Empresas y Empresarios

Oceanografía, vivienda y colaterales, en la mira de Citigroup

24-04-2014 09:34

Para Citigroup el fraude en contra de sus operaciones en México cometido por Amado Yáñez, el presidente de Oceanografía que permanece arraigado en su casa de Acapulco, mereció una explicación especial a sus inversionistas durante su Asamblea Anual de Accionistas.

Se puede calcular el impacto financiero del fraude. El daño a nuestra credibilidad es difícil de evaluar: Citi. Agrandar
Se puede calcular el impacto financiero del fraude. El daño a nuestra credibilidad es difícil de evaluar: Citi.

El presidente del gigante del crédito Michael Corbat aseguró que estas fallas éticas -que provocaron el caso Oceanografía- pueden poner en riesgo todo el trabajo que se realiza en esta corporación financiera en un momento en el que buscan reconstruir la credibilidad.

Los números de Citigroup confirman que mientras al cierre de 2013 y a nivel global los gastos de operación registraron una caída de 3% contra el monto total de 48 mil 400 millones de dólares en 2012, en México el caso Oceanografía les representó que, al cuarto trimestre del año pasado, no sólo aumentaran los gastos operativos sino que se reconociera una pérdida neta por el fraude de 360 millones de dólares.

Ése es el número oficial. El caso Oceanografía, además, forma parte ya de un reporte de eventos especiales de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), la forma 8 K utilizada anteriormente para casos como el de Parmalat y Enron, en los cuales Citigroup también se declaró víctima de fraudes y en donde informaba frecuentemente sobre el avance de las diligencias que todavía se siguen ante tribunales para deslindar responsabilidades.

La cifra de 360 millones de dólares ya se informa a los inversionistas del mercado de valores de Nueva York durante las reuniones con analistas de las principales corredurías que siguen las acciones de Citi, aunque Michael L. Corbat estimó que el impacto en su renta neta fue de 235 millones de dólares.

Pero, más allá de los montos, el presidente de la multinacional financiera dimensionó el problema de otra forma: “Se puede calcular el impacto financiero del fraude. El daño a nuestra credibilidad es difícil de evaluar”.

Otro evento que reportó Citigroup respecto a su operación en México fue el incremento en sus provisiones ante la crisis de las tres principales desarrolladoras de vivienda del país, no sólo por el cambio en las políticas del sector, sino por las minusvalías registradas a causa de los huracanes de septiembre del 2013.

Así, la cifra oficial de las pérdidas de Banamex por la crisis de las desarrolladoras mexicanas de vivienda ha quedado registrada en 251 millones de dólares al cierre de 2013.

Además, durante el primer trimestre del año, la filial del banco estadunidense, que aquí encabeza Javier Arrigunaga, recibió la indicación de monitorear el deterioro de garantías colaterales para determinar si se necesitará la constitución de nuevas reservas durante este ejercicio.

Más de 611 millones de dólares son, por lo tanto, las pérdidas que en 2013 registró Citigroup en su negocio mexicano, hasta ahora una de las operaciones más rentables en sus transacciones globales.

Para Citigroup, no obstante, el negocio en nuestro país va más allá de estos tropiezos y constituye, junto con Japón, unas de sus principales exposiciones en materia de riesgo crediticio.

En México, la cifra suma más de 37 mil millones de dólares -también al cierre de 2013- contra los 33 mil 600 millones de diciembre de 2012. En Japón, por ejemplo, la exposición es de 29 mil millones de dólares contra 38 mil 700 de 2012.

 

MÁS INFORMACIÓN: Transparencia es el punto débil de Banamex, advierte el NYT, nota de Arena Pública de marzo 12 de 2014.

Comentar