Entrevistas

El objetivo de la banca no es hacer crecer al país

24-03-2014 17:49

Encabezó la oficina de Deuda Pública en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público entre 1989 y 1993, luego dirigió el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) los siguientes siete años. Ahora, Enrique Vilatela Riba regresa a la escena al frente de un banco enfocado en servicios a empresas medianas del sector exportador, InvestaBank, nueva institución que operará a partir de la licencia en el país del holandés Rabobank.

Agrandar
"Desde mi personal punto de vista, donde estamos cojos es en que nos ha faltado crecer", considera Vilatela.

Enrique Vilatela

Además del sector público, la experiencia de Vilatela se nutre de participaciones en las firmas Proyectos Estratégicos Integrales, como socio; Natura y Ecosistemas Mexicanos, como presidente de su Consejo de Administración; IXE Banco, como miembro de su Comité de Fondos de Inversión y en BanCoppel, como consejero independiente.

En cuanto al objetivo de InvestaBank en el sistema financiero nacional, Vilatela es claro: “no hay que inventar el hilo negro sino aprovechar el potencial de exportación que tenemos”. Es ahí donde la institución –y los 35 socios que adquirieron su capital- enfocarán esfuerzos para reportar hasta 800 millones de pesos en otorgamiento de crédito hacia final de año, anticipa el banquero. Sobre la competencia concentrada de la banca comercial, el graduado de la Wharton School of Business señala que no le asusta, pues InvestaBank va por el mercado productivo y no el de consumo.

Aunque es enfático al considerar que el papel de la banca no es el de propiciar el crecimiento económico de un país, admite que es una falta de coordinación lo que no ha conseguido que la estabilidad macroeconómica se traduzca en desarrollo del país y sus empresas, responsabilidad que recae, en mayor medida, en el gobierno federal y la banca de desarrollo.

¿Cuál es la oferta que tiene este nuevo banco en el sistema crediticio nacional?

InvestaBank es un banco pequeño, un nuevo banco; pero es un banco cuyos 35 socios son empresarios que representan empresas medianas mexicanas y lo que a ellos les interesa, dar el apoyo que esas empresas requieren y no están obteniendo de los mercados actuales en México. La oferta que hace InvestaBank es convertirse en un banco de empresarios para empresarios y poder dar todo el apoyo financiero a empresas, en particular, aquellas que se concentren en el comercio exterior. No va a ser la única actividad pero aquellas empresas que son exportadoras, proveedoras de exportadoras o importadoras, encontrarán en InvestaBank un banco especializado con toda la gama de productos y servicios hechos a la medida.

Usted estuvo a cargo de la banca de desarrollo dirigida al sector de exportación, ¿cuáles de esas buenas experiencias en Bancomext se retoman en este banco?

Tenemos que reconocer que los tamaños son diferentes y el rol de un banco de desarrollo es distinto al de la banca comercial. Sin embargo, lo que un banco comercial aún tiene que hacer es apoyar a sus clientes y empresas para ser sujetos de crédito. La razón por la que las empresas no tienen crédito ni apoyo financiero es porque no son sujetos de crédito y no lo son, muchas veces, porque no saben cómo manejar sus proyectos.

Algo que hacía en esa ápoca la banca de desarrollo y que nosotros también queremos hacer es la labor uno a uno para ayudar a las empresas a ser un buen sujeto de crédito y clientes nuestros. El objetivo de InvestaBank –y todo banco comercial- no es propiciar el desarrollo económico de un país, pero estamos conscientes de que ayudar a que las empresas sean mejor sujeto de crédito, tengan mayor apoyo financiero y crezcan, dé inicio a un círculo virtuoso de crecimiento para la economía del país.

Un segundo punto importante es que dentro de la actividad de InvestaBank se contempla operar como ventanilla con la banca de desarrollo. Hemos tenido pláticas con Nacional Financiera y con Bancomext para hacer uso de sus servicios y productos, para contribuir a que empresarios tengan acceso a ellos.

¿Por qué la banca de desarrollo ha concentrado mucho de su actividad en un grupo de seis u ocho bancos? ¿Es un problema de capital o de dimensión del negocio?

Yo diría que hay tres problemas ahí. En primer lugar, es un problema de tamaño. Es natural que los bancos más grandes con cobertura nacional tengan mayor participación en los programas de la banca de desarrollo; no es algo que me asuste. Después, y ese es el segundo problema, muchas veces los bancos están más orientados a temas como el crédito al consumo, hipotecario, automotriz o crédito al gobierno, pero pocos bancos están orientados a financiar a empresas y al sector productivo del país; en la medida que un banco está concentrado en crédito al consumo y tarjetas de crédito, difícilmente se va a acercar a las empresas.

Esto me lleva al tercer tema. Se requiere una especialización, experiencia y conocimiento muy puntual para dar apoyo al sector y empresas productivas. Ahí es donde generalmente no encontramos bancos con esa vocación, pero nosotros sí la tenemos. No nos vamos a distraer en lo que corresponde al crédito al consumo –no vamos a emitir tarjetas de crédito- ni vamos a tener operación de sucursales. Nuestro único propósito y único objetivo, es el de convertirnos en el mejor banco para las empresas medianas orientadas a comercio exterior. Vamos a ser muy chiquitos, somos un banco nuevo, pero nuestra especialización permitirá dar un servicio de excelencia a este tipo de empresas, nuestro nicho.

¿Sobrevive un banco con un nicho tan especializado sin los márgenes que ofrece la banca de menudeo?

Espero que sí. ¡Estoy seguro que sí! Afortunadamente no hablamos de tan alta competencia en márgenes sino de alta competencia en servicio, pero consideramos que si somos oportunos y brindamos el servicio que requieren las empresas, ellos estarán de acuerdo en que nosotros cobremos un margen razonable, con ello vamos a estar más que contentos para sobrevivir y hasta crecer mucho en próximos años.

Entre los objetivos de este banco en materia de financiamiento al comercio exterior, ¿cuáles son sus expectativas?

A través de nuestros socios, tenemos una red de empresas que son potenciales clientes, con quienes ya estamos platicando y trabajando para poder incrementar nuestra red. Son clientes que ya están interesados en invertir pero, más importante para nosotros, en recibir apoyo y servicios financieros de un banco de calidad, con un ejecutivo personal que les atienda y lleve de la mano –como un consultor- para ser un mejor sujeto de crédito.

En marzo seguiremos lento porque estamos armando el equipo, pero hacia finales de mes ya estaremos dando crédito por un monto de 100 millones de pesos. Al final de trimestre, esperamos haber otorgado crédito por 400 millones de pesos y que poco a poco sigamos crecimiento para, al final del año, estar por encima de 800 millones de pesos en créditos. En ese sentido, estamos hablando de créditos de corto plazo y en la medida que se desarrolle la capacidad de fondeo con la banca de desarrollo y la propia, se otorgarán créditos de mediano plazo y cartas de crédito.

En tanto la banca de desarrollo nos apoye y podamos estructurar nuestros créditos de acuerdo a sus programas, también esperamos obtener crédito de mediano y largo plazo para aquellos proyectos o empresas que así lo ameriten.

Usted estuvo también en la Secretaría de Hacienda, ¿cómo ve las variables financieras que permitieron a México obtener un incremento en el grado de inversión por parte de Moody’s?

Desde el gobierno del presidente Zedillo, los dos gobiernos del PAN y ahora, con Enrique Peña Nieto, se han manejado las cosas muy profesionalmente desde el punto de vista de estabilidad. México tiene una estabilidad económica y financiera de primer orden, que es lo que nos ha permitido ir mejorando la calidad crediticia del país, obtener mejores términos y condiciones.

Sin embargo, desde mi personal punto de vista, donde estamos cojos es en que nos ha faltado crecer y poder dar a la población, empresas y todo mundo, la oportunidad de desarrollo que tanto le hace falta en el país. Estoy seguro que hoy, en 2014, estamos viendo un parteaguas y a través de la aprobación de las reformas y la implementación de medidas, cada vez hay más empresarios interesados en invertir, crecer y ser pivote que nos ha faltado en el pasado.

Nosotros tenemos la suerte de nacer en este momento con mucha estabilidad macroeconómica y también gran potencial de crecimiento hacia el futuro, somos afortunados como institución y estamos en el momento en que México va a crecer.

El mercado interno sigue siendo un gran tema, ¿cómo desarrollar un mercado de consumo interno que crezca a la par de exportaciones manufactureras o la industria maquiladora?

Quiero aprovechar para comentar que, si bien es cierto que las exportaciones han crecido mucho y seguirán creciendo -igual que las importaciones- el contenido nacional de exportaciones sigue siendo bajísimo, sobre todo el referente a maquila. Esa es una gran oportunidad pues cuando empresas mexicanas vean a las exportadoras como una oportunidad para sus ventas, se incrementaría el contenido nacional y se fomentará el desarrollo del mercado interno, que no debería estar separado de lo que pasa en el mercado de exportación.

Al contrario, el mercado de exportación puede y debe ser el factor de crecimiento del mercado interno a través de eslabonar la cadena productiva hacia la exportación, donde las empresas mexicanas se pueden convertir en proveedores de exportadores, lo que propicia un crecimiento más ágil. Yo creo que eso es lo que ha faltado en los últimos años y eso es lo que tenemos que hacer, no hay que inventar el hilo negro sino aprovechar el potencial de exportación que tenemos.

¿Cuáles son los sectores que observan con mayor interés en InvestaBank por su potencial de crecimiento?

Realmente todos los sectores son interesantes. Desde luego que el automotriz es el más grande e importante y, me atrevería a decir, el más fácil, porque la exportación es enorme. Hay requisitos claramente establecidos para convertirse en proveedor de la industria… no quiero decir que sea fácil competir en esa industria, pero sí se sabe con claridad qué es lo que se debe hacer. El sector electrónico es similar, muy grande y México tiene enorme potencial para convertirse en su proveedor.

Pero hay sectores como el textil, el agrícola-industrial, el de turismo como generador de divisas o hasta la industria aeroespacial o aeronáutica, con un inmenso potencial de ser proveedores de la industria. Me atrevo a decir que, por la calidad de trabajadores mexicanos, la cercanía con Estados Unidos y los tratados de libre comercio, tenemos una posición privilegiada, pero tenemos que ponernos las pilas, darnos cuenta de la oportunidad y enfocarnos para llegar a la meta.

Aquí, el gobierno federal tiene una enorme responsabilidad para identificar los sectores que deben trabajar más para el crecimiento; la banca de desarrollo tiene una enorme posibilidad de desarrollar productos y servicios para optimizar cada sector mientras que el sector privado, incluida la banca, tiene la oportunidad de participar de forma activa en el desarrollo puntual de proveedores y cada uno de los sectores.

Pero se necesita un esfuerzo mucho más dirigido, los sectores que usted menciona se siguen quejando de que la banca de desarrollo no les otorga crédito a pesar de contar con contratos de exportación,  ¿qué hace falta?

Nos ha faltado un poco de coordinación, el gobierno sí tiene responsabilidad en ordenar, coordinar y orientar hacia dónde deben enfocarse los diferentes esfuerzos. Tiene un instrumento fabuloso que es la banca de desarrollo y se debe orientar a los sectores de mayor potencial, luego buscar que el resto de jugadores –como la banca comercial- juegue de forma ordenada hacia las actividades prioritarias del país. InvestaBank va a jugar el papel que le corresponde, ahora que esta situación parece ya estarse atendiendo.

Los accionistas, ¿participan a manera de fondo de inversión que espera, en el largo plazo, un rendimiento interesante para sus capitales?

Ellos se juntaron para comprar InvestaBank, entre otros motivos, por frustración en las dificultades de sus empresas o similares por no obtener apoyo financiero cabal y adecuado a sus necesidades. Tenemos la gran oportunidad de dar excelente servicio y contribuir al crecimiento económico del país, un granito de arena, pero también un muy buen negocio, sustentable y que crezca fuertemente en próximos años.

¿Buscan emisiones de bonos, deuda, llegar al mercado de capitales para mejorar el fondeo?

En el futuro sí, pero todavía estamos muy lejos para poder pensar en eso. Yo creo que en la medida que estos primeros dos años podamos construir una cartera sólida, con una base de fondeo fuerte para armar los proyectos y créditos para que los clientes sean mejores sujetos de crédito, en el mediano plazo podremos acudir al mercado tanto para emisiones como para bursatilizar nuestra cartera y para emitir acciones, fondear el banco y crecer fuertemente.

 

(Derechos reservados, Arena Pública 2014)

Comentar