Negocios

Laboratorios dejan atrás a distribuidoras de fármacos

Los problemas financieros de empresas como Casa Saba y Marzan han llevado a que los productores de medicamentos incursionen en la distribución sin tener a intermediarios de por medio.

20-06-2014 08:36 Por : Arena Pública
Durante años las grandes firmas solicitaron comisiones de entre 1% y 2% a los laboratorios en México.
Durante años las grandes firmas solicitaron comisiones de entre 1% y 2% a los laboratorios en México.

La crisis de Casa Saba no sólo es resultado de los problemas corporativos que enfrentan los hermanos Manuel y Alberto Saba, herederos de Isaac Saba Raffoul. La debacle de la que fuera la principal distribuidora de fármacos en el país es resultado de un cambio radical en un sector que había estado dominado por compañías que disfrutaron de un negocio con tintes oligopólicos para la distribución de fármacos en el mercado privado.

Hablamos, por supuesto, de Casa Saba -antes Casa Autrey-; de Nadro,propiedad de Pablo Escandón Cusi;de Marzan, que ahora opera bajo el control de Genomma Lab, que encabeza Rodrigo Herrera, y claro está, de Fármacos Nacionales, que encabeza José Antonio Pérez Pérez, quien se está convirtiendo en el actor ganador en esta redistribución de fichas.

La mala noticia es que Casa Saba ya perdió más de 10 puntos del mercado, según cálculo de laboratorios en este sector. De controlar entre 40 y 38% de la distribución de medicamentos, ahora sólo se ocupa de 8%. ¿La razón? Las deudas que mantiene con laboratorios. La operación de Casa Saba se encuentra en uno de sus niveles más bajos y sólo pide ciertos medicamentos con plazos de pago muy cortos porque prácticamente la confianza de muchos laboratorios se acabó. 

Marzan, de Genomma Lab, en donde ahora participa Gabriel Saba, también capitalizó algunos puntos del mercado que dejó Casa Saba porque comenzó a pagar en tiempo y forma a los laboratorios. Por ello, algunas casas farmacéuticas tomaron la decisión de acelerar su distribución directa porque aunque se trataba de una estrategia que ya venían desarrollando, la crisis de Casa Saba las obligó a tomar decisiones más radicales. Resulta que desde hace varios años las casas distribuidoras habían comenzado a solicitar comisiones de entre 1 y 2% a los laboratorios para distribuir sus productos; solicitaban, además, un gran número de especificaciones de empaque y embalaje.

De otra forma se negaban a recibir el producto que pagarían después de varios meses.

La misma estrategia la aplicó Casa Saba para su división de publicaciones, la cual terminó por cerrar. Por ello, algunos laboratorios ya están entregando directamente a las cadenas de farmacias y a canales de distribución estratégicos como las tiendas Walmart, que dirige Scott Rank.

No sólo eso, la transformación de este negocio también incluye la competencia de jugadores como Farmacias San Pablo que con un agresivo diseño en sus espacios de venta está ganando varios puntos de mercado en la venta directa, con lo que está capitalizando su división de distribución que no sólo entrega productos a sus propios puntos de venta sino también a otras farmacias. Se trata de la compañía Rama Farmacéutica. Así, San Pablo ha logrado reducir sus márgenes y ofrecer productos de precios más bajos que sus competidores.

 

MÁS INFORMACIÓN: Constituyen fondo en Nueva York para comprar Casa Saba; nota de Arena Pública, 20 de mayo del 2014.