Empresas y Empresarios

Casetas telefónicas, ¿en extinción o transformación?

Con más de 36 mil casetas telefónicas de monedas en el país, Maxcom, que dirige desde ayer René Sagastuy, tendrá que decidir durante su nueva etapa si mantiene la operación de un negocio que se encuentra en su ocaso ante la proliferación y dominio de los dispositivos móviles.

04-10-2013 10:08 Por : Arena Pública
Caseta telefónica de Maxcom.
Caseta telefónica de Maxcom.

Si bien los ingresos por casetas telefónicas se transformaron en uno de los rubros con mayor flujo para la empresa, se trata de una de esas actividades clasificadas como sunset business con ingresos decrecientes y en proceso de extinción.

Como Telmex, el otro gran participante en este negocio, Maxcom ha tenido que hacer frente al vandalismo que atenta contra sus inversiones en activos para el funcionamiento de este servicio. Por ahora, la decisión de Maxcom es aprovechar la cobertura que lograron y mantener la operación mientras continúe el flujo, pero buscando ingresos por otros conceptos, como la publicidad asociada.

En 2012 los ingresos por telefonía pública representaron para Maxcom poco más de 7.9% de sus ventas totales; sin embargo, la comparación no es positiva porque en 2011 este indicador fue de 11%. Con ingresos por 174.9 millones de pesos, Maxcom resintió un menor consumo por cabina y la decisión de ya no instalar más puntos de servicio.

A pesar de estar dirigido al segmento de la población con menores ingresos, paradójicamente las casetas de monedas enfrentan un momento complejo ante la decisión de los consumidores de comprar tarjetas telefónicas de prepago e invertir en teléfonos inteligentes para tener acceso a servicios de Internet.

Por ello, se prevé que las casetas telefónicas, como sucede en Estados Unidos y Europa, pudieran ser sustituidas en un par de años por sitios públicos para tener acceso a servicios de telecomunicaciones integrados vía dispositivos móviles. Los famosos hotspots que comienzan a transformarse en un buen negocio para compañías como Telefónica, permitirían incrementar los ingresos por publicidad asociada.

Telmex también analiza ya la transformación de estos negocios y con sólo 700 mil líneas dedicadas a la telefonía pública, también experimenta una caída en los ingresos de tarjetas prepagadas. Pero Telmex analiza desde una perspectiva diferente sus decisiones sobre este negocio, porque su título de concesión sí la obliga a mantener la cobertura social a través de casetas.

Además de Maxcom, una decena de empresas tienen concesiones en este mercado pero ante la situación se encuentran en plena revisión de sus planes.

 

A FONDO: Lea aquí con más detalle los resultados financieros de Maxcom durante 2012.