El Observador

El “momentum” automotriz de México

11-11-2013 10:12

Cuando se describe a la industria automotriz asentada en México, realmente se está hablando de otro México. De uno que atrae inversiones en abundancia, de uno que genera empleos especializados, de uno que exporta miles de millones de dólares y de un sector que tiene un futuro inmediato promisorio.

Por su dimensión, dinamismo y trascendencia económica la industria automotriz ya se cuece aparte entre los sectores económicos del país. Solo para ejemplificar: en el estado de Aguascalientes la producción automotriz ya representa más de una tercera parte de la producción bruta total anual del estado, más de tres cuartas partes de todas sus exportaciones anuales y hasta el 80% de la inversión extranjera directa que capta esta entidad federativa. Para Aguascalientes la industria automotriz tiene una importancia fundamental en su desarrollo económico futuro. Pero también ya es el caso de algunos otros estados como Puebla, Chihuahua, Guanajuato, San Luis Potosí o Sonora.

Pero esta tendencia continuará. La esperada recuperación de la economía mundial en los próximos años fortalecerá la demanda en los países desarrollados por lo que se espera que de aquí al 2020 se incremente aún más el peso económico de la industria automotriz en el norte y centro del país y, claro, en toda la economía nacional.

Según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, AMIA, en los primeros diez meses del año la producción de vehículos ligeros alcanzó 2,513,549 unidades, esto es 74,278 vehículos más que en el mismo periodo del año pasado (+3%), lo que hace prever que 2013 cierre con una producción por alrededor de 3 millones de vehículos, confirmándose como el octavo productor mundial de automóviles, muy cerca de Brasil e India que son el séptimo y sexto productores mundiales, respectivamente.

Pero lo interesante para México es lo que viene. En un reporte reciente con información de proveedores e investigadores de la industria, del que da cuenta la agencia Reuters, se vislumbra que en los próximos 8 años (hacia el 2020) se construirán en México más centros de producción de vehículos que en Estados Unidos y Canadá, convirtiéndose en ‘la China de occidente’. Más aún, es posible que hacia el 2020 México ensamble uno de cada cuatro vehículos que se produzcan en América del Norte desafiando –y muy probablemente desplazando- a Brasil de la hegemonía de la producción automotriz en la región.

Y es que la masa crítica de inversiones hacia el sector automotriz mexicano sigue creciendo en vista del dinamismo de los consumidores estadounidenses que en este 2013 están comprando casi 9% más vehículos que el año pasado. De allí que el reporte de Reuters advierta que México recibirá 10 mil millones de dólares en inversiones en cosa de un par de años. A los más de 6 mil millones de dólares anunciados ya para nuevas plantas de Honda, Nissan, Mazda y Volkswagen, se agregarían otros 2 mil millones de Mercedes Benz, BMW y Toyota; así como al menos 2 mil millones de dólares adicionales en ampliaciones de plantas de Volkswagen, Nissan y las estadounidenses asentadas en el país.

Con estas nuevas inversiones y las que se añadan en los próximos años se espera que la producción en México crezca 62% hacia 2020 -en torno a los 4.8 millones de vehículos anuales- mientras que la producción en Canadá declinará alrededor de 20%, dicen los proveedores e investigadores de la industria en Estados Unidos.

Este reacomodo de la industria automotriz global en América del Norte, y en el resto del mundo, está viendo a México como uno de los grandes jugadores mundiales de la producción hacia los próximos años; tomando en cuenta sus ventajas competitivas en materia laboral, comercial y logística.

Sabiéndolo, sería un error dejarse llevar solo por estos vientos a favor y no hacer nada deliberado para fortalecer la posición competitiva del país en la industria aprovechando este ‘momentum de México’, por ejemplo, para desarrollar mayor infraestructura logística, así como educación y capacitación especializada.

Comentar