Empresas y Empresarios

Las viejas adquisiciones -y pleitos- de Oceanografía

20-03-2014 09:20

Sólo en México es que la crisis de pagos e insolvencia de Oceanografía se presentó hace unos cuantos meses. En los tribunales de Estados Unidos, desde 2008, compañías navieras e intermediarios financieros comenzaron a demandar a la empresa originaria de Campeche y, por supuesto, a su presidente Amado Yáñez.

Para financiar su defensa, Yáñez ofrece bienes inmuebles porque asegura no contar con efectivo. Agrandar
Para financiar su defensa, Yáñez ofrece bienes inmuebles porque asegura no contar con efectivo.

Por ejemplo, ante el 11 Circuito de la Corte de Apelaciones, las compañías McDermott Gulf Operating Company y Secunda Marine Services demandaron a Oceanografía y a Con-Dive LLC, una empresa que al final adquirió Yáñez. En esa transacción el intermediario financiero Mills Group también se sumó a la lista de acreedores del proveedor de Pemex.

Ahora mismo, para financiar su defensa, Yáñez ofrece bienes inmuebles porque asegura no contar con efectivo. Para cumplir con los contratos para el arrendamiento de barcazas que ganaba ante Pemex, Oceanografía desarrolló una compleja red de contactos. En este caso, McDermott, con sede en Houston, demandó a Con-Dive, también con oficinas centrales en Houston, por el incumplimiento en el pago del arrendamiento de barcazas.

El caso llega a Oceanografía porque Yáñez adquirió esa empresa. A sus acreedores solía ofrecerles la compra de sus activos después de analizar que sólo comprándolos podía resolver las monumentales deudas. Esa fue la historia de Con-Dive y, por supuesto, de Candies Fleet Corporation, con la cual los pasivos sumarían al menos 300 millones de dólares.

Fue a finales del año pasado cuando se anunció que Oceanografía  había comprado el 100 % de los activos de Candies, incluyendo sus cuentas por cobrar, en donde la empresa mexicana era -por supuesto- el principal pasivo. Paradójico.

Yáñez, sin embargo, lograba cerrar estos tratos porque contaba con una abultada cartera de contratos con Pemex. El problema se presentó cuando la paraestatal inhabilitó a su gigantesco proveedor.

Antes ya había comenzado a reducir el número de licitaciones en las que Oceanografía resultaba ganador y entre las empresas que se beneficiaron de las recurrentes crisis de Yáñez, se encuentra la empresa de Ramiro Garza quien no se concentró en servicios marítimos para Pemex, sino en el desarrollo de plataformas marinas en donde ha integrado tecnología asiática.

La compra de Candies, uno de los aliados de Oceanografía, se anunció en su momento con bombo y platillo pero el dinero nunca llegó. Esta compañía operaba más de 20 barcos en la Sonda de Campeche y por su cercanía con la administración de Yáñez conocía las gestiones financieras y de cobranza. Ahora Candies también está demandando en México y en el extranjero a Oceanografía y, claro, los accionistas de esta firma han decidido establecer contacto con el Servicio de Administración y Enajenación de Activos (SAE) para sostener la operación de barcos estratégicos en la zona.

 

MÁS INFORMACIÓN: Los culpables de la crisis de Oceanografía, nota de Arena Pública de marzo 12 de 2014.

Comentar