Economía y Sistema Financiero

Dos de cada tres jóvenes laboran en la informalidad y ganan hasta dos salarios mínimos

La tasa de desempleo juvenil prácticamente duplica a la de la población en general; mientras que el 91.3% de los jovenes con primaria incompleta labora en la informalidad

11-08-2015 11:44 Por : Arena Pública
El 18.2% de los jóvenes desempleados dijo no conseguir trabajo por falta de experiencia laboral, cuando les fue aplicada la encuesta
El 18.2% de los jóvenes desempleados dijo no conseguir trabajo por falta de experiencia laboral, cuando les fue aplicada la encuesta

El desempleo y la informalidad se agudiza en la población joven del país.

La tasa de desocupación entre los jovenes es casi el doble de la tasa estimada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) para el total de la población económicamente activa.

En su más reciente reporte “Estadísticas a propósito del día de la juventud”, que se celebra cada 12 de agosto, el INEGI reporta una tasa de desocupación de 7.4% de la población económicamente activa al primer trimestre de este año, mientras que entre la población económicamente activa dicha tasa es de 4.2%.

Pero la desocupación se agudiza entre los más jovenes. Por edades, el INEGI resalta que la mayor problemática de desempleo se encuentra en los rangos de 15 a 19 años y de 20 a 24 años, en la primera es de 8.4% y y en el segundo rango de edad es de 8.3% de la población económicamente activa, respectivamente.

Entre las razones que da el Instituto para explicar el porqué del elevado desempleo juvenil, se señala a la falta de experiencia laboral: 18.2% de los jóvenes desocupados manifestaron no haber tenido experiencia en el mercado de trabajo en el momento de la encuesta.

Subempleo e informalidad

Pero el problema de los jóvenes en México no sólo radica en que no encuentran trabajo, sino que al interior de quienes tienen uno, la mayoría enfrenta condiciones laborales precarias.

El reporte del INEGI da cuenta que 7.1% de la población ocupada de 15 a 29 años declaró estar subocupada, es decir, tienen la necesidad y la disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual les permite. Lo anterior se debe, en la mayoría de los casos, a la insuficiencia del ingreso que perciben en sus puestos de trabajo.

La situación se agudiza porque casi dos terceras partes de la población juvenil laboran en el sector informal, sin acceso a la seguridad social y con mínimas prestaciones en sus lugares de ocupación.

El INEGI reporta que 61.1% de los jóvenes ocupados tienen un empleo informal, y esta situación se agudiza entre los que tienen una baja escolaridad. El 91.3% de los jóvenes que se encuentran trabajando y tiene primaria incompleta están en condiciones de informalidad, en contraste con aquellos jóvenes que cuentan con estudios medio superiores o superiores, para quienes la informalidad alcanza al 44.2% de los jovenes ocupados.

Pero quizá el mayor rasgo de la precariedad laboral juvenil en México, es el ingreso que perciben.

El 68.1% de los jovenes ocupados en la informalidad en México perciben hasta dos salarios mínimos o no perciben remuneración alguna por su trabajo.

Quienes devengan hasta un salario mínimo representan el 18.2%; el 33.5% recibe más de uno y hasta dos salarios mínimos; en tanto que 16.4% no recibe pago alguno por su trabajo.

Los datos de INEGI describen una vieja realidad que las políticas públicas no han logrado cambiar.

 

A FONDO: Encuesta nacional por el Día de la juventud, elaborada por el INEGI.