Gobiernos y Finanzas Públicas

Reforma Hacendaria reducirá la desigualdad en México: OCDE

15-01-2015 08:50

El cambio legislativo guarda el potencial de reducirla en 3.4% por sí sola.

Actualmente México es el tercer país más desigual de 35 países integrantes de la OCDE, sólo por debajo de Brasil, que cuenta con Gini de 0.54 y de Chile con 0.50. Agrandar
Actualmente México es el tercer país más desigual de 35 países integrantes de la OCDE, sólo por debajo de Brasil, que cuenta con Gini de 0.54 y de Chile con 0.50.

La Reforma Hacendaria potenciará la política redistributiva mexicana, reduciendo la desigualdad, asegura la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

México cuenta con un Coeficiente de Gini de 0.49 puntos —métrica internacional que mide la desigualdad en las sociedades asignándoles un valor donde 1 es la desigualdad más absoluta—.

Con la Reforma Hacendaria se cuenta con el potencial de bajarla a los 0.47 puntos; una reducción de 3.4% en la desigualdad por sí sola, de acuerdo al Estudio Económico México 2014 del organismo.
Actualmente México es el tercer país más desigual de 35 países integrantes de la OCDE, sólo por debajo de Brasil, que cuenta con un Gini de 0.54 y de Chile con 0.50 puntos.

Mediante las políticas redistributivas, con los recursos recaudados mediante los impuestos los Estados aportan recursos y servicios como la educación y la salud a los estratos más vulnerables de la sociedad. De esta forma, la brecha entre ricos y pobres se reduce.

La OCDE asegura que con una mayor recaudación gracias a los mecanismos establecidos por la Reforma Fiscal, aprobada en el ocaso del 2013, el Estado mexicano tendrá una mayor capacidad de inversión en las personas más necesitadas.

“Pese a los avances obtenidos durante la última década, en México —a diferencia de la mayoría de las economías de la OCDE, en las que la política fiscal contribuye a reducir la desigualdad—, la pobreza y la desigualdad se mantienen en niveles elevados”, dice la OCDE.

El organismo explica que aun cuando se le compara con otros países de América Latina con Productos Internos Brutos per cápita similares, en México el impacto del sistema fiscal y de transferencias sobre la reducción de la pobreza y la desigualdad es menor.

Esto se debe a que esos países reciben más ingresos fiscales que les permiten contar con más recursos para gasto social, según la OCDE.
De esta manera, el pronóstico de la OCDE se fundamenta en que la Reforma Fiscal aumentará los ingresos generales del gobierno de 19.6% del PIB a 24% entre 2014 y 2018; recursos de los cuales más de la mitad provendrán de impuestos más elevados aplicados al 10% de la población con más ingresos.

“Los ingresos fiscales pueden mejorar de muchas formas, no sólo mediante el aumento de las tasas impositivas. En particular, los ingresos pueden aumentar al reducir la informalidad y estimular a más mujeres a integrarse a la fuerza laboral. A este respecto, las medidas adoptadas en la reforma fiscal  son un paso en la dirección correcta”, dice la OCDE.

Durante su visita a México para presentar el documento referido, el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría —exfuncionario en el gobierno de Ernesto Zedillo—, no escatimó complacencias sobre los recientes cambios legislativos de gran calado bajo la administración  de Enrique Peña.

Sin embargo, el documento elaborado por esta organización internacional fue clara: el éxito de las reformas estructurales va de la mano en el combate a la corrupción, una correcta aplicación de la justicia y el respeto al Estado de derecho en México.

 

A FONDO: Consulta el estudio económico de México para el 2015, elaborado por la OCDE.

MÁS INFORMACIÓN: Deficiente Estado de derecho podría obstaculizar éxito de reformas estructurales. Nota de Arena Pública del 8 de enero del 2015.

MÁS INFORMACIÓN: La desigualdad en México le resta crecimiento a su economía. Nota de Arena Pública del 10 de diciembre del 2014.

Comentar