Propuestas para el México del 2018

17-03-2018 21:09

Las campañas presidenciales requieren, en algún caso, propuestas atrevidas para dar soluciones a los urgentes problemas del país, en otro precisar lo que se piensa hacer, y, en alguno más, simplemente tener ideas.

En cualquier de ellos, los candidatos deberán contrastar sus planteamientos con los que diversas investigaciones ponen a disposición de los ciudadanos para nutrir la agenda nacional, esto con el fin de no redescubrir lo evidente, pero también para no evadirlo. Como muestra de los diagnósticos y estrategias que ya empiezan a estar disponibles, aquí un par de botones.

Esta semana se publicó el estudio 'Getting it Rigth, Prioridades Estratégicas para México' de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que cubre nueve temas centrales, desde la política fiscal hasta la protección del ambiente, y cuya presentación en la Ciudad de México fue auspiciada por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

El propio CEEY también dio a conocer esta semana un adelanto de su libro 'El México del 2018, Movilidad para el Bienestar', el cual se centra en los temas de salud, educación, empleo y acceso al sistema financiero, desde una perspectiva de movilidad social. Ambas obras tratan del estado y las perspectivas de cambio de la economía y la sociedad mexicana.

El análisis de la OCDE es una magnífica base para plantear los temas clave que deberán ser abordados por los candidatos presidenciales en sus propuestas de política.

Por ejemplo, en materia de salud, la OCDE señala que debe atenderse con urgencia la proliferación de enfermedades cardiovasculares, asociadas a la obesidad, la fragmentación del Sistema Nacional de Salud y su bajo gasto público. Para ello recomienda avanzar hacia un paquete de seguro único universal con portabilidad entre diferentes instituciones.

 

Te puede interesar: Banqueros se quedan mudos ante AMLO, perspectivas por posible triunfo fuera de sus reportes

 

En educación, el organismo propone enfrentar los problemas de calidad de la educación básica y la deserción en la educación media superior dando continuidad a la reforma educativa y haciendo más atractivos los estudios previos a una carrera universitaria. En lo que se refiere al mercado laboral, se propone reducir la informalidad vinculando mejor las contribuciones de los trabajadores a la seguridad social con los servicios que reciben. Muchos otros asuntos también son examinados.

La amplitud de los temas abordados por el documento de la OCDE y la calidad de su diagnóstico son de reconocerse. También la prudencia con la que hace sus recomendaciones principales, enfatizando su factibilidad de corto y mediano plazos. Sin embargo, la solidez de su diagnóstico tiene el potencial para sostener medidas de mayor envergadura, y es precisamente esto lo que se propone plantear la investigación del CEEY. El libro, puesto a discusión en la London School of Economics, en el marco de su Semana de México, comparte muchos elementos de lo planteado por la OECD, pero intenta ir más lejos en las propuestas de cambio.

 

Te puede interesar: Productividad del Valle de México 10% por debajo de su potencial: OCDE

 

En materia de salud, por ejemplo, el CEEY plantea alcanzar un Sistema Nacional de Salud unificado y universal, dentro del esfuerzo por universalizar la seguridad social completa. Esto significa no sólo proponer un paquete de servicios de atención a la salud sino la reorganización del sistema de salud mismo, del aseguramiento laboral y de las pensiones.

Lo anterior implica que más recursos fiscales serán requeridos, no sólo para mantener el gasto púbico en salud sino también para financiar una mayor cobertura de la que ofrece el Seguro Popular en términos de personas y padecimientos. Esto conduce a plantear una reforma fiscal, que en el caso de la OCDE incluye impuestos a las herencias y en el caso del CEEY explora la opción del IVA.

En educación, se propone profundizar ciertos elementos de la reforma en curso, en particular los incentivos para que los recursos humanos y de inversión se dirijan a las regiones y alumnos con mayor rezago educativo. También se propone elevar las transferencias monetarias para compensar las tentaciones de corto plazo del mercado laboral y mantener a los estudiantes en la educación media superior.

Esto es fundamental para que la vida laboral se inicie en las mejores condiciones y no se perpetúen trayectorias laborales en la informalidad y el empleo de baja calidad. Esto incluye garantizar una pensión mínima para todos, aunque flexibilizando el mercado de trabajo.

Los candidatos deberán decirnos qué tan lejos quieren llegar con sus propuestas para proveer servicios de salud, de educación y oportunidades de empleo de calidad a los ciudadanos, así como la forma de financiar sus políticas.

Mantener la inercia actual, con pérdidas de años de vida saludable, insuficiencia de conocimientos necesarios para elevar la productividad y vidas laborales lejanas de su potencial, no los llevará muy lejos. Sobre su atrevimiento para llevar a cabo un cambio responsable, los ciudadanos tendremos la última palabra.

 

Twitter: @equidistar

Comentar