Empresas y Empresarios

Demandan a Scotiabank por manejo irregular de fideicomiso

Una denuncia por fraude procesal y otra por administración fraudulenta involucran a la filial en México del banco canadiense Scotiabank, que aquí dirige Enrique Zorrilla.

25-09-2013 11:07 Por : Arena Pública

Se trata de un añejo pleito que tuvo su nivel más alto de enfrentamiento judicial durante la gestión de Nicole Reich de Polignac, pero que data de la época del viejo banco Comermex.

Además de los responsables del área jurídica de Scotiabank, los directivos de la división fiduciaria de la institución canadiense son quienes han conocido puntualmente este expediente que involucra los predios en Naucalpan, Estado de México, conocidos como “La Barraca” y “Loma Plana”, con una extensión de más de 180 hectáreas.

Lo grave es que ahora esos predios se ofrecen a la venta a nombre de una empresa que se presenta como Loma Plana, sin contar con la legítima propiedad y aprovechando la emisión de certificados electrónicos.

El caso se remonta a la década de los setenta, cuando Efrén Paniagua Díaz acreditó la propiedad de los predios -bajo las escrituras con folios 136549, 136550 y 136552- y, ante el Notario Público número 10, Tomás Lozano Molina, decidió aportarlos a un fideicomiso bajo la responsabilidad de Comermex, hoy Scotiabank. El valor de esos terrenos se estableció en al menos tres mil millones de pesos.

En agosto de 1998, Paniagua Díaz cedió al empresario Rafael Arnaldo Ortega Esquivel los derechos de los fideicomisos contratados en Scotiabank, institución a la que Ortega Esquivel demandó después en un juicio ordinario mercantil que llegó a la Cuarta Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.

En ese proceso, se declaró la extinción de los fideicomisos pero no se terminó con la responsabilidad de Scotiabank en el caso en el que, según los argumentos presentados ante las autoridades, se perdió por completo el patrimonio comprometido en el fideicomiso.

Resulta que los predios fueron invadidos y la propiedad quedó en entredicho, mediante una serie de juicios sucesorios y testamentarios poco claros, de acuerdo con los afectados.

Rafael Arnoldo Ortega Esquivel reclama ahora a Scotiabank la negligencia con la que se protegió el patrimonio.

Más allá del pleito con un cliente, para Scotiabank el expediente de los predios “La Barranca” y “Loma Plana” representaría un mal precedente en las prácticas jurídicas en las que se ha visto involucrado un banco canadiense con un alto nivel de exigencia ética en el manejo de sus negocios.

Para los canadienses no hay espacio para claroscuros. Sus lineamientos generales de actuación son claros y los determina su Junta General de Gobierno y su Consejo de Administración.

El caso sigue vivo en tribunales.

 

MÁS INFORMACIÓN: Las fichas de Zorrilla y la estrategia de Scotiabank, nota de Arena Pública de septiembre 19 de 2013.