El Observador

A pesar del gobierno

22-10-2013 10:35

Hay historias cotidianas que por su sencillez y claridad dicen mucho más que un sesudo análisis económico.

Es el caso de la historia de Paloma Noyola Bueno, una niña tamaulipeca que ha sido retratada por la prensa nacional en los últimos días a partir de que su historia fue motivo de la más reciente portada de la revista estadounidense Wired, una de las publicaciones de mayor prestigio en el mundo de los negocios y las tecnologías.

En aquella portada aparece la fotografía de la niña Paloma vestida con su uniforme de la escuela con un titular que asegura: “La siguiente Steve Jobs”. Y enseguida un párrafo inquietante: “Los genios está en todas partes, pero los estamos desperdiciando. Cómo liberar a las grandes mentes del mañana”.

Y es que Paloma es una estudiante ejemplar. Obtuvo el primer lugar nacional en matemáticas y el tercer lugar en español en la prueba Enlace de 2012 que aplica la Secretaría de Educación Pública.

Y junto con ella, otros doce alumnos de su misma escuela obtuvieron resultados destacados en la prueba que se aplica a millones de estudiantes de todo el país, tanto de escuelas públicas como privadas.

Así que por los resultados obtenidos en la educación de sus alumnos no hay duda que ésta pequeña escuela pública primaria de apenas 350 alumnos llamada ‘José López Urbina’ de Matamoros, Tamaulipas; es una de las mejores escuelas de México. Y lo es por el esfuerzo solitario de un puñado de maestros, alumnos y padres de familia, y a pesar del gobierno del Estado de Tamaulipas y del Gobierno Federal.

¿Por qué “a pesar del gobierno”? Porque la escuela primaria a la asistió la niña Paloma ubicada en una zona marginal de Matamoros, se encuentra en condiciones deplorables -ni pizarrones, ni mesabancos dignos para estudiar, con salones cuyos pisos y paredes están fracturados y tienen goteras por doquier, según atestigua el corresponsal de El Universal. Y a pesar de que es una escuela que opera bajo la modalidad de tiempo completo –en la que los alumnos asisten de 8 de la mañana a 4 de la tarde- el gobierno estatal no ha entregado ni un solo desayuno escolar en este año como lo debió haber hecho, según denuncia el propio director de la escuela.

Mientras que por su brillante desempeño y por la pobreza en la que vive, a la niña Paloma se le prometió una beca de 500 pesos mensuales, pero el gobierno municipal solo se la dio durante 4 meses para que el cambio de gobierno terminara con la promesa que también incluía una conexión a internet y que solo le duró un día.

El caso de Paloma y de los niños de la primaria ‘José López Urbina’ de Matamoros, son una muestra más de ciudadanos que destacan a pesar y en contra de quienes nos gobiernan. Se han destinado crecientes recursos públicos a la educación en la última década con resultados como los que encarna la escuela de la niña Paloma. En los últimos dos sexenios el presupuesto de la SEP creció 54%, muy por arriba del crecimiento de la economía, y pasó de 1.35% del PIB en 2000 a 1.76% en 2011; mientras que el total de recursos destinados a la educación (pública y privada) en 2012 fue de 6.3% del PIB. Con este mismo porcentaje otros países, como Chile, logran mayores niveles de eficiencia y de calidad educativa.

Lo hemos dicho ya, no es cuestión de mayores recursos públicos sino de una mala administración de éstos -lo que incluye ineficiencia y corrupción- lo que lleva a los resultados limitados o francamente deplorables, como en el caso de la escuela de la niña Paloma.

Espero que la profecía de Wired sobre Paloma de convertirse en el siguiente Steve Jobs, se cumpla. Pero me temo que eso ocurrirá si la brillante niña tamaulipeca se va ‘al otro lado’, donde las prácticas y políticas del gobierno estorban menos y alientan mucho más a los emprendedores como ella.

Comentar