El Observador

El "Fobaproa" oculto

09-10-2013 11:01

En los últimos cuatro años los mexicanos poco o nada supimos acerca de un nuevo rescate financiero que el gobierno federal realizó con recursos públicos.

Durante todo este tiempo nada se explicó públicamente desde la secretaría de Hacienda o desde los organismos que dependen de ella, sobre la decisión del gobierno de Felipe Calderón de lanzar un plan de rescate -un ‘nuevo Fopaproa’- que alcanzó los 40 mil millones de pesos dirigido a lanzar un salvavidas con dinero público a un mercado hipotecario de sofoles y sofomes que estaba al borde de la quiebra y que amenazaba con contagiar al sistema financiero.

El boom hipotecario gestado por el gobierno de Vicente Fox, bajo la premisa de construir y financiar miles de viviendas, y alimentado años después por el gobierno de Felipe Calderón; había llegado a su fin con el estallido de la crisis financiera estadounidense en 2008, desatando una grave crisis hipotecaria en México que, por cierto, aún continúa.

Como con el rescate bancario que inició en 1995, de este plan gubernamental de rescate hipotecario se ocultó casi todo. Tanto en la Sociedad Hipotecaria Federal, el corazón operador del rescate, como en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, y en la propia Secretaría de Hacienda; la información brilló por su ausencia.

Hubo que atar cabos y revisar con cuidado los reportes financieros para intentar asomarse a un rescate que las autoridades intentaron mantener oculto. Con la escasa información disponible, el 25 de marzo de 2011 escribí un texto editorial en el que decía que “el mercado hipotecario mexicano enfrenta una crisis: El financiamiento del sector privado es prácticamente inexistente y, hoy por hoy, este mercado es sostenido por el financiamiento proveniente del gobierno federal, a través de la Sociedad Hipotecaria Federal y de instituciones públicas como el Infonavit y el Fovissste”. En aquel momento decíamos que “en México poco o nada se ha dicho sobre la virtual quiebra del mercado hipotecario privado como consecuencia directa de la crisis global…El estallido de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos provocó un efecto dominó en el mercado financiero hipotecario mexicano: moratoria de pagos, mercados de capitales con escasa o nula liquidez, recesión que aumentó el desempleo y la morosidad, malas gestiones en algunas sofoles y sofomes, suspensión de pagos de las hipotecarias y aversión al riesgo fue el cóctel que acabó con el mercado de Borhis y el mercado hipotecario privado en México”.

Y agregábamos en aquella fecha: “La Sociedad Hipotecaria Federal salió al rescate del mercado de la vivienda para evitar su hundimiento. Y hoy en día su balance al cierre de 2010 refleja ‘las heridas’ provocadas por esas acciones: casi 18 mil 500 millones de pesos en Borhis están en la ‘panza’ del banco de desarrollo, 58 por ciento del total de sus inversiones en valores y 45 por ciento de toda la deuda de Borhis en el mercado. El problema es que este activo no tiene mercado, tiene una elevada tasa de morosidad y la degradación en la calificación de estos instrumentos continúa…La SHF ha dicho que hizo lo que tenía que hacer dadas las circunstancias que enfrentaba el mercado. Probablemente así fue. Sin embargo en estas y otras operaciones que involucra dinero público la transparencia y rendición de cuentas no puede obviarse”.

Cuatro años después -y en una revisión de Arena Pública de los estados financieros consolidados de la Sociedad Hipotecaria Federal a junio de este año- el banco de desarrollo finalmente admitió que hubo tal rescate a diversos intermediarios financieros por un monto de 40 mil millones de pesos, financiado incluso con créditos concedidos por la banca extranjera multilateral, como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Este ‘fobaproa’ oculto muestra que la opacidad no es cosa del pasado. Por eso la transparencia y la rendición de cuentas sobre las decisiones y uso de los recursos públicos es un asunto que no puede soslayarse.

 

MÁS INFORMACIÓN: El gobierno rescato hipotecas por 40 mil millones de pesos, reportaje de Arena Pública de octubre 9 de 2013.

Comentar