Energía e Infraestructura

El regreso de Irán podría hacer temblar al mundo petrolero

Irán prepara una estrategia de apertura en sector petrolero que lo podría convertir en el candidato ideal de los inversionistas

24-07-2015 17:36 Por : Arena Pública
Irán es el cuarto productor mundial de crudo, el cual alista incrementar su producción y proporcionar un campo de acción más abierto a inversionistas.
Irán es el cuarto productor mundial de crudo, el cual alista incrementar su producción y proporcionar un campo de acción más abierto a inversionistas.

El gigante energético, Irán, podría sacudir al mundo petrolero a su regreso, a través de una estrategia de apertura que lo convierta en el mejor partido para los inversionistas, lo que podría dejar de lado a los países latinoamericanos entre ellos México.

En un escenario petrolero deprimido por los bajos costos de este recurso, los cuales se han desplomado en más del 50% desde junio de 2014, los inversionistas buscan escenarios  más flexibles y cuya producción sea más barata, e Irán ya levanta la mano al respecto. 

De acuerdo a la revista inglesa The Economist los países en América Latina dado a su arraigado “nacionalismo” en el sector petrolero podrían dejar pasar ofertas del mismo terreno.

Para México en la Ronda Uno, -el parteaguas para abrir a las empresas foráneas los campos petroleros nacionales- trajo decepcionantes resultados sólo se licitaron 2 de 14 campos a ofertar. El diario inglés señala que ello se debió a que las autoridades en México no quisieron ‘malbaratar’ sus ‘onerosos’ campos.

Mientras que Irán, el gigante petrolero, ha declarado que una vez superadas las sanciones internacionales impuestas por Estados Unido y la Unión Europea, volvería a la escena petrolera, y para ello ya anunció que incrementará la producción de crudo, así como, otorgará una mayor apertura para los inversionistas

El ministro de Industria, Minas y Comercio en Irán, Mohammad Reza Nematzadeh, señaló que una vez que las sanciones internacionales sean levantadas su país, se enfocará nuevamente al explotar su mayor potencial, el energético,.

El pasado lunes, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó poner fin a las sanciones que han embargado a Irán desde el 2006 y que en 2012 pusieron fin a sus exportaciones de crudo en Europa.

Recientemente, el ministerio de Petróleo en Irán anunció que en cuanto se terminen tales vetos, el país podría incrementar su producción petrolera en en 500 mil barriles de crudo.

Y para el 2020 la República Islámica de Irán prevé conformar 50 proyectos de petróleo y gas con un valor de 185 mil millones de dólares, según informaron sus autoridades.

Ante un este contexto de finalización a las represalias internacionales, el viceministro de Economía en Teherán informó que en la últimas dos semanas ya realizaron tratos con empresas europeas por más de 2 mil millones de dólares.

La estrategia iraní

Autoridades de Teherán han declarado que buscarán alejarse la propiedad estatal en muchos sectores. Ello podría proporcionar las ventajas y mayor poder de actuación las empresas que apuesten por Irán.

De acuerdo a la agencia de noticias Reuters, un funcionario anónimo de alto rango en el Ministerio del Petróleo iraní ha afirmado que darán mayores concesiones a los inversores, con mejores condiciones que la existentes previas a las sanciones internacionales.

“El nuevo contrato es más competitivo que otros productores de petróleo. Se ofrece mayores beneficios y riesgos potenciales de inversión más bajos”, declaró el funcionario.

Hasta antes de que la Unión Europea (UE) decidiera vetar las exportaciones de petróleo del país de Medio Oriente, las empresas que tenían tratos petroleros estaban limitadas a participar en exploración y desarrollo de campos petroleros, con participación de contratos de recompra sin ser dueños de activos y quedaban como contratistas sin derechos sobre los campos de crudo.

Con la modalidad nueva que se prevé, se les podría dar derechos a los contratistas de participar en la producción para así, tener mayor control sobre los ingresos que se obtengan , incluso sobrepasando la barrera actual en Irán que prohíbe que extranjeros tengan algún tipo de posesión en los recursos petroleros.

Para dar pie a relajar las normas, se permitirá que los extranjeros participen en el proceso de asignación de contratos, cuestión que competía exclusivamente a los iraníes. 

El potencial energético de Irán

De acuerdo al Informe Mundial estadístico de Energía al 2014 de la petrolera BP,señala que  la República Islámica de Irán, es el cuarto productor mundial de petróleo con 3 millones 614 mil barriles día; y en reservas probadas ocupa el cuarto sitio con 157 mil millones de barriles.Además de ser miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Mientras que el potencial gasístico es el segundo país con las mayores reservas a nivel global de este recurso con 32 trillones de metros cúbicos, y en producción es el cuarto con 172.6 mil millones de metros cúbicos.

Considerando que el país de Medio Oriente tuvo que disminuir su producción tras las represalias internacionales. 

Sin embargo, aún existen ciertas reservas considerando que el escenario petrolero se encuentra en malas condiciones luego de caídas tan abruptas que ha tenido el crudo, al pasar de precio de más de 100 dólares por barril a los actuales que oscilan los 50 dólares, en gran medida por la sobreoferta de crudo que se dio tras el boom petrolero de EU a través del shale oil o petróleo no convencional y los niveles récord de producción de Arabia Saudita e Irak.

Actualmente la OPEP ha rebasado su auto límite impuesto de producción, el cual era de 30 mil millones de barriles, y con el anuncio de cifras récord por parte algunos de sus miembros como Arabia Saudita, el cual actualmente mantiene 10.3 millones de barriles diarios e Irak con una producción de 3.75 millones de barriles.

¿En qué consiste el fin de las sanciones con Teherán?

El pasado 14 de julio se alcanzó un acuerdo histórico entre Teherán y EU, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania para legitimar la actividad nuclear del primero y evitar que éste “acceda a la bomba nuclear”.

El gobierno iraní había estado enriqueciendo uranio, que países como Israel y el propio EU, argumentaron que estaba utilizando este recurso para producir armamento nuclear mientras que Irán argumentaba que el fin era pacífico.

Tras 2 años de negociaciones entre los mandatarios de Irán y EU se logró el mayor avance al respecto, trato que se dio en el marco del cambio de presidente en Irán en 2013.