Empresas y Empresarios

Andrés Conesa y el conflicto con sobrecargos de Aeroméxico

08-11-2013 00:00

En medio del proceso de elección de la dirigencia de la Asociación de Sindicatos de Sobrecargos de Aviación (ASSA) que encabeza Ricardo Del Valle, la relación de esa organización de trabajadores con Aeroméxico que dirige Andrés Conesa se complica. De no llegar a un acuerdo en los próximos días sobre el Contrato Colectivo de Trabajo, ASSA emplazaría a una huelga el próximo 15 de diciembre.

Aeroméxico ya contrató a 25 nuevos sobrecargos pero bajo el nuevo contrato colectivo en el que se aceptan menos prestaciones. Agrandar
Aeroméxico ya contrató a 25 nuevos sobrecargos pero bajo el nuevo contrato colectivo en el que se aceptan menos prestaciones.

La razón de que la tensa relación entre Aeroméxico y los sobrecargos empeorara está vinculada con la decisión de la aerolínea de contratar a 25 sobrecargos pero bajo el nuevo contrato colectivo en el que se aceptan menos prestaciones y que, desde hace meses, impugna ASSA.

Con nuevos aviones en los hangares, Aeroméxico necesita personal capacitado y desde agosto pasado dio a conocer que, al menos, contrataría a 85 nuevos sobrecargos.

No ocultó, desde ese momento, que su decisión era firmar contratos a partir del nuevo laudo que se expidió como parte del Conflicto Colectivo de Naturaleza Económica, promovido desde hace varios años y que se ha transformado en el epicentro de la confrontación con ASSA, en donde el apoyo de la senadora Alejandra Barrales ha sido clave para acercar a los dirigentes de esta organización a las autoridades de la Secretaría del Trabajo, a cargo de Alfonso Navarrete Prida, y de la Secretaría de Gobernación a cargo de Miguel Osorio Chong.

Se sabe que, al menos, 25 sobrecargos –algunos trabajadores de Mexicana de Aviación que habían permanecido sin empleo e ingresos desde 2010–  habrían firmado ya el nuevo contrato, lo que representaría un duro golpe a la lucha sindical de esta organización.

La tensión y la necesidad de refrendar los derechos sindicales de los agremiados en ASSA ha sido tal que el pasado 1 de noviembre los dirigentes de esta asociación impidieron la operación de un avión en donde parte de la tripulación estaba conformada precisamente por estos sobrecargos contratados bajo nueva condiciones que, aparentemente, restarían beneficios y prestaciones a todo el gremio.

Aeroméxico aseguró ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje que sus finanzas se estaban viendo afectadas por el incremento e impacto en costos que representaban los sueldos y prestaciones de los sobrecargos.

Mientras tanto los trabajadores aportaron pruebas de la rentabilidad alcanzada por la aerolínea y buscan demostrar que no existe tal descapitalización y que la aerolínea deberá cumplir las condiciones del Contrato Colectivo.

Fue el pasado 31 de mayo cuando los sobrecargos también emplazaron a huelga por la misma razón: su inconformidad por los cambios en la relación laboral que Aeroméxico busca establecer.

Con flota renovada Aeroméxico necesita reducir costos laborales porque se enfrenta a un mercado en el que las aerolíneas de bajo costo -como Interjet y Volaris- firmaron contratos con sindicatos que algunos dirigentes obreros en el sector califican como ‘blancos’. Dicen en ASSA que los nuevos sobrecargos de Aeroméxico tendrán salarios más bajos, más horas de trabajo y menos prestaciones.

 

MÁS INFORMACIÓN: Niegan a sobrecargos de Aeroméxico homologar contratos, nota de Arena Pública de agosto 1 de 2013.

Comentar