Empresas y Empresarios

ASSA-Aeroméxico, ¿So happy together?

ASSA se niega a aceptar sobrecargos de primera y segunda clase; los primeros, con mayores prestaciones, mientras que los de nuevo ingreso tendrían que contratarse bajo las condiciones que la empresa estima óptimas para su rentabilidad.

07-02-2014 09:45 Por : Arena Pública
La convocatoria para sobrecargos se presenta como si fuera una reconciliación entre el sindicato y la aerolínea.
La convocatoria para sobrecargos se presenta como si fuera una reconciliación entre el sindicato y la aerolínea.

La legendaria canción de la banda estadunidense The Turtles, Happy together, apareció en la pequeña campaña de publicidad mediante la cual Aeroméxico, la empresa que preside Eduardo Tricio, convocó a sobrecargos interesados en ocupar una plaza en esa aerolínea. La invitación se hizo a través de medios de comunicación como estaciones de radio y se realizó a nombre de la Asociación de Sindicatos de Sobrecargos de Aviación bajo la responsabilidad de Ricardo del Valle, recientemente reelecto.

La convocatoria conjunta se presenta como si fuera una reconciliación entre el sindicato y la aerolínea cuando apenas en diciembre pasado se generó una amenaza de emplazamiento a huelga derivada del desencuentro por el conflicto de naturaleza económica que persiste en torno al Contrato Colectivo de Trabajo.

Si bien es cierto que, gracias a la intervención directa e instrucciones de Tricio, la comunicación con ASSA ha mejorado sustancialmente, en los tribunales laborales subsiste el conflicto de orden económico y tanto los sobrecargos como Aeroméxico esperan nuevas resoluciones de los Tribunales Colegiados de Circuito y, eventualmente, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el caso de que este expediente laboral de ASSA sea atraído al máximo tribunal de justicia en el país.

Pero la contratación de sobrecargos no puede esperar a la resolución de este tema que, por cierto, se encuentra sub judice, pendiente de resolución. ASSA, además, tiene la prerrogativa de seleccionar un porcentaje de los sobrecargos que necesita la aerolínea. De no cumplirlo, estaría incumpliendo el contrato colectivo de trabajo. En ese documento se establece claramente que Aeroméxico solicitará a ASSA la selección de sobrecargos, en una relación de tres a uno. En este caso, la asociación podrá reclutar personal para 240 plazas.

En Aeroméxico, Sergio Allard, en la Dirección Ejecutiva Comercial, recibió la notificación de ASSA de que se cumpliría con la cláusula 9 pero que se mantenía viva en el sindicado la defensa para su resolución del conflicto de naturaleza económica.

Ayer, una larga fila de aspirantes a una plaza de sobrecargo en Aeroméxico confirmó que la aerolínea sigue siendo el objetivo de muchos profesionistas que, de ser reclutados, entrarían en una etapa de capacitación -a cargo de ASSA, entre otras instancias- y que, al término de ese periodo, conocerían las condiciones bajo las cuales serán contratados.

Para ese momento, ASSA y Aeroméxico ya esperarían una resolución judicial para estar, como dice la canción “so happy together”.

 

MÁS INFORMACIÓN: Eduardo Tricio, el piloto de la nueva época de Aeroméxico, nota de Arena Pública de noviembre 26 de 2013.