Gobiernos y Finanzas Públicas

Los legisladores no quieren decir en que se gastan el presupuesto

En escala del 0 al 100 los congresos obtuvieron 24 puntos en transparencia del gasto presupuestal.

13-04-2015 18:10 Por : Arena Pública
Los legisladores cuidan las formas, pues la mayoría de los congresos tiene una oficina de acceso a la información, pero las cosas cambian si de informar sobre el destino de presupuesto se trata.
Los legisladores cuidan las formas, pues la mayoría de los congresos tiene una oficina de acceso a la información, pero las cosas cambian si de informar sobre el destino de presupuesto se trata.

En México 32 de los 34 Congresos a nivel local y federal cuentan con una oficina para atender a todo aquel ciudadano que desee realizar una solicitud de acceso a la información.

Por lo que se podría decir que la gran mayoría de los legisladores están interesados en facilitar a la ciudadanía la información que generan y resguardan, pero la situación cambia si tienen que informar en que se gastan el presupuesto asignado.

Doce organizaciones de la sociedad civil realizaron un diagnóstico respecto a la transparencia, accesibilidad de información y rendición de cuentas en los 31 congresos de los estados, el Distrito Federal y las dos cámaras federales, las cuales evaluaron a través de 10 principios que en total sumaron 95 indicadores. El primer diagnóstico en su tipo.

El Diagnóstico sobre el Parlamento Abierto en México reveló que la publicación de información sobre la administración y gasto del presupuesto que se asigna a los congresos tiene un cumplimiento de 24% sobre 100 entre los 34 congresos.

Los congresos de Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Oaxaca y Quintana Roo fueron los peor calificados en este punto, pues no cumplen con ninguno de los indicadores que les ayudarían a tener una mejor calificación en cuanto a transparencia presupuestal, ninguno.

Mientras que los 20 restantes que no cumplen con los requisitos para considerarse transparentes y con voluntad de rendir cuentas respecto al presupuesto cumplieron con menos de tres de las diez variables totales que se calificaron.

En contraste, la mayoría de los congresos si cumplen con otras acciones que si bien abonan a la transparencia no necesariamente llegan a las entrañas de la rendición de cuentas y de la exigencia de resultados sobre el gasto presupuestal.

Tal es el caso de tener una oficina de enlace y los datos de esta publicados en su página web oficial que registró un 94% de cumplimiento, mientras que la transmisión de las sesiones en tiempo real guarda un 60% de cumplimiento.

El diagnóstico concluyó que la falta de información detallada sobre el monto y uso del presupuesto, así como, el desempeño legislativo individual, son las dos principales carencias en materia de transparencia que registran en común los congresos.

A pesar de ello, la opacidad en el uso de los recursos no fue la materia peor calificada, sino la presentación de información con características de datos abiertos. Las instituciones legislativas tienen prácticamente un uso nulo de datos abiertos con un 0.3% de cumplimiento promedio.

Además tienen una aprobación de tan sólo 3% en la gestió de leyes que favorezcan las políticas de gobierno abierto en todos los ordenes del sector público: Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial, estados y municipios.

La Cámara de Diputados federal y el Senado, los congresos más grandes e importantes del país, obtuvieron una calificación global menor a 60%, a partir de la cual el diagnóstico concluyó: “Si los dos mejores no tienen una calificación aprobatoria, se dimensiona un estado crítico de los cuerpos legislativos del país.”

En la iniciativa participaron organismos como Arena Ciudadana, Fundar, IMCO, Sonora Ciudadana, Open Intelligence, entre otras.

 

A FONDO: Consulta el comunicado del IMCO con los resultados del primer diagnóstico a la transparencia de los congresos locales y federales.