OHL ¿La nueva 'Casa Blanca'?

18-05-2015 08:08

Finalmente ayer el gobernador Eruviel Ávila echó a su secretario de Comunicaciones del Estado de México, Apolinar Mena Vargas, el mismo que aparece en las grabaciones telefónicas acordando con toda desfachatez con el ahora ex ejecutivo de la empresa española OHL México, Pablo Wallentin, el pago de sus vacaciones navideñas para él y su familia en un lujoso hotel de la Riviera Maya.

Tuvieron que transcurrir 12 días además de la salida de Pablo Wallentin de la empresa española, para que Mena Vargas fuera cesado de su cargo bajo el encubrimiento de una ‘renuncia’, como acostumbra la vieja clase política mexicana para formalmente no ensuciar las manos de los jefes.

Si bien Apolinar Mena también ha sido sancionado económicamente con 189 mil pesos por no haber cumplido con la ley de responsabilidades de los servidores públicos como informó ayer el propio gobernador, un asunto de estas dimensiones está lejos de quedarse solo en un cohecho.

Claro que la conversación entre Wallentin y Mena Vargas es sintomática de las relaciones de corrupción establecidas entre OHL y los funcionarios del gobierno del Estado de México desde hace tiempo atrás. Pero si bien el burdo pago de favores a un funcionario del gobierno local es evidente, lo que está detrás y que también revelan las grabaciones telefónicas, es mucho mas grave. 

Existen fuertes indicios de que los contratos y las modificaciones a las concesiones que autorizó el gobierno local favorecen a la compañía constructora en contra de las finanzas estatales y de los propios usuarios de las carreteras concesionadas a través de incrementos desmesurados de las tarifas de peajes.

Así lo dejan ver los resultados financieros que presentó OHL México al primer trimestre de 2015. Sus ingresos por peajes aumentaron 25% y sus utilidades de operación más depreciación (UAFIDA) crecieron 47% en el último año. 

Si bien Sergio Hidalgo, el director general de OHL México, explica que estas muy buenas cifras han crecido “gracias a la buena aceptación por parte de los usuarios”, los datos muestran que ha sido el fuerte crecimiento de las tarifas promedio que pagaron los usuarios (cuota media pagada) la razón principal del crecimiento de sus ingresos y utilidades; más allá del crecimiento en el tráfico medio diario. 

La Autopista Urbana Norte –la segunda de OHL con mayor tráfico- incrementó su tarifa promedio pagada en 35.1% en un año. Estas mismas tarifas promedio se incrementaron 15.8% en el Viaducto Bicentenario en los últimos doce meses; mientras que el Viaducto Elevado Luis Cabrera incrementó sus tarifas promedio pagadas en 16.9% y el Circuito Exterior Mexiquense en 9.3%.

Así que, por lo visto, OHL tiene carta abierta para incrementar sus tarifas de peaje prácticamente a su antojo. Y no lo oculta.

La propia OHL señala en su Reporte Anual 2014 que le fue autorizado en la modificación al título de concesión del Viaducto Bicentenario cuatro aumentos en las tarifas de peaje, de 25% cada uno, entre 2013 y 2016; así que legalmente tendría derecho a aplicar estos aumentos a las tarifas. 

Ya Eruviel Ávila ha congelado momentáneamente cualquier incremento de tarifas en los peajes a fin de que avancen las investigaciones y las auditorías financieras, de construcción y contables que ordenó a la Contraloría, con la coadyuvancia de la Función Pública y el apoyo de Pricewaterhouse y Transparencia Mexicana.

El asunto es que la mayor parte de estas concesiones y modificaciones vienen del régimen anterior, cuando Peña Nieto gobernaba el estado. De hecho la modificación al título de concesión del Viaducto Bicentenario por el cual se le autorizan los cuatro incrementos tarifarios, de 25% cada uno, hasta 2016, se le dio en julio de 2011, siendo aún Enrique Peña Nieto gobernador del Estado de México y Gerardo Ruiz Esparza secretario de Comunicaciones del estado.

La pregunta es la misma que en el asunto de la ‘Casa Blanca’ que investiga Virgilio Andrade, el titular de la Función Pública. ¿Hasta dónde realmente llegará Eruviel Ávila –el sucesor de Peña Nieto en la gubernatura- con la auditoría y la investigación sobre las concesiones y modificaciones a las concesiones autorizadas a OHL México? ¿Acaso Ávila como Andrade no fueron puestos en sus encargos por Peña Nieto?