Entrevistas

“El rumbo y el consenso era el Pacto y con su reforma fiscal lo mató″

03-12-2013 12:53

A Ernesto Ruffo Appel, ex gobernador del estado de Baja California –de hecho el primero de un partido de oposición que llegó a ese nivel de gobierno– no le asusta la confrontación con el PRI. Reconoce que el Pacto por México ayudó a llegar a acuerdos pero reprocha que a sectores como el de la manufactura, a las maquiladoras y a los habitantes de las regiones fronterizas se les haya colocado contra las cuerdas.

Los efectos de la reforma energética no se sentirán sino hasta cinco años y eso es demasiado tarde para una empresa. Agrandar
Los efectos de la reforma energética no se sentirán sino hasta cinco años y eso es demasiado tarde para una empresa.

Ernesto Ruffo Appel

“Habrá consecuencias”, advierte y lanza sus dardos contra la negociación para alcanzar la reforma al sector de la energía. Paradójicamente, el hoy senador panista también asume que la inversión podría escaparse ante la falta de competitividad generada por la falta de nuevos combustibles como el gas natural que, en Estados Unidos, ha generado una verdadera revolución y nuevos factores de control económico.

¿Cuáles son las consecuencias para el sector maquilador y para la economía de la frontera luego de lo que sucedió con el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos para 2014?

Es altamente preocupante porque, en efecto, del Impuesto sobre la Renta, más que lo del IVA, va a ponernos fuera de competitividad a nivel nacional. No nada más en la frontera, la maquiladora ya está en lugares como Guanajuato, Aguascalientes, Jalisco; si antes pagaban un peso –por así decir- de ISR, por los cálculos podría ser que ahora tengan que pagar ocho pesos, ocho veces más. Eso los saca de la competitividad con otros países y lo probable es que vayan a estar aquí lo suficiente para liquidar sus operaciones y marcharse a otros países del mundo donde puedan seguir operando.

El caso de la empresa de elevadores Otis reveló que desde hace dos años, algunas entidades de EU no solamente están ofreciendo personal más capacitado sino que están ofreciendo por cada empleo que se genere en su región aplican un factor para que genere deducción de impuestos y estímulos. ¿Esto no es preocupante?

Es correcto, más que nada ellos impulsados por su energía; ellos descubrieron yacimientos de gas natural muy grandes y eso ha bajado el precio de su energía eléctrica y, si se trata de empresas que sean intensas en el consumo de energía eléctrica, nos van a empezar a sacar gran ventaja. La combinación de energía barata con mano de obra altamente capacitada puede lograr que empresas mexicanas, incluso, se vayan a instalar a EU.

¿Hay algunos casos de los que ustedes ya tengan alguna noticia que pudiera pasar? Por ejemplo, Alfa ya está explorando pozos de shale gas en Texas.

Efectivamente, en su parte de energía intensa es la que seguramente están considerando mover. Yo conozco casos de minería, donde tienen que hacer fundición, ya se voltea la fórmula del costo en favor de los norteamericanos.

¿Qué pasa en su estado, después de que se aprobaron estas medidas? Sobre todo en materia de proyectos de infraestructura, la posibilidad de que se apliquen los recursos que se van a cobrar en una especie de compensación.

Esos son asuntos ya de transferencia pero el destino de los impuestos generados en un sector de la población a otro; también, si se invierten en infraestructura, puede regresar a la economía pero el efecto competitivo de dónde puedo lograr los mejores rendimientos o utilidades es el factor que siguen las empresas. Si México en su esquema de utilidades es menos atractivo que otros países, aunque tengan la infraestructura se te van a ir. No es un asunto ya de qué tan bien estás tú para recibirlos sino cuál es su escenario de ganar utilidades, si las pueden ganar con mayor proporción en otra parte del mundo eso es lo que los hace decidir.

Claro que ayuda tener infraestructura y energía barata, sin duda; por eso yo también veo claramente que debemos contar con una reforma energética. La combinación de energía barata con mano de obra competitiva es algo que nos haría campeones para la manufactura del mundo pero no parece que nuestro gobierno esté entendiendo eso, está provocando que se pierda la competitividad en las utilidades de ellos y va a repercutir en el empleo de nosotros. El asunto de la energía, por buena reforma que tengamos, los efectos no se sentirán sino hasta cinco años y eso es demasiado tarde para una empresa, para entonces ya se fueron.

¿Cómo ve los tiempos para la reforma energética? Es muy tarde o todavía hay tiempo, si se aprueba este año o el próximo…

Efectivamente, esto es una situación, una negociación de la visión del país en el mediano y largo plazo que, con el golpe fiscal que han dado a los ciudadanos y empresas, nos deja afuera de la mesa de la competitividad. Si los que estamos en partidos políticos distintos al del presidente Peña Nieto le ponemos clavos a su reforma energética a lo mejor logramos regresarlo a la mesa de negociación para que se restablezca el rumbo y el consenso. El rumbo y el consenso era el Pacto y con su reforma fiscal lo mató. Lo único que podría restablecer las cosas es que se logre que el mismo gobierno representado por el presidente Peña recapacite y vuelva a la mesa y se vuelva a renegociar el asunto fiscal y así estaríamos dispuestos a renegociar el asunto energético.

De otra manera, creo que a muchos de los representantes de las fuerzas políticas distintas al gobierno nos están alineando en contra por su manera absoluta en la que actuó en el asunto fiscal.

¿Cuál fue el incentivo o el objetivo de hacerlo así, fue que le ganaron los tiempos y el manejo de los recursos en 2013 debido al subejercicio no le permitió hacer otra cosa?

Sí, el país no anda bien para el escenario de los siguientes 12 meses ya sea porque no ejerció el Presupuesto o también allá el mundo no anda tan bien, aunque las condiciones macroeconómicas mexicanas están muy bien. No somos un país endeudado ahora, pero el nuevo techo para pedir prestado nos va a endeudar de una manera grave. Aquí pareciera que quiere cambiar el modelo económico del país. Desde 1988, cuando apareció Salinas de Gortari, la política nacional se trasladó hacia la competitividad, la globalización, la apertura del país; hoy pareciera que lo que está buscando es el encierro, quedarnos dentro de nuestro mercado interno y cerrar la relación con el mundo externo y eso, a mi manera de ver, es un error fatal, nos va a costar generaciones de restitución de confianza en el mediano y largo plazo.

¿Teme que se estén dando tres, cuatro, cinco pasos atrás en materia democrática con esto que está sucediendo con el PRI?

Sí. Mi especulación gira en torno a que pareciera que este gobierno nacional está regresando la política autoritaria, centralista y feudal de lo que era México antes de 1988 y eso habla de aquella filosofía del PRI que le llamamos el “nacionalismo revolucionario”. Yo me temo que lo que estamos viendo aquí es una visión política regresiva de México, donde lo que se trata es fortalecer una realidad al estilo de Venezuela, donde hay ya más pobres que se mantienen con el petróleo y así perpetua un sistema político de dependencia absoluta del petróleo, donde se limita la iniciativa y los ímpetus de la clase media. Es un asunto que regresa a aquel presidencialismo autoritario iluminado que lo resolvía todo y no sentado en la capacidad y el entusiasmo de los ciudadanos.

En la exposición de motivos para la Ley de Ingresos, Hacienda pintó un escenario muy preocupante en torno al modelo shelter del régimen maquilador porque decía que ni siquiera se tenía control de cuántos estaban pagando, quiénes llegaban, cómo estaban. En uno de los párrafos se dice: “si no les parece el cambio, que informen en cuánto tiempo se irán del país”. ¿Se necesita modificar el modelo?

Lo que sucede es que ellos desde hace meses, años tal vez, hablan de que el IVA se perdía. Al importar temporalmente las empresas con la tasa cero, mejor ya no se los cobraba el gobierno, pero terminaron vendiendo sus productos en México y se quedaban con el IVA y hablaban de que se lo estaban robando. Pero eso vino exactamente cuando el mismo gobierno produjo una confusión de los sistemas de producción de exportación con los sistemas de producción nacional que luego exportan. Los mezclaron. Al mezclarlos, provocaron un descontrol de la administración del IVA a la exportación y así fue como se les empezó a perder el IVA.

Sí tienen razón en cuanto a que se les perdió el IVA pero fue porque ellos mismos, en las secretarías de Hacienda y de Economía, provocaron un mecanismo confuso que se prestó a la pérdida de estos impuestos y, muchas veces, fue sobre compañías que los amigos de los políticos lograban.

 

(Derechos reservados, Arena Pública 2013)

Comentar