La tasa del secretario

05-02-2015 08:21

Por la entrevista que le hizo Carlos Marín para Milenio Televisión el martes pasado es que supimos que Luis Videgaray pactó la compra financiada de una residencia en Malinalco a una filial del Grupo Higa a una tasa de 5.31%.

Ya el viernes anterior, durante la conferencia de prensa que ofreció el ahora secretario de Hacienda para dar a conocer el recorte al gasto público, el corresponsal de Bloomberg en México, Brendan Case, le había lanzado esta misma pregunta sin obtener respuesta del secretario. Pero el cuestionamiento del periodista estadounidense hizo revivir un espinoso asunto que el diario The Wall Street Journal había dado a conocer el 11 de diciembre. La respuesta llegaría por la vía de una entrevista en Milenio una vez pasado el ‘puente’ vacacional, quizá en el ánimo de atajar un nuevo vendaval periodístico.

¿A qué precio obtuvo Videgaray el financiamiento de una residencia de 7.5 millones de pesos cuando era Coordinador General para la Transición Gubernamental del presidente electo Enrique Peña Nieto, en octubre de 2012, a pocas semanas de que fuera designado secretario de Hacienda y Crédito Público?

La pregunta sobre la tasa de interés no era un asunto trivial en un presunto caso de conflicto de interés al adquirir una lujosa propiedad a Juan Armando Hinojosa Cantú un empresario, proveedor y contratista del gobierno del Estado de México, cercano al presidente Peña Nieto y a Luis Videgaray y quien también vendió y financió la residencia de las Lomas de Angélica Rivera, esposa del Presidente.

Tampoco la tasa de interés era un asunto menor porque el secretario de Hacienda en respuesta directa a la publicación del WSJ y queriendo desestimar cualquier conflicto de interés dijo textualmente que “el acuerdo (de la compra-venta) estaba dentro de los parámetros del mercado”. Con ello Videgaray pretendía zanjar cualquier especulación en torno a un posible precio preferencial que hubiere obtenido por la compra de la residencia y, también, la obtención de una tasa de financiamiento favorable. Es decir, fuera de los parámetros que imperaban en los mercados inmobiliario y de crédito en octubre de 2012.

Algunos han cuestionado el bajo precio que pagó el secretario por ese inmueble, aduciendo las cotizaciones de mercado de inmuebles similares en un fraccionamiento de lujo como Malinalco. Puede ser y solo requeriría un muestreo de precios de mercado para cotejar si el secretario mintió.

Pero lo que ya se sabe a ciencia cierta es que el costo del financiamiento de esa compra no se dio “dentro de los parámetros de mercado” como dijo Videgaray. Las tasas hipotecarias promedio de aquel momento superaban el 12% según la información del Banco de México e incluso hoy en día las tasas hipotecarias se mueven en un rango del 9% al 12% a plazos superiores a 20 años.

Así que el crédito que obtuvo Videgaray de la filial de Grupo Higa -de 5.31%- fue una verdadera ganga –un regalo- que le significó un descuento de casi 60% en el pago de los intereses de ese crédito. En una nota que ayer publicó Reforma se calculó que con esta tasa reducida y durante los 15 meses que mantuvo la hipoteca, Videgaray se ahorró 650 mil 877 pesos en pagos de intereses en ese tiempo.

¿Acaso no es evidente que existe un trato preferencial implícito en esa reducida tasa de interés dada por un proveedor del gobierno a un virtual funcionario federal? ¿Acaso no es ‘un regalo’ de miles de pesos? ¿Qué implicaciones fiscales tiene una operación de compra-venta bajo estas características?

 

MÁS INFORMACIÓN: Peña se somete a la prueba del ácido: la SFP dirá si hubo conflicto de interés con la Casa Blanca. Nota de Arena Pública del 3 de febrero del 2014.

MÁS INFORMACIÓN: A dos semanas de Mensaje por la Paz, asoma nuevo conflicto de interés. Nota de Arena Pública del 12 de diciembre del 2014.