarrollo cuando los fondos que deben destinarse a las escuelas, las clínicas de salud y otros servicios públicos esenciales se desvían y se ponen en manos de delincuentes o de funcionarios deshonestos”.

En una investigación titulada “Lecciones internacionales del combate a la corrupción”, Carlos Grandet, investigador del IMCO, concluye que “la voluntad política y la exigencia social (en estas naciones) son los que detonaron el nacimiento de órganos bien equipados y facultados para cumplir con este trabajo”.

Las crecientes exigencias sociales en México en contra de las prácticas de corrupción en el sector público se han venido dando en los últimos años; ahora falta que el gobierno de Enrique Peña Nieto y los gobiernos estatales den señales efectivas de voluntad política.

Los casos, como la llamada ‘Casa Blanca’, en la que está involucrado el propio Presidente y los numerosos casos de ex gobernadores involucrados en asuntos de corrupción, no abonan para que México avance en la lista de Transparencia Internacional.

 

A FONDO: Consulta el Índice de Percepción de Corrupción 2014, elaborado por Transparencia Internacional. 

MÁS INFORMACIÓN: Consulta “Estadísticas a propósito del día internacional contra la corrupción (9 de diciembre)”, elaborado y publicado el 8 de diciembre por INEGI.

MÁS INFORMACIÓN: Consulta "Lecciones Internacionales del combate a la corrupción", realizado por el investigador Carlos Grandet, del IMCO.

MÁS INFORMACIÓN: Consulta "Georgia, el país que decidió combatir la corrupción y ganó: Banco Mundial", publicado por Arena Pública el 15 de mayo de 2015.