Empresas y Empresarios

Definen en Etileno XXI mecanismos para posibles controversias

02-05-2014 08:05

La ejecución de las decisiones corporativas en el consorcio Braskem-Idesa, que invierte más de cuatro mil 500 millones de dólares en el complejo petroquímico Etileno XXI, no será sencilla.

Etileno XXI cuenta con una cobertura de cuatro mil 100 millones de dólares contra eventos como terrorismo o ambientales. Agrandar
Etileno XXI cuenta con una cobertura de cuatro mil 100 millones de dólares contra eventos como terrorismo o ambientales.

Desde febrero de 2010 cuando se firmaron las primeras cartas de intención de este proyecto, los inversionistas mexicanos de Idesa (en donde participa Inbursa, de Carlos Slim, con al menos 10% del capital) y la brasileña Braskem sabían de la complejidad del acuerdo y establecieron un convenio para dirigir la relación de negocios. Ese acuerdo recibió una enmienda entre noviembre y diciembre de 2012 y el propósito fue ampliar los escenarios a los que podrían enfrentarse los accionistas de Braskem e Idesa.

Uno de los acuerdos centrales fue que la producción de polietileno debería ser usada, principalmente, para abastecer el mercado mexicano. Se espera que para 2015 la planta de Etileno XXI comience a entregar sus primeros pedidos para el mercado nacional.

Por ello ambas empresas se comprometieron a invertir sus mejores recursos y esfuerzos comerciales para impulsar las ventas de polietileno en México. Los acuerdos corporativos -por el monto de inversiones- favorecen a la brasileña, que podrá nombrar a cuatro consejeros en el consorcio, mientras que Idesa -que dirige José Luis Uriegas- sólo podrá nombrar dos consejeros, pero tendrá la prerrogativa de nombrar al director general de la nueva compañía. Otros puestos estratégicos como el director ejecutivo, de construcción, corporativos e industriales, así como los ejecutivos del área comercial, serán nombrados por Braskem, donde manda Roberto Bischoff.

Las decisiones en el consejo de Braskem-Idesa se tomarán por mayoría absoluta y, por supuesto, el derecho al tanto está garantizado. Y aunque en este momento la relación entre empresarios mexicanos y brasileños es muy buena, el mismo documento de acuerdos corporativos establece que en el caso de una disputa que involucre una diferencia sustantiva entre los accionistas, será a través de un arbitraje que se decida cómo resolver el posible desacuerdo.

En Braskem-Idesa confían en mantener buenas relaciones corporativas y mientras concluyen la planta petroquímica más importante del país contrataron un programa de coberturas muy ambicioso para salvaguardar la construcción y las operaciones de las instalaciones que deberán estar trabajando en un par de años. La cobertura de Etileno XXI es una de las más importantes en este sector porque se cubrió un monto total de cuatro mil 100 millones de dólares contra eventos como terrorismo o ambientales.

La cobertura de daños, por ahora, se limita a 900 millones de dólares. Las operaciones marítimas están cubiertas por 50 millones de dólares mientras que los desfases en el inicio de operaciones provocados por eventos inesperados están cubiertos por 629 millones de dólares.

 

MÁS INFORMACIÓN:Etileno XXI, hacia 2015 y la competencia que viene de EU.

Comentar