El Observador

Peligrosa informalidad

21-04-2014 09:02

Me temo que -con todo- la economía mexicana sigue siendo una “fábrica” generadora de empleos informales que pone en riesgo cualquier política pública que se propone elevar la competitividad de la economía y el bienestar de la población.

La informalidad es el cáncer de la economía que multiplica la ilegalidad, encarece la inversión, empobrece al gobierno y perpetúa la pobreza. Y en México la economía informal sigue creciendo. Casi 60% de la fuerza laboral del país se encuentra en la economía informal y en los últimos años los indicadores nos señalan que los nuevos empleos se están generando mayoritariamente en la economía informal, lo que muestra que la formalización de la economía aún es una lejana aspiración.

Veamos los datos recientes en materia de generación de empleos. En el primer trimestre de 2013 y 2014 la generación de nuevos empleos afiliados al Seguro Social fue de 219 mil y 256 mil, respectivamente, cifras menores que las registradas en el mismo trimestre de 2012, 2011 y 2010; sin embargo, la tasa de desempleo que calcula INEGI ha sido menor en los meses de enero y febrero de este año, en comparación con las de 2013.

Esta aparente contradicción podría ser explicada por la generación de empleos informales tanto en el ámbito urbano como rural. Mientras que la tasa de desempleo abierta que calcula INEGI revela que está creciendo la población ocupada en el país, los datos del IMSS nos dicen que estos nuevos empleos no se están generando en el sector formal, sino en la informalidad.

Es bien sabido que el sector informal es un “amortiguador” para el mercado laboral en situaciones de crisis económica o de estancamiento-recesión como lo que ha vivido la economía mexicana en el último año y medio. Así que la menor generación de empleos formales que hemos visto en los últimos meses -particularmente en el sector servicios- se ha compensado con diversas ocupaciones en el sector informal que incluyen el ambulantaje y el empleo en pequeños negocios familiares, incluso sin remuneración económica. Hay que tomar en cuenta que 64% de la población joven ocupada del país labora en condiciones de informalidad, mientras que de los jóvenes no adultos (entre 15 y 17 años de edad) que se han incorporado al mercado laboral, 89% trabaja en condiciones de informalidad.

Todo indica, entonces, a que en los últimos años se han seguido ensanchando las condiciones de informalidad en el mercado laboral del país con el consiguiente deterioro de la productividad y de la competitividad de la economía.

Es evidente que a la economía le urge crecer como se ha dicho recientemente hasta la saciedad para impulsar las reformas económicas que ahora están a discusión en el Congreso. Es probable que las reformas apuntalen de alguna manera ese crecimiento económico sostenido que se requiere.

Pero sobre todo al país le urge un plan integral para hacer crecer la economía formal, comenzando -por ejemplo- con reformar las políticas sociales que han contribuido al crecimiento de la informalidad.

SÍGALE LA PISTA…

¿Qué oportunidades existen en México para los emprendedores jóvenes?, se pregunta el periodista e historiador Andrew Paxman en su Blog de Arena Pública (www.arenapublica.com) a raíz de comentar el libro Steve Jobs de Walter Isaacson. Paxman pone luz en dos aspectos: La ausencia del gobierno como actor en la vida de Jobs y la fortuna de contar con fuertes instituciones -como escuelas públicas- hasta firmes garantías para la propiedad intelectual.

Comentar