Empresas y Empresarios

Casa Saba, ¿y la venta, apá?

08-04-2014 09:45

En el sector bursátil y empresarial aumenta el nerviosismo en torno a la venta de la distribuidora de medicamentos Casa Saba a los fondos Pharma Equity Global Fund LLC y One Global Equity Fund.

Cualquier transacción estará sujeta a la autorización de HSBC y de Grupo Financiero Banorte. Agrandar
Cualquier transacción estará sujeta a la autorización de HSBC y de Grupo Financiero Banorte.

Aunque en la Comisión Federal de Competencia Económica, bajo la responsabilidad de Alejandra Palacios, analizan si la operación se encuentra libre de elementos que pudieran dañar el interés de los consumidores, hasta el momento no hay claridad respecto a esta supuesta compra por lo que los laboratorios con cuentas por cobrar por parte de Casa Saba comienzan a levantar la ceja y a pensar que se trata de una estrategia para ganar tiempo y no tener que reconocer la necesidad de llegar a una demanda de concurso mercantil para solicitar la protección de las autoridades judiciales.

En esta línea -la de ganar tiempo- se habría desarrollado la Asamblea General Ordinaria de Accionistas de Casa Saba, celebrada el pasado 31 de marzo, en la que uno de los puntos del día fue, precisamente, la aprobación de la venta. También, en una especie de deslinde de la situación financiera que enfrenta la compañía por parte de los principales accionistas (Manuel y Alberto Saba), se otorgaron amplios poderes a Jesús Enrique Guerra de Luna para negociar la transacción.

Sin embargo esos dos primeros puntos del día no fueron los más relevantes, sino el reconocimiento de que cualquier transacción estará sujeta a la autorización de HSBC, que preside Luis Peña, y de Grupo Financiero Banorte, que encabeza en la parte ejecutiva Alejandro Valenzuela. Paradójicamente, hasta hace poco Manuel Saba Ades era consejero de Banorte, un lugar que ocupa ahora Miguel Alemán Magnani, amigo muy cercano de la familia Saba.

Así, poco a poco, los hermanos Saba han ido develando a la comunidad bursátil la verdadera situación financiera de la empresa que la compañía inglesa Alliance Boots no quiso adquirir, mientras sus acciones permanecen suspendidas.

Otra participación accionaria que tendrían que explicar a los inversionistas de Casa Saba es la venta de los activos de Marzan, en donde participan empresarios como Elías Sacal Cababie así como Joseph Sitt, quien muchos años estuvo al frente de las estrategias comerciales de las distribuidoras de fármacos. Sitt fue muy amigo de Isaac Saba Raffoul.

Así, Manuel Saba se habría convertido junto con su hermano Alberto en uno de los accionistas mayoritarios de la firma; sin embargo la operación no se hizo pública porque la entonces Cofeco hubiera impugnado la participación de los Saba en una empresa del mismo sector.

Ahora nos enteramos a través del mercado de valores y por una compañía más transparente, Genomma Lab, que preside Rodrigo Herrera, que los activos de Marzan fueron adquiridos en un 50%. Este negocio será operado por Genomma Lab a través de un fideicomiso en donde los ingresos provendrían del cobro de comisiones hasta por mil 200 millones de pesos.

La inversión inicial en Marzan fue de 600 millones de pesos y aparentemente estaría relacionado con el apoyo que Genomma Lab otorgó a Casa Saba para seguir comprando medicamentos para su distribución, luego de que varios laboratorios dejaron de dar crédito a la empresa que fundó Isaac Saba.

 

A FONDO: Lea aquí los acuerdos de la más reciente asamblea ordinaria de Casa Saba.

MÁS INFORMACIÓN: Pasivos de Casa Saba esperan venta, nota de Arena Pública de marzo 5 de 2014.

Comentar