Azcárraga, ¿objetivo del gobierno?

18-11-2013 00:00

Es muy probable que en los próximos días se den a conocer noticias importantes sobre el penoso caso Mexicana de Aviación, uno de los asuntos corporativos que con toda desfachatez ha exhibido la viciosa relación entre políticos en el poder, instituciones de justicia y empresarios. Por cierto, relaciones nada novedosas en México, porque han sido -desde siempre- lugar común en el sector de la aviación del país.

De acuerdo con un reportaje de Arena Pública publicado el pasado viernes, las investigaciones que han seguido las autoridades de la Procuraduría Fiscal de la Federación y la Unidad de Inteligencia Financiera, ambas dependientes de la SHCP, se enfilan hacia la integración de un expediente que confirma que el empresario Gastón Azcárraga –primo de Emilio Azcárraga, presidente de Televisa; y quien fuera presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, el club empresarial más poderoso del país- efectivamente se benefició de los recursos de la compañía aérea que fue rescatada por el gobierno federal con recursos del Instituto de Protección al Ahorro Bancario, IPAB, a favor de sus empresas en el Grupo Posadas.

La investigación –según el reportaje- se encamina a fincar responsabilidades legales en contra del empresario por los delitos de administración fraudulenta, lavado de dinero y defraudación fiscal; por lo que en cualquier momento –una vez terminado de integrar el expediente- las autoridades judiciales podrían girar órdenes de aprehensión en contra del otrora prominente empresario del sector turístico y de sus socios.

Según el reportaje, que cita a fuentes de la Procuraduría Fiscal de la Federación, las autoridades buscarán demostrar que Azcárraga “incurrió en una administración fraudulenta de los activos y operaciones de Mexicana de Aviación que se vendió, previo saneamiento financiero, a cargo de recursos del gobierno federal vía el IPAB. Al consolidar esa administración fraudulenta, Azcárraga utilizó ‘recursos de procedencia ilícita’ para beneficiar a sus empresas e incurrir en delitos de defraudación fiscal que son investigados en la Fiscalía de Delitos Fiscales y Financieros. En la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SEIDO), a través de su Unidad de Lavado de Dinero, también se preparan a consignar una demanda en contra de Gastón Azcárraga. En las indagaciones de las autoridades de la Procuraduría General de la República, PGR, se analizan los estados financieros del Grupo Mexicana de Aviación, integrado por Compañía Mexicana de Aviación, Aerovías Caribe, Aeromexpress, Servicios Corporativos de Personal y Turborreactores. También se investigará el proceso de venta a Gastón Azcárraga y sussocios”.

Uno de los aspectos más relevantes de la investigación que siguen las autoridades, es el destino de los recursos del millonario fondo de pensiones de los trabajadores que administraba la compañía al momento de su venta y que sencillamente desapareció y del que ahora nadie responde. Como tampoco hay respuestas acerca de la venta presuntamente fraudulenta de la Torre de Mexicana en la Ciudad de México. Mucho menos hay claridad acerca de los pormenores de la operación y del precio de venta de la aerolínea propiedad de la estatal Cintra -que presidíaAndrés Conesa- durante el gobierno panista de Vicente Fox, al empresario y a sus poderosossocios entre los que figuraban Ángel Losada, Laura Diez Barroso, Ricardo Amtmann Aguilar, Juan Gallardo Thurlow, entre otros que se habrían beneficiado de su relación con los gobiernos del PAN.

En fin. Habrá que ver hasta dónde llega el gobierno de Enrique Peña Nieto con un caso que, a todas luces, se configura como un verdadero atraco a las finanzas de la prácticamente quebrada aerolínea estatal y de sus trabajadores, y en el que están involucrados empresarios de enorme influencia, así como figuras políticas y ex funcionarios públicos de los gobiernos panistas deVicente Fox y Felipe Calderón.

¿Acaso será éste –al igual que ocurrió con Elba Esther Gordillo- un nuevo golpe de Peña Nieto?