Gobiernos y Finanzas Públicas

Llamar a políticas monetarias expansivas después de la crisis fue un error

La Oficina de Evaluación Interna del FMI determinó que esta medida fue prematura.

06-11-2014 09:03 Por : Arena Pública
Del 2008 al 2013, el FMI, dirigido por Christine Lagarde, canalizó créditos por 400 mil millones de dólares a las naciones.
Del 2008 al 2013, el FMI, dirigido por Christine Lagarde, canalizó créditos por 400 mil millones de dólares a las naciones.

Las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) de implementar en las principales economías una política monetaria expansiva para estimular el consumo —después de la crisis de 2008-2009— no fueron del todo efectivas, indicó su Oficina de Evaluación Interna (IEO, por sus siglas en inglés).

En un documento de auditoría de gestión titulado “La respuesta del FMI a la crisis financiera y económica”, la oficina le reconoce al Fondo un papel importante en la toma de decisiones a nivel global para sortear una de las mayores crisis en la era moderna.

Los resultados de auditoría señalan que los llamados al mundo para establecer estímulos fiscales entre 2008 y 2009 fueron pertinentes e influyentes, no obstante, aclará que su aprobación entre 2010 y 2011 para cambiar a un régimen de mayor consolidación económica resultaron prematuros.

“La mezcla de políticas 'fue menos que efectiva' en promover la recuperación y exacerbó derroches adversos”, dijo la IEO después de observar que las economías en la post crisis aún no se recuperaban del todo como para endurecer sus políticas fiscales. Esta situación se confirmaría después con el mediocre desempeño europeo vigente hoy en día.

Al rebote post crisis en las economías le ha seguido un crecimiento global lento y un desempeño dispar entre los países, dice el reporte.

Naciones como España, Portugal, Italia o Alemania, entre muchas otras, siguieron al pie de la letra las recomendaciones del FMI después de la crisis. Hoy los vientos de una nueva crisis europea encienden alarmas frente a un consumo interno que no levanta el vuelo.

De acuerdo a datos del Banco Mundial, el crecimiento anual promedio del PIB a lo largo de 258 naciones en el periodo 2004 - 2008, antes de la crisis, fue de 5.3%. De 2009 a 2013 la tasa fue de apenas 3%, la cual refleja aún el largo trecho por caminar en la economía mundial para alcanzar los niveles pre crisis.

Sobre la crisis en sí, la Oficina relata: “en las secuelas del colapso de Lehman Brothers, el mundo entró en la crisis financiera y económica más grande desde la Gran Depresión. Un incipiente pánico financiero llevó a un desplome agudo en 2009, dando paso a temores de una prolongada recesión como en 1930. El pánico financiero fue contenido por los bancos centrales inyectando liquidez masiva a los mercados financieros e instituciones clave fueron rescatadas. Los estabilizadores automáticos y la adopción de estímulos fiscales también limitaron una pérdida inicial en la producción. Una depresión global fue evitada”.

En este contexto histórico, el Fondo Monetario reformó sus políticas de préstamos y ofreció créditos por 400 mil millones de dólares del 2008 al 2013. Este programa de apoyos reflejó la experiencia del FMI en crisis pasadas y ayudó a las naciones a salir adelante, le reconoce la IEO al órgano presidido por Christine Lagarde.

“La asesoría provista por el FMI fue flexible y adaptable, ayudó a los miembros a superar los escombros de la crisis”, dice la IEO en contraparte a la crítica.

“Realmente creo que recomendar a las economías con un crecimiento acelerado de la deuda transitar hacia a una consolidación (fiscal) mesurada fue el llamado correcto. Es importante señalar que el consejo del FMI apuntaba hacia una consolidación fiscal gradual en circunstancias específicas dentro de los países para equilibrar las necesidades del naciente crecimiento y atender riesgos a la sustentabilidad”, dijo en respuesta al reporte Christine Lagarde, quien aceptó las observaciones del reporte oficial.

 

A FONDO: Consulta la Respuesta del FMI a la crisis económica: Una evaluación del OEI.

A  FONDO: Consulta la respuesta de Christine  Lagarde al Reporte anterior.