Empresas y Empresarios

Dixon y la guerra de los lápices

27-05-2014 07:54

A meses de que inicie la temporada de ventas altas de los fabricantes mexicanos y los proveedores extranjeros de útiles escolares, Grupo Dixon-Fila busca defender cada punto del mercado tras las cuotas compensatorias impuestas por la Secretaría de Economía (SE) a productos importados desde China.

En total fueron siete empresas dedicadas a importar lápices de grafito las investigadas por la SE, incluyendo a Dixon-Fila. Agrandar
En total fueron siete empresas dedicadas a importar lápices de grafito las investigadas por la SE, incluyendo a Dixon-Fila.

Con operaciones en México desde la década de los cincuenta, la compañía estadunidense asociada con capitales italianos, luego de la adquisición de Vinci, es el principal fabricante de los lápices mexicanos que en promedio se venden a 65 centavos contra los dos centavos en los que los productos chinos llegaron a importarse hace dos años

La investigación solicitada por Dixon ante la Secretaría de Economía involucró a 37 empresas que realizaron importaciones de lápices de grafito. Paradójicamente también Dixon fue incluida en la investigación pues aun cuando se trata de una compañía con una decena de plantas en México, aprovecha su red multinacional para traer productos al mercado nacional.

Dixon, por cierto, también realizó importaciones directas de lápices de China y por ello tuvo que demostrar, como parte de la investigación, que dichas compras no se realizaron en condiciones de discriminación de precios. El problema es que los productores de lápices de China estarían recibiendo ciertos subsidios para acelerar sus exportaciones.

En la denuncia contra los productores chinos, Dixon presentó pruebas contra Comercializadora México Americana que podría estar vinculada con Walmart. Todo un tema en esta guerra de los lápices.

Pero en el cruce de denuncias se develó también que Dixon -según algunos intermediarios como Comercializadora Alemana que se vieron afectados por las medidas compensatorias para la importación de lápices- se ha beneficiado por las importantes compras de distribuidores que han ganado los contratos de licitación del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) que dirige Carolina Viggiano.

Así, indirectamente Dixon se estaría beneficiando de los programas de apoyo social por los altos precios de sus productos. ¿Un subsidio indirecto? Hasta ese punto llegó el fuego cruzado.

En 2013, por ejemplo, Grupo Alcamera, dedicada a la venta al mayoreo de productos de papelería, ganó la licitación de Conafe para las compras anuales y adquirió directamente a Dixon todos los lotes de lápices destinados al paquete escolar de ese ejercicio.

Por eso los comercializadores afectados por esta investigación antidumping afirman que Dixon no ha sido clara al exponer cuáles son los factores económicos y de negocios que afectan a esta industria.

 

MÁS INFORMACIÓN: Conoce más sobre las cuotas compensatorias ingresando al Diario Oficial de la Federación.

Comentar