Empresas y Empresarios

Festejo adelantado acelera intervención de la SCJN contra amparos

11-04-2014 09:30

No había pasado ni siquiera una semana desde el festejo que algunos importantes y prestigiados despachos de asesores contables habían protagonizado por triunfos intermedios en juicios contra la reforma tributaria, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que los tribunales colegiados detendrían toda diligencia en torno a demandas de amparo contra disposiciones fiscales aprobadas el año pasado.

Se calcula que son más de 200 mil juicios de amparo los que se quedarían prácticamente congelados. Agrandar
Se calcula que son más de 200 mil juicios de amparo los que se quedarían prácticamente congelados.

Una de las firmas que celebró frente a sus clientes y la opinión pública el haber ganado un juicio de amparo contra la reforma fiscal -pero sólo en primeras instancias- fue KPMG, lo que generó la inquietud de fiscalistas más experimentados, quienes sabían que en materia de impuestos y la defensa del contribuyente, lo mejor es la cautela y la discreción.

La SCJN adoptó una resolución más política que justa, según algunos fiscalistas, porque prácticamente dejó en indefensión a miles de contribuyentes que, a pesar del “pacto fiscal” firmado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a cargo de Luis Videgaray, decidieron interponer juicios de amparo en busca de la suspensión de medidas como el incremento de la tasa del Impuesto al Valor Agregado en la frontera, de 11% a 16%, o la nueva tasa del Impuesto Sobre la Renta, que pasó a niveles de 35%.

Se calcula que son más de 200 mil juicios de amparo los que se quedarían prácticamente congelados porque los tribunales colegiados no les darán cauce, de acuerdo con el mandato de la Corte.

De esta forma, el único camino que les queda a aquellos empresarios inconformes con una reforma tributaria, que de acuerdo con el Consejo Coordinador Empresarial no se consolidó, será el de asumir el incremento en los costos financieros generados por una tasa impositiva más alta y por un recurso de suspensión que violenta las normas constitucionales, según los argumentos en las demandas.

La SCJN ha puesto como condición definir si son constitucionales, o no, las medidas propuestas por Hacienda pero también aprobadas por el poder Legislativo. Los tres Poderes de la Unión, inmersos en un círculo en donde el Poder Ejecutivo apuesta este año a incrementar la recaudación tributaria a pesar de la inconformidad de los contribuyentes y, por supuesto, de sus asesores fiscales, quienes ven esfumarse el negocio de las consultorías dirigidas a impugnar las leyes tributarias vigentes.

Algunos contribuyentes, los más aventurados, han decidido optar por la contratación de fianzas para no pagar ningún impuesto en tanto no se resuelva el desahogo de los juicios que se presentan, sin importar que la SCJN no esté dispuesta a recibirlos.

De otra forma, se podría perder el derecho de inconformidad y el riesgo, como sucedió con otros juicios de inconstitucionalidad que involucran leyes fiscales, es que la Corte se tome varios años en llegar a una conclusión, lo que congelaría los recursos legales con los que podría contar el contribuyente.

 

MÁS INFORMACIÓN: 13 reformas fiscales inconsistentes, existen argumentos para impugnarlas: PwC, nota de Arena Pública de febrero 3 de 2014.

Comentar