Empresas y Empresarios

La expansión de Banco Azteca en AL bajo amenaza por oleada regulatoria contra la usura

El rentable modelo de negocios de Ricardo Salinas Pliego en el sector bancario avanza como nunca y los “pagos chiquitos” son ya un producto de exportación a Centro y Sudamérica. Pero ahora el empresario se enfrenta a la ola legislativa que crece en la región buscando imponer topes a las tasas y nuevas regulaciones a su modelo bancario.

06-08-2013 00:00 Por : Arena Pública
El exitoso negocio de Salinas Pliego que se extiende por América Latina también requiere de buenos abogados.
El exitoso negocio de Salinas Pliego que se extiende por América Latina también requiere de buenos abogados.

Con estrictos controles en gastos, bajos costos de fondeo, control de cartera vencida, y un suculento negocio de créditos en la compra de bienes de consumo duradero a través de las tiendas Elektra; el empresario Ricardo Salinas Pliego cierra el círculo y ve crecer sus ganancias financieras en América Latina convirtiéndose en la fuente de financiamiento para la población de menores ingresos.

El negocio le ha redituado. El regiomontano Salinas Pliego -fundador de Grupo Salinas- tiene una fortuna que se calcula en 11 mil millones de dólares y es uno de los hombres más ricos de México.

El empresario mexicano ya tiene presencia en ocho países desde Estados Unidos hasta Brasil, haciendo de los créditos a la base de la pirámide de la población un negocio en pleno crecimiento pero con márgenes diferenciados en función de los obstáculos regulatorios que encuentra a su paso.

Si bien los detractores del negocio de Salinas Pliego aumentan, el empresario mexicano también gana el reconocimiento de analistas interesados en la combinación de factores con los que Banco Azteca eleva la derrama crediticia de su banco en mercados en los que la gran banca comercial de la región -generalmente extranjera- no parece interesarse mucho.

Un modelo que ha hecho de Banco Azteca el único banco mexicano con sucursales en el extranjero en un hecho inédito.

Rentabilidad que levanta cejas

En Guatemala, Panamá y El Salvador los bancos de Ricardo Salinas Pliego registran márgenes altamente rentables que van desde el 30 hasta el 100 por ciento en un esquema de pagos semanales “chiquitos”, característico de las ventas de Elektra, su potente brazo comercial.

Sin embargo son estos márgenes los que han llamado la atención de los críticos dentro y fuera de los gobiernos de los países en los que opera, crítica que se ha recrudecido en los últimos meses y que ha levantado una oleada de acciones desde los congresos hasta organismos ciudadanos.

De allí que el exitoso negocio de Salinas Pliego que se extiende por América Latina también requiere de buenos abogados. La defensa en tribunales contra decisiones de organismos regulatorios y la agresiva cobranza y gestoría para la recuperación de créditos, forma parte de la ecuación que ha hecho rentable lo que ya se conoce como The Salinas Way en el negocio bancario en Centro y Sudamérica.

Una ola  de cuestionamientos respecto a las tasas de interés que cobra Banco Azteca viene alimentando la aparición de nuevas legislaciones para la protección de los usuarios de éstos financiamientos, fenómeno que comienza a fortalecerse en Centro y Sudamérica.

Algunos países de la región, más allá de fijar límites máximos a las tasas de interés, aumentaron las políticas de vigilancia y las regulaciones para intermediarios con participación en el negocio de los microcréditos. Una tendencia que se ha extendido en la región y que generó una reducción de las carteras de crédito en riesgo, según la consultoría Microfinance Information Exchange (MFIE), con sede en Washington.

El mercado de los microcréditos en Centro y Sudamérica, de acuerdo con estimaciones de MFIE, ya representa al menos 22,000 millones de dólares, un crecimiento de 45 por ciento, respecto de los 12,000 millones de dólares alcanzado en 2008. Pero a juicio de algunos legisladores y analistas de la región esta dinámica ha generado algunas distorsiones en materia de comisiones y tasas.

Antonio Echeverría Veliz, diputado salvadoreño del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) dijo que la recién aprobada Ley contra la Usura en el Poder Legislativo de El Salvador, ya tiene seguidores en Perú, Uruguay y Honduras.

“Fuimos a Honduras,  estuvimos con legisladores de Guatemala que querían información sobre el proceso de aplicación de la Ley contra la Usura en El Salvador. Hicimos una visita a Uruguay en donde ya existe una ley contra la usura pero que deben mejorar. Parece que la legislación que aprobamos  puede ser aplicada en otros países”, dijo Echeverría en entrevista.

A partir de la aprobación de esta legislación en El Salvador, Banco Azteca limitará a 90 por ciento las tasas de interés que cobra a sus clientes y descartará de su modelo de ingresos los réditos por hasta 300 por ciento anual para microcréditos de entre 1,000 y 2,000 dólares. El margen del negocio bancario para Banco Azteca en este país es superior al 53 por ciento.

De acuerdo con el análisis que hace Fitch Ratings Centroamérica de las cifras de Banco Azteca en Guatemala -país en el que el banco mexicano opera desde hace seis años- los márgenes del banco de Salinas Pliego son superiores al 107 por ciento, uno de los más altos en la región. Y es precisamente en Guatemala en donde se impulsa una nueva legislación para tarjetas de crédito a fin de regular las tasas de interés, comisiones y el sobreendeudamiento.

Por ello y ante el riesgo de contagio en la región Luis Niño de Rivera, director de Banco Azteca, se ocupó personalmente del cabildeo ante el Congreso de El Salvador para sensibilizar a los legisladores de ese país sobre las consecuencias en la disponibilidad de crédito que tendría esta nueva Ley contra la Usura, así como el control de tasas que ya se contempla en el reglamento que el Banco Central de El Salvador tendrá listo a partir del primero de agosto próximo.

Echeverría dice que el mercado de microcréditos en El Salvador vale al menos 2,000 millones de dólares y que la participación de Banco Azteca sería del 20 por ciento, con unos 180,000 financiamientos vigentes.

“Ese fue el cálculo que hicieron los propios directivos de Banco Azteca al explicarnos el impacto que tendría la Ley contra la Usura en sus operaciones”, indicó Echeverría, quien aseguró que como bancada del FMLN no están en contra de que los bancos privados y extranjeros hagan negocios, pero sí que los concreten con criterios morales y justos.

“Platicamos con ellos (con Banco Azteca) y vamos a estar en comunicación para monitorear y corregir lo que sea necesario en esta nueva Ley contra la Usura”, apuntó el legislador.

Fitch Ratings asegura que en su franquicia de El Salvador, Banco Azteca cuida en extremo cada gasto de su operación financiera luego de que sus márgenes se han visto afectados en los últimos meses.

En aquel país Salinas Pliego ha decidido no integrar en el negocio bancario la operación de las tiendas Elektra. Y es que Echeverría recuerda que Salinas Pliego decidió cerrar las operaciones de sus tiendas de electrodomésticos y venta de motos ante el creciente número de quejas en El Salvador. Hoy le ha quedado el negocio bancario y el de la televisión.

Un modelo millonario

Para crecer en esta región, Ricardo Salinas Pliego también reinvierte utilidades y se fondea a través de depósitos directos porque su acceso al mercado de valores ha estado limitado luego de las sanciones que le impuso la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) por operaciones realizadas en 2003 a través de la filial de Elektra, Codisco.

Ese episodio, incluso, constituyó un freno para que en Honduras autorizaran la licencia bancaria que, al final, fue otorgada pero con una serie de observaciones de las autoridades locales sobre las razones y omisiones en el derecho de los inversionistas minoritarios del mercado de valores que llevaron a la SEC a multar a Salinas Pliego y a varios de sus directivos.

En Honduras, después de que la entrega de la licencia a Banco Azteca estuvo precedida por una intensa batalla legal, las autoridades financieras siguen cuestionando el modelo de negocios de Salinas Pliego. La respuesta del empresario mexicano se ha dado en los tribunales.

En enero pasado, el gobierno de Honduras reconoció que Banco Azteca de Honduras ganó una demanda a la Comisión Nacional de Bancos y Seguros por daños y perjuicios.

Consultada sobre este caso, la ex presidenta de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros de Honduras, Ana Cristina Mejía de Pereira, no quiso comentar el expediente. Fue Mejía de Pereira la funcionaria quien al frente del organismo regulador negó a Salinas Pliego la licencia para operar en el mercado bancario debido al caso Codisco.

Así, la relación entre las autoridades bancarias de Honduras y Banco Azteca es tensa. El banco de origen mexicano fue multado recientemente por la emisión de tarjetas de crédito sin contar con autorización. Pero Salinas Pliego no tiene intención de salir de Honduras.

Con capital propio, algunas emisiones locales y los propios depósitos de sus clientes, invierte en tecnología y reduce al máximo los costos de operación a pesar de la intensa cobranza que realiza para reducir la cartera vencida. Ese es su círculo virtuoso: gana mucho, invierte y aumenta su participación de mercado.

Banco Azteca, cuyos resultados se consolidan a través del Grupo Elektra, reportó al primer trimestre de este año que su cartera bruta consolidada suma ya más de 73,400 millones de pesos con un crecimiento de 49 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

La operación de Banco Azteca en México representa 62,273 millones de pesos mientras que el nuevo negocio en Estados Unidos de financiamientos con descuento a nómina, Advance America, suma 3,060 millones de pesos. El resto: 8,067 millones de pesos constituye el monto del negocio bancario en Centro y Sudamérica.

La tasa de morosidad en las operaciones de Banco Azteca es de 8.4 por ciento gracias a una intensa cobranza que ha generado críticas de organizaciones de deudores. Otra de las subsidiarias de Elektra es la llamada Procuraduría de Cobranza Judicial que se encarga de realizar una agresiva búsqueda de los deudores del banco y de la tienda de autoservicio. En México, esta empresa privada ha sido denunciada por sus prácticas de cobranza. El objetivo para las empresas del Grupo Salinas: Credimax, Milano, Elektra, Banco Azteca, es recuperar el financiamiento otorgado.

A casi una década de iniciada su expansión hacia América Latina el presidente del Grupo Elektra sigue apostando fuerte a su agresivo modelo de financiamiento a los sectores populares en una región que -a pesar del crecimiento reciente de las clases medias- aún exhibe un porcentaje mayoritario de población con bajos ingresos fuera del radar de la gran banca comercial.

Ahora el exitoso Salinas Way se ve amenazado por nuevas regulaciones que se multiplican por toda la región.

 

A FONDO: Lea aquí el más reciente reporte de resultados de Grupo Elektra ante la BMV.

MÁS INFORMACIÓN: El tope colombiano a las tasas de interés para microcréditos, nota de Arena Pública de agosto 6 de 2013.

MÁS INFORMACIÓN: La Procuraduría de Salinas Pliego, ¿confusión intencional?, nota de Arena Pública de julio 22 de 2013.