Las compras de Slim

17-01-2014 18:06

Ayer se conoció que América Móvil aumentará su participación en Telekom Austria hasta un 26.8 por ciento, después de la transferencia de una participación de la familia Slim a Carso Telecom, que es la división europea de América Móvil.

Con esta operación, el grupo del magnate mexicano alcanzó una minoría de bloqueo en la empresa austriaca y todo parece indicar que se prepara para una mayor ampliación de su participación accionaria en Telekom Austria, después de que el año pasado desistió de lanzar una OPA para hacerse de la totalidad accionaria de la holandesa KPN, en una jugada estratégica de Telefónica de España que se quedó con la división alemana de KPN.

Simultáneamente se conoció de una compra más de América Móvil en el mercado estadounidense. A través de su subsidiaria Tracfone Wireless en el vecino país del norte, adquirió Start Wirless Group, un operador virtual móvil con 1.4 millones de clientes que se suma a los 23 millones de usuarios que ya posee Tracfone a través de servicios de datos, voz y mensajería; en una clara estrategia de penetración del mercado de prepago estadounidense, con una gran presencia latina, y con fuertes enlaces con sus 265 millones de usuarios móviles en América Latina y casi 70 millones de clientes en telefonía fija.

El negocio de telecomunicaciones de Slim no ha parado de crecer en el continente. Pero con todo este crecimiento a lo largo y ancho del continente americano en los últimos años, especialmente en Sudamérica; el mercado mexicano sigue siendo la piedra angular del estado de resultados de América Móvil y la pieza clave en la generación de ingresos y de utilidades para las arcas de Slim.

Para América Móvil, México representa el 35 por ciento de sus ingresos totales, el 59 por ciento de sus utilidades operativas y poco más del 45 por ciento del EBITDA que genera. Es decir, simple y sencillamente, el dominio del 70 por ciento del mercado mexicano por parte de Telcel, sigue siendo factor fundamental para los buenos resultados en el consolidado de América Móvil a nivel global.

De allí que para los negocios y las finanzas de Slim, no sea cosa menor la discusión actual sobre las nuevas reglas en el mercado de las telecomunicaciones a partir de la reforma constitucional aprobada por el Congreso el año pasado. Ya en los últimos años, las presiones por una mayor competencia, las nuevas reglas aplicadas por los reguladores y el declive de la telefonía fija, surtieron efecto con mayores presiones a los márgenes de ganancias en las empresas del sector, principalmente en Telmex y Telcel.

Ahora, estas presiones se redoblan con las reformas impulsadas por el gobierno y las leyes secundarias, así como las nuevas atribuciones otorgadas al recién creado Instituto Federal de Telecomunicaciones, Ifetel, que empujan aún más a América Móvil a diversificar sus ingresos en nuevos mercados, como el europeo, que está en proceso de consolidación.

De allí que no es nada descabellado prever que las compras de Slim en otros mercados, como el estadounidense o el europeo, se intensifiquen en este 2014; aunque el tiempo de las gangas, derivado de la crisis, parecen haberse esfumado.

 

SÍGALE LA PISTA…

Las apuestas sobre movimientos de personajes clave en el sector energético comienzan a multiplicarse. Al interior de Pemex, de la secretaría de Energía, de la Comisión Federal de Electricidad y hasta de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, crecen los rumores sobre cambios en sus titulares y en sus equipos. Al tiempo.