Economía y Sistema Financiero

Países árabes deben seguir ejemplo de México en la ruta de la diversificación

En medio de la incertidumbre petrolera actual, el FMI les conminó a depender menos en el energético.

24-12-2014 09:49 Por : Arena Pública
El ministro de energía de Arabia Saudita, Ali Al-Naimi, cimbró las expectativas de los mercados estos días al asegurar que para su país la caída en los petroprecios no le preocupa.
El ministro de energía de Arabia Saudita, Ali Al-Naimi, cimbró las expectativas de los mercados estos días al asegurar que para su país la caída en los petroprecios no le preocupa.

Los países árabes deben aprovechar la actual guerra de petroprecios para diversificar sus economías y reducir su alta dependencia respecto de la renta energética, como lo ha hecho México, conminó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con el Fondo, para los países miembro del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (GCC, por sus siglas en inglés) la estrepitosa caída en el precio de barril de crudo desde la segunda mitad del año pone en relieve la necesidad de generar nuevos mercados si es que se quieren mantener los frutos que el boom petrolero en aquella región ha dejado.

El Fondo Monetario destacó el caso de México, junto con los de Indonesia y Malasia, como uno de éxito, donde progresivamente se ha ido despetrolizando la economía después de la caída en la cotización petrolera de los años 70; sustentada ahora en la maquila y manufactura o el turismo.

Desde junio, el mundo ha observado cómo la dirección saudí de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se ha enfrascado en una batalla con Estados Unidos por inundar el mercado mundial de energéticos.

Mientras Arabia Saudita, el mayor productor petrolero del mundo, ha decidido no reducir su cuota productiva para no perder mercado, Estados Unidos, el cual está viviendo una nueva era petrolera gracias a las tecnologías de explotación shale, ha alcanzado niveles históricos de producción.

Lo anterior, aunado a una menor demanda internacional, ha reducido los precios del barril de crudo durante 2014 del barril de crudo en alrededor del 50% desde su máximo anual, para alcanzar este miércoles los 55.89 dólares el West Texas.

En un reporte titulado “Diversificación económica en el GCC: Pasado, Presente y Futuro”, el FMI reconoce que gracias al petróleo los países del GCC —integrado por Arabia Saudita, Kuwait, Qatar, Baréin, Omán y los Emiratos Árabes Unidos— han incrementado el empleo en el sector público, así como la inversión en infraestructura, salud y educación.

Esto ha tenido un impacto positivo en los estándares de vida y el desarrollo del sector privado, como en la construcción el comercio, el transporte y la industria alimenticia.

Sin embargo, este modelo tiene debilidades —dice el órgano— ante la volatilidad de los petroprecios y la potencial escasez de recursos públicos.

“Una mayor diversificación podría reducir la exposición contra la incertidumbre en el mercado petrolero mundial, ayudaría a generar empleos en el sector privado y a establecer la economía no petrolera que será necesaria en el futuro cuando las reservas internacionales se acaben”, advierte el FMI.

Así, el FMI pone a México como uno de los “mejores ejemplos de esto”.

De acuerdo con datos del Banco de México de la balanza comercial, en 1980 (los últimos disponibles en su sitio web) las exportaciones petroleras representaron el 57% de las exportaciones totales mexicanas al mundo. Este 2014 apenas llegan al 11%.

Además de políticas continuadas para la apertura comercial y de desarrollo manufacturero, en el caso mexicano el declive productivo de sus campos del Golfo también explican esta tendencia de desapego al petróleo.

Producto de la experiencia en México, El FMI recomendó a los países árabes:

  • Realizar inversiones en clústers industriales de alta productividad, incluso aunque no existan ventajas comparativas respecto a la industria petrolera; como sucedió con la substitución de importaciones.
  • Construir redes de desarrollo y proveduría vertical y horizontal en los clústers industriales; como en el caso del sector automotriz mexicano.
  • Utilizar el capital extranjero para promover la transferencia tecnológica; como ha sucedido a raíz del Tratado de Libre Comercio.
  • Utilizar subsidios a la exportación, incentivas fiscales y el acceso al financiamiento para facilitar la toma de riesgos por parte de emprendedores, especialmente los pequeños y medianos.
  • Realizar inversiones en capacitación para asegurar el acceso a trabajadores altamente calificados.

Poniendo en perspectiva estas recomendaciones el FMI reconoce que de acuerdo a la experiencia internacional, diversificarse respecto al petróleo resulta muy difícil, debido a obstáculos como la volatilidad económica, la “corrosión” que la renta petrolera tienen en la gobernanza y las instituciones, y los riesgos de tipos de cambio sobrevaluados por la presencia del petróleo.

“El éxito o el fracaso parece depender en la implementación de políticas apropiadas adelantadas a la declinación de las rentas petroleras. Hay pocos casos relativamente exitosos de diversificación (Indonesia, Malasia y México), pero muchos ejemplos de fracasos”, comenta el documento.

 

A FONDO: Consulta el análisis del FMI conminando a los países árabes a diversificarse.

MÁS INFORMACIÓN: La guerra petrolera de Estados Unidos y la OPEP. Blog de opinión de José Miguel Moreno.