Economía y Sistema Financiero

La mitad de empleos formales creados en 2014 ya existían... eran informales

El repunte en generación de empleo fue simplemente una conversión de informales.

26-02-2015 14:59 Por : Arena Pública
En realidad México creó 365 mil y no 715 mil empleos formales nuevos en 2014, los demás registrados al IMSS eran changarros formalizados.
En realidad México creó 365 mil y no 715 mil empleos formales nuevos en 2014, los demás registrados al IMSS eran changarros formalizados.

El 49% de los empleos registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) durante el 2014 en realidad no son nuevos empleos formales generados por el país, sino trabajos informales que ya existían y se convirtieron a la formalidad.

El reporte de la Situación México de Bancomer reveló que de los 714.5 mil nuevos empleos que se registraron ante el IMSS durante el 2014, 350 mil corresponden a formalizaciones, es decir, a trabajadores informales que se registraron por primera vez al instituto de seguridad social.

Durante el 2013 el proceso de formalización fue aún mayor ya que representó el 65% de los empleos totales registrados ante el IMSS, esto es, de 463 mil nuevos empleos registrados 300 mil corresponden a informales y no a nuevos empleos formales.

Restando el proceso de formalización, los nuevos empleos generados en 2014 ascendieron a 365 mil y fueron 54.3% mayores a los creados en 2013 cuando se registraron sólo 163 mil.

Aunque mayores a los generados un año antes, los nuevos empleos formales creados en 2014 aún se encuentran muy por debajo de los 1.2 millones de trabajos que, de acuerdo con las metas establecidas por el think tank México ¿cómo vamos?, deberían crearse en México para satisfacer la demanda interna.

Un número que no se alcanza ni sumando los empleos formales realmente creados en ambos años que ascendieron a 528 mil y representan el 44% del total de los empleos formales que el país debiera generar.

“En la medida en que el PIB del país crezca a tasas mayores de las que lo hizo en 2013 (1.4%) y 2014 (2.1%) se podrá observa una mayor creación de empleo formal que sea producto del mayor nivel de actividad económica,” señaló el reporte de Bancomer.

En diversas ocasiones el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, ha presumido en eventos públicos que 2014 fue un año récord en la generación de empleo, aunque no ha aclarado que buena parte de estos respondieron al proceso de formalización.

"(2014) Fue un año his­tó­ri­co en la ge­ne­ra­ción de em­pleos de nues­tro país. Y yo es­pe­ro que va­ya­mos rom­pien­do es­tos récords, que si­ga­mos ge­ne­ran­do más em­pleo pa­ra más me­xi­ca­nos, mes con mes, año con año", declaró Enrique Peña el 17 de febrero pasado.

En la segunda mitad del 2013 el gobierno federal inició un programa para promover la inscripción ante el IMSS de los trabajadores que operan en la informalidad, es decir, que no cuentan con seguridad social y/o que no pagan impuestos.

En la opinión de Bancomer el programa ha sido tan exitoso que en 2015 podría reducir la informalidad laboral en la que se encuentran 4 de cada 10 trabajadores del país.

Gracias a los trabajos informales México es uno de los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que cuenta con la menor tasa de desempleo.

Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), organismo que la mide, obtiene la tasa de desempleo tomando en cuenta el número de personas ocupadas en casi cualquier actividad, aunque ésta, por sus características, no se considere precisamente un empleo.

En enero del 2015 el Centro de Estudios Económicos del Sector Empresarial (CEESP) —como ya lo han hecho otras organizaciones— puso el dedo en la llaga al criticar que efectivamente el país ha mejorado en la generación de empleos, pero precarios, es decir, con bajos salarios.

“Hasta ahora, ni hemos logrado tener la cantidad de empleos formales que requiere la población, ni los salarios han tenido una ganancia real importante después de la pérdida que tuvo el poder adquisitivo de 1976 al año 2000,” criticó el centro de análisis.

Los números coinciden con el señalamiento realizado por el sector empresarial, pues de acuerdo con el think tank México ¿cómo vamos? uno de los indicadores de que el desarrollo económico del país está en curso es que el porcentaje de trabajadores que no puede comprar la canasta básica con su salario se reduzca a sólo 20.5% de la población.

Sin embargo, del 2013 al 2014 esta proporción de trabajadores, que sufre de pobreza laboral, se incrementó del 41.4% del total de la población ocupada a 43%.

En los últimos siete años el ingreso de los mexicanos —que incluye tanto a los trabajadores formales como a los informales— ha caído paulatinamente 10 puntos porcentuales en el Índice que mide el ingreso promedio real del país elaborado por el Banco de México.

En otras palabras, hoy los mexicanos tienen menos ingresos —salarios, prestaciones, remesas, apoyos del gobierno— que en el 2007, pues se vinieron en picada durante las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

En el presente sexenio no sólo el ingreso promedio real ha disminuido, sino también la masa salarial real, que es la multiplicación del número de empleos por el ingreso de cada uno, la cual cayó a 85 puntos en 2014 desde 97 en 2013.

 

A FONDO: Consulta el análisis Situación México al primer trimestre del 2015 elaborado por Bancomer.