El Observador

La autocrítica ausente

16-07-2015 20:25

El 19 de junio la selección mexicana de fútbol perdió 2-1 en contra de Ecuador en lo que fue su último partido disputado en la Copa América que se celebró en Chile. Con esa derrota México fue el primer equipo eliminado del mas importante torneo de fútbol del continente.

Al día siguiente leí en la prensa que el entrenador Miguel Herrera se quejó amargamente por la mala calidad del arbitraje del torneo.

La Jornada publicó el sábado 20 las declaraciones que hizo ‘El Piojo’ a una televisora al terminar el encuentro: “Hacen tonterías, no pitan bien, porque ha sido un desastre la copa en el arbitraje. No ha habido uno que podamos decir que salió tranquilo de la cancha sin cometer errores garrafales. Están más pendientes de lo que pasa afuera. No saben hacer su trabajo y vienen a culpar a los jugadores”.

Y en la conferencia de prensa el entrenador de la selección no quitó el dedo del renglón cuando se le preguntó sobre si México debe seguir asistiendo a la Copa América. “No me corresponde decidir, pero si vamos a venir, que por lo menos sean parejos, no podemos recibir tantos faules, al Tecate nos lo sacan a patadas de la cancha, penales que no te marcan, golpes que no te marcan…”

Un mes antes, el 21 de mayo, la edición en línea de La Jornada publicó la decisión de la secretaría de Hacienda de reducir el pronóstico de crecimiento de la economía para 2015 a un rango de 2.2 a 3.2 por ciento con el siguiente encabezado: “SHCP: El frenón en la economía, por culpa del petróleo”.

En la nota se leía, aludiendo al sub secretario Fernando Aportela: “En su mensaje, el subsecretario de Hacienda justificó que la marcha de la economía mexicana se mantiene en un “crecimiento balanceado” y conforme a lo esperado, pero impactada por el incierto panorama internacional y la volatilidad de los mercados internacionales”. Y continuaba la información de La Jornada: “En el primer trimestre del año, dijo, la economía se vio impactada tanto por los precios y caída en la producción petrolera, como por un menor dinamismo de la economía estadunidense”.

El lunes 13 de julio el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ofreció una conferencia de prensa en conjunto con la titular de la Procuraduría General de la República, para dar la versión del gobierno –por vez primera- sobre la fuga del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, ‘El Chapo’, de la cárcel de alta seguridad de El Altiplano el sábado 11 por la noche.

La nota que publicó el diario digital Animal Político el martes 14 de julio, firmada por Omar Sánchez de Tagle, tenía el siguiente encabezado: “El Chapo pudo fugarse por los protocolos de derechos humanos: Gobernación”.

En el resumen de la información Animal Político añadió: “En conferencia de prensa, el funcionario afirmó que ‘por razones de derechos humanos, de respeto a la intimidad’, la videovigilancia tenía dos puntos ciegos, mismos que ‘el Chapo’ aprovechó para planear su fuga del penal”. Y la nota agrega: “Además, Osorio Chong explicó que, aunque ‘el Chapo’ portaba un brazalete preventivo, éste no contaba con GPS de localización ‘pues es la propia Comisión Nacional de los Derechos Humanos quien no permite el uso de brazaletes dentro de los penales”.

En la conferencia de prensa el secretario de Gobernación defendió el nivel de seguridad del penal del que escapó ‘el Chapo’. Dijo Animal Político: “Durante la conferencia, Osorio Chong defendió la seguridad que hay en los centros federales de readaptación social y afirmó que todos ‘operan bajo estricto cumplimiento de protocolos de seguridad y de estándares internacionales requeridos en los penales de máxima seguridad”.

Este 16 de julio por la mañana leí un despacho de El Universal fechado en París con los pormenores de la reunión que tuvo el presidente Enrique Peña Nieto con empresarios mexicanos y franceses en el Foro Económico Medef-Coparmex. Allí el Presidente abordó los malos resultados de la primera licitación de campos petroleros en la llamada Ronda Uno.

Decía la nota de El Universal: “Esta mañana, el presidente Enrique Peña Nieto advirtió que en la licitación de la Ronda Uno se acreditó una gran transparencia pública y se logró aprendizaje al ser el primer paso en la apertura del sector energético nacional a la Iniciativa Privada”.

Y un día antes, el miércoles 15 de julio en entrevista con Carlos Loret de Mola en Radio Fórmula, el senador priista David Penchyna dijo textualmente respecto a las críticas que recibió el gobierno por los resultados de la Ronda Uno: “La verdad no sé si son analistas, porque en el contexto de una nota donde pareciera que algunos nos gusta auto cercenarnos como país y lo que son grandes y buenas noticias hacerlo menos”. 

Y añadió el senador en aquella entrevista: “Hoy es un día histórico para México porque con la máxima transparencia en toda la experiencia internacional, que hoy los mexicanos nos dimos cuenta de que sí se puede combatir la corrupción pese a los precios bajos del petróleo”.

En todas estas respuestas hay una ausencia de la necesaria autocrítica que requiere el país para avanzar. La ceguera que proviene de la autocomplacencia de nuestra clase gobernante, fincada en la nula rendición de cuentas, es un riesgo de alto calibre. Como dijo Octavio Paz: “La sociedad liberal se paralizará si deja de ser autocrítica”.

Pues bien; allí estamos: paralizados.

Comentar