Empresas y Empresarios

Sale del país el presidente de Oceanografía; espera orden de aprehensión

Pasan las horas y a Oceanografía, que operaba bajo la presidencia de Amado Yáñez, se le van agolpando los acreedores.

04-03-2014 09:30 Por : Arena Pública
La Procuraduría General de la República investiga por lavado de dinero y defraudación fiscal.
La Procuraduría General de la República investiga por lavado de dinero y defraudación fiscal.

Por eso Yáñez, según fuentes cercanas al empresario, ya estaría fuera del país porque si bien sólo se giró contra él una orden de presentación, sus asesores legales no descartan que en las próximas semanas se libre una orden de aprehensión, sobre todo ahora que el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, advirtió que se investiga el lavado de dinero y, por supuesto, la defraudación fiscal. Elba Esther Gordillo, Gastón Azcárraga y ahora Amado Yáñez, son varios de los personajes que se encuentran en el mismo supuesto de actuación de la PGR.

Ayer por la tarde ya se hacían presentes otras instituciones financieras y, por supuesto, los trabajadores que desde hace varias semanas se mantenían sin cobrar sus honorarios pero eso sí, firmes, cumpliendo los contratos que seguían vivos con Pemex, la paraestatal que se convirtió en el principal y a veces único cliente de Oceanografía.

El “gran acierto” de esta compañía -fundada en Campeche- fueron las relaciones políticas durante los gobiernos foxistas, su red de proveedores de barcos y, por supuesto, su afortunada participación en licitaciones de la paraestatal.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que encabeza Jaime González Aguadé, aseguró que fueron las inspecciones a los bancos las que encendieron la alerta y no una revisión a la empresa. Es cierto que Banamex, filial de Citibank, es un intermediario bancario regulado por las legislaciones nacionales, no obstante, fueron las inspecciones en Estados Unidos a Citibank las que habrían destapado la verdadera dimensión del problema. Pero Banamex no es el primer banco que sufre quebrantos a causa de las operaciones poco transparentes de Oceanografía. No fueron, por cierto, descalabros que no se dieran a conocer por la prensa (revista Contralínea, 2008) o por comisiones investigadoras en el Poder Legislativo.

La CNBV reconoció también que el caso de Oceanografía -más allá de la defraudación que se realizó en perjuicio de Banamex- revelaría la necesidad de revisar cuidadosamente los controles que está siguiendo la banca en México porque, si bien para Citibank el monto del quebranto causado por la firma de Yáñez no alcanza 2% de su cartera total, sí revela que el riesgo está presente y que en algún momento esquemas como el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB) podrían enfrentarse a pérdidas monumentales.

Las deudas de Oceanografía serían superiores a los mil millones de dólares y Banamex es uno de los pocos acreedores bancarios que no tendría garantías en sus transacciones porque estaba realizando operaciones de factoraje con Oceanografía. Otros bancos del sistema crediticio nacional -incluyendo bancos extranjeros- antepusieron las garantías de los barcos.

 

MÁS INFORMACIÓN: Yáñez ya planeaba la venta de Oceanografía, nota de Arena Pública de marzo 3 de 2014.