Economía y Sistema Financiero

Deuda mexicana tendrá impacto menor cuando EU suba tasa de interés: calificadoras

30-10-2014 09:12

Los niveles de deuda del país son aún moderados, únicamente será afectada la deuda nueva.

La solvencia presupuestal del país estará a salvo cuando la Fed decida comenzar a aumentar la tasa de interés, aseguraron calificadoras de riesgo. Agrandar
La solvencia presupuestal del país estará a salvo cuando la Fed decida comenzar a aumentar la tasa de interés, aseguraron calificadoras de riesgo.

La solvencia presupuestal del país estará a salvo cuando el Sistema de la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) decida comenzar a aumentar la tasa de interés —hoy en niveles cercanos a cero— entre otros motivos, porque el impacto sobre la deuda será poco significativo, aseguraron dos calificadoras de riesgo.

El director general de análisis de HR Ratings, Felix Boni, sostuvo que el efecto del alza de la tasa de interés en Estados Unidos —que comenzará hacia septiembre del 2015 según las previsiones de los analistas— afectará sólo a la deuda nueva.

En otras palabras, unicamente a la deuda que el país contraiga a partir de esa fecha, por ello el efecto sobre el costo financieros sería “pequeño… no habría que exagerarlo” —por lo menos para el próximo año— el efecto sería más palpable hacia el 2016, consideró Boni.

“Si sube las tasa de interés en Estados Unidos eso no afecta la deuda de los bonos M ya colocados en el mercado, el gobierno va a seguir pagando exactamente lo mismo, porque son tasas previamente pactadas”, explicó el analista de HR Ratings.

No obstante, Felix Boni no descartó totalmente la posibilidad de que la calificación crediticia del país puediera ser afectada por los efectos del incremento a la tasa de interés en Estados Unidos en la deuda.

El analista explicó que dicho efecto ya estaba contemplada en las proyecciones de HR Ratings, porque su calificación está basada en incrementos de largo plazo de la deuda.

“Mientras no cambiemos nuestras expectativas de largo plazo no afectaría (la calificación), tendríamos que ver el efecto de largo plazo… todavía estamos en proceso de revisión y hay muchos factores que hay que tomar en consideración y que estamos haciendo en este momento, no únicamente la deuda”, aclaró Boni.

Incluso el analista de HR Ratings advirtió que aún más importante que observar un aumento en la tasa de referencia del Banco de México —a consecuencia del alza de tasa en Estados Unidos— sería que incrementara la tasa de bono de oro de la nación vecina, porque está afecta directamente el costo de las deudas de los bonos del país.

“Esa tasa (bonos de oro) no ha subido y si lo hiciera sería signo de un crecimiento de la economía estadounidense”, que por consecuencia tendría un impacto positivo en la economía mexicana, principalmente por el lado de las exportaciones, dijo Boni.

Por su parte, el director general de Moodys, Alberto Jones, explicó que el alza de la tasa de interés tendrá un impacto gradual en los mercados, mismos que se irán anticipando en la medida que los bonos de deuda del gobierno, empresas y bancos empiecen a bajar sus precios.

El nivel de endeudamiento de México es moderado en comparación con países con niveles de calificación similar, señala Jones, “entonces no vemos particularmente un problema ahí, por otro lado lo que paga el gobierno en términos de intereses a los ingresos tiene un porcentaje también moderado de menos del 10%, entonces no anticipamos tampoco un problema en ese sentido” concluyó.

Para el 2015 el 14% del total de los ingresos públicos provendrá de financiamientos de diversa índole como créditos, cetes u otros, por lo que se convertirán en deuda, según confirmó la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2015.

Para el cierre del 2014 la Secretaría de Hacienda pronosticó que el déficit será de 4.1% y para el 2015 de 3.5%, por lo que la deuda pública total -saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público- crecerá 1.1 puntos y ascenderá a 43.3% del PIB al finalizar el año venidero.

En días pasados el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens señaló que en materia de endeudamiento la política fiscal del actual administración ha tratado de aprovechar el espacio fiscal “para estimular el crecimiento y realmente no ha puesto en peligro la estabilidad financiera del país”.

El espacio fiscal es la libertad financiera que tiene un gobierno medida por la capacidad para financiar de manera permanente determinado proyecto sin afectar la sostenibilidad, por lo que, en otras palabras, en la opinión de Carstens el aumento de la deuda gubernamental se encontraría en márgenes aceptables.

De acuerdo con la asociación civil México Evalúa en el sexenio de Vicente Fox la deuda decreció a un promedio de 0.3% anual, con Felipe Calderón a razón de 1.3% anual y con Enrique Peña Nieto el ritmo ha sido de 2.3%, mayor al crecimiento de la economía en 1.1% durante el 2013 y 1.7% al primer semestre del 2014.

 

MÁS INFORMACIÓN: Sólo 7 estados manejan con transparencia su deuda. Nota de Arena Pública del 21 octubre del 2014. 

MÁS INFORMACIÓN: 14% de ingresos públicos para 2015 serán deuda. Nota de Arena Pública del 17 de octubre del 2014.

MÁS INFORMACIÓN: Ley de deuda: debate necesario. Columna de Arena Pública del 13 de octubre del 2014.

Comentar