Economía y Sistema Financiero

Con petróleo barato, EU debe preparase para desequilibrios en finanzas mexicanas

15-12-2014 13:17

Las coberturas petroleras no son una solución integral, asegura el Council on Foreign Relations.

El think tank recomendó al gobierno de Barack Obama prepararse para ayudar a México en el caso de una escases de recursos. Agrandar
El think tank recomendó al gobierno de Barack Obama prepararse para ayudar a México en el caso de una escases de recursos.

Si el bajo precio del petróleo en los mercados internacionales se vuelve una norma, las finanzas públicas mexicanas se verán seriamente presionadas. Frente a ello, Estados Unidos debe de estar listo para ofrecer ayuda a su vecino del sur, recomendó el Council on Foreign Relations.

Entre estas previsiones está el ayudar a México a reducir su dependencia petrolera, presionar al Fondo Monetario Internacional (FMI) para mantenerlo bajo la lupa y prepararse para utilizar el Fondo de Estabilización Cambiaria en el caso de que el país necesite endeudarse.

En un análisis titulado “Derramamientos por la caída en precios del petróleo; riesgos para México y Estados Unidos” el prestigiado think tank estadounidense señala que un petróleo con bajas cotizaciones ya ha sido el origen de crisis financieras en el pasado para México, como la observada en 1976 durante el sexenio de José López Portillo y en las cuales Estados Unidos ha tenido que intervenir.

Desde junio de 2014 el precio del petróleo ha caído en alrededor de 50%. Aunque la economía mexicana se ha diversificado progresivamente respecto a la producción petrolera, los ingresos de gobierno dependen en casi 30% de las rentas que del hidrocarburo derivan.

La primera recomendación realizada por la institución asentada en Washington DC va en el sentido de ayudar a México a disminuir la vulnerabilidad ante esta situación y aumentar la diversificación económica.

En el segundo punto, comenta que el gobierno de EU debe realizar análisis sobre los efectos de la caída en la cotización petrolera en el orden geopolítico, así como insistir al FMI de realizar pruebas de estrés a las finanzas públicas.

Como última recomendación, en caso de una emergencia EU debe ayudar a México a acceder a deuda echando mano del Fondo de Estabilización Cambiaria —fondo de emergencia del Departamento del Tesoro que permite influir en los tipos de cambio y asegurar el abasto de dólares—.

"Como resultado de la caída de los precios del petróleo, el gobierno mexicano podría necesitar adquirir nueva deuda, elevar ingresos o recortar el gasto. Cada opción podría crear retos políticos y económicos. En respuesta, México usualmente preferirá elevar la deuda en lugar de potenciar los ingresos (no petroleros) o recortar el gasto. Elevar la deuda es la ruta políticamente más sencilla para el gobierno mexicano”, asegura la institución.

La contratación de nueva deuda no es detectada como un riesgo por el Council on Foreign Relations por el momento. Las finanzas públicas en México —según el think tank— han sido sometidas a bases más sólidas que la mayoría de mercados emergentes; su relativa baja carga de deuda acumulada (del 42.2% del PIB actualmente) y su reputación de una buena gestión macroeconómica hacen que el tomar deuda adicional sea mucho más fácil que hace diez años.

Según el documento fechado este diciembre, el petróleo necesita caer por debajo de los 70 dólares el barril por más de un año para someter al presupuesto mexicano bajo estrés severo. En un escenario extremo que involucre una cotización de 40 dólares por barril el gobierno mexicano estará forzado a recortar “sensiblemente el gasto”, particularmente se teme que el sobrendeudarse reduzca su credibilidad fiscal.

No alcanza el seguro de vida  

En el escenario actual —añade— las coberturas petroleras compradas por el gobierno mexicano no son garantía de estabilidad financiera en los años por venir.

“México se protege contra caídas en el precio a través de instrumentos financieros que le garantizan un precio fijo para algunas de sus ventas de petróleo. Pero esta protección está lejos de ser integral, particularmente contra cualquier declive sostenido del precio por más de un año”, comenta.

El análisis del Council on Foreign Relations va a contracorriente del discurso planteado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la cual ha asegurado en voz de su titular, Luis Videgaray Caso, que los ingresos del gobierno central están asegurados y no representan un riesgo.

Para el 2015 el gobierno mexicano desenbolsará 773 millones de dólares para asegurar 228 barriles, esto es un costo unitario de cobertura de 3.3 dólares por barril —1.3 dólares más caro que en 2014—, cubriendo así tan sólo el 26% de la producción estimada.

 

A FONDO: Consulta el artículo Spillovers From Falling Oil Prices: Risks to Mexico and the United States elaborado por el Council on Foreign Relations de diciembre del 2014.

MÁS INFORMACIÓN: Con precio del barril a la baja la inversión productiva debe estar blindada. Nota de Arena Pública del 18 de noviembre del 2014. 

MÁS INFORMACIÓN: Cobertura petrolera para 2015 costará 42% más cara que este año. Nota de Arena Pública del 13 de noviembre del 2014. 

Comentar