Gobiernos y Finanzas Públicas

Inicia discusión por la reforma energética: Pemex ya no será paraestatal y se abren contratos con la IP

La migración de Petróleos Mexicanos (Pemex) a un régimen fiscal de empresa productiva del Estado y la apertura de contratos con la iniciativa privada, son dos de los principales temas que la reforma energética integra en el dictamen que hoy inició su debate público en el Senado de la República.

08-12-2013 00:00 Por : Arena Pública
A diferencia de la propuesta del PAN, se aprueba el modelo de contrato de producción y prohíbe el de concesión.
A diferencia de la propuesta del PAN, se aprueba el modelo de contrato de producción y prohíbe el de concesión.

El dictamen de 295 páginas -con las propuestas del PAN, el Ejecutivo-PRI y del PRD por separado- fue presentado en la Cámara alta e inició su discusión poco después del medio día de este domingo. El proyecto prevé modificaciones constitucionales a los artículos 25, 27 y 28 de la carta magna.

Uno de los cambios ya anunciados en propuestas anteriores fue la migración de Pemex -y la CFE- de empresa paraestatal a empresa productiva del Estado, con la consigna principal de ser creadora de valor económico e incrementar los ingresos del país.

También propone la creación del Fondo Mexicano del Petróleo -con Banxico como fiduciario- como órgano autónomo de administración de la renta petrolera, que será conformado por un presidente y una Junta de Gobierno determinados por las leyes secundarias de esta reforma (para las que el Legislativo contaría con un año para su publicación).

La iniciativa busca la apertura al sector privado para la exploración y producción de hidrocarburos a través de contratos que serán otorgados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos, organismo que de paso se elevaría a rango constitucional. A diferencia de la propuesta del PAN, se aprueba el modelo de contrato y prohíbe el de concesión.

Dichos contratos y asignaciones a jugadores del mercado energético se tendrán en los lugares en que Pemex no esté en el momento realizando trabajos de exploración y producción, “lo que garantizará que haya no solo competencia sino mayor eficiencia en la extracción de los recursos naturales del país”.

El otorgamiento correrá a partir de una licitación internacional con participación abierta a empresas públicas, privadas, nacionales y extranjeras.

En tanto su regulación, la Comisión Reguladora de Energía será la encargada de revocar o autorizar los contratos, una vez aprobada su autonomía constitucional.

Vale la pena mencionar que se crea la figura de “ronda cero” en las licitaciones, con la que Pemex tendrá preferencia para elegir a qué zonas y proyectos decide invertir antes de recibirse propuestas de empresas y socios distintos a la petrolera mexicana.

En resumen, los principales cambios del dictamen son:

  1. Artículo 25. Modificación para que sean las empresas productivas del Estado las que puedan asociarse con la IP en las actividades de exploración y producción de hidrocarburos, con la aclaración (indicada incluso en cada contrato) de que los recursos energéticos en el subsuelo del país son propiedad de la nación.
  2. Artículo 27. Aprueba el otorgamiento de contratos con la iniciativa privada no solo de servicios sino de producción y exploración a través de modalidades de riesgos compartidos, producción compartida y asociaciones público-privadas; prohíbe el otorgamiento de concesiones pero abre paso a contratos.
  3. Artículo 28. Creación del Fondo Mexicano del Petróleo.

Legisaldores del PRD, por cierto, anunciaron en conferencia de prensa que se reservará la totalidad del dictamen y que se deslindan “tajantemente” de la propuesta de reforma petrolera.

 

A FONDO: Lea aquí el dictamen completo de la reforma energética que el Senado discute desde hoy.