Economía y Sistema Financiero

Deficiente Estado de derecho podría obstaculizar éxito de reformas estructurales

La OCDE alertó sobre su amenaza en el éxito de los cambios legislativos.

08-01-2015 12:21 Por : Arena Pública
Las Reformas tienen el potencial de aumentar en 1% el crecimiento del PIB en los próximos 10 años pero la corrupción es un obstáculo que se impone.
Las Reformas tienen el potencial de aumentar en 1% el crecimiento del PIB en los próximos 10 años pero la corrupción es un obstáculo que se impone.

La corrupción y la deficiente forma en la que se hace valer la ley en México son los principales frenos para el éxito de las reformas estructurales aprobadas, alertó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en su Estudio Económico de México 2015.

Según este organismo internacional, reformas como la de telecomunicaciones, educativa o la energética abonarán en 1% al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional durante los próximos diez años en el caso de que sean bien implementadas.

Además, para 2015 la OCDE se mantiene optimista y pronostica para México un crecimiento económico de 3.9%, cuando el consenso entre analistas es de 3.5%.

Pero, para que ello sea posible el Estado de derecho y la reducción de la corrupción deben ser una realidad, advierte la OCDE.

De acuerdo con datos del organismo internacional, México se ubica entre las naciones con el peor desempeño en el indicador de “Imperio de la Ley”. El país alcanza apenas 0.45 puntos de un máximo de 1 punto, sólo por arriba de Venezuela, Bolivia y Rusia en un listado de 38 países.

Este indicador está compuesto por los subindicadores de justicia criminal, justicia civil, aplicación de la ley, orden y seguridad, derechos fundamentales, gobierno abierto, ausencia de corrupción y cooptación del poder del gobierno.

En todos ellos México no tiene una calificación más alta de 0.55 puntos, cuando el promedio de la OCDE oscila entre los 0.65 y los 0.8 puntos.

El análisis de la OCDE hace eco de un hecho reconocido por el gobierno de la República: sólo el 2% de los crímenes en México se castigan.

Con este dato a cuestas el país debe reformar las instituciones de justicia, fortalecer el Estado de derecho, atender el problema de la inseguridad y reducir los niveles de corrupción.

Además, debe focalizarse en la eficiencia del sistema judicial para resolver causas civiles, comerciales y penales, así como fortalecer la transparencia en la procuración de justicia, enlistó la OCDE entre sus principales recomendaciones.

 

Las respuestas por venir

Apenas el 2 de enero pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tras larga votación, eligió a su nuevo presidente: el ministro Luis María Aguilar Morales.

En su Plan de Desarrollo Institucional 2015-2018, documento que enmarca su propuesta de acción al frente de la principal instancia judicial en México, no se percibe un ánimo reformador al interior del Poder Judicial, salvo algunas alusiones a la afectiva aplicación del Estado de derecho en México y a la vigilancia en la rectitud del actuar de los jueces.

La respuestas a las recomendaciones de la OCDE apuntan a ser desahogadas principalmente desde el campo de acción de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Durante su mensaje a la nación para un México en Paz del pasado 27 de noviembre —en respuesta a la desaparición de los 43 normalistas de Guerrero y las manifestaciones masivas registradas por esto—, el presidente Enrique Peña Nieto anunció un decálogo de acciones para establecer un efectivo Estado de derecho.

Entre los punto a atacar, dijo el gobierno federal impulsará en el próximo periodo ordinario de sesiones en el Congreso una “amplia agenda de reformas para mejorar la justicia cotidiana”, alimentadas por foros sobre derecho organizados por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) a realizarse este 2015.

Según dijo el titular del ejecutivo en aquella ocasión, “hay una justicia olvidada, la justicia cotidiana. Esta suele ser lenta, compleja y costosa, lo que provoca que la mayoría de los mexicanos no pueda acceder a ella con facilidad. A pesar de esta realidad, que es evidente, no se han presentado soluciones de fondo a estos problemas”.

El paquete de reformas impulsado por el gobierno de Enrique Peña —dijo la OCDE en su estudio— tiene lugar en un periodo en que México se enfrenta a adversidades externas por la disminución de los precios del petróleo y el anuncio del endurecimiento de la política monetaria en Estados Unidos.

De esta forma, en el corto plazo es fundamental la total implementación de las Reformas, contando con un fuerte compromiso político y trabajando en el fortalecimiento de la capacidad administrativa, consideró la OCDE. 

 

A FONDO: Consulta el resumen del Estudio Económico de México 2015, elaborado por la OCDE.

MÁS INFORMACIÓN: Agenda 2015: Comienza el ajedrez del Sistema Nacional Anticorrupción. Reportaje de Arena Pública del 29 de diciembre de 2014.