Patria: ¿y eso qué es?

28-07-2015 09:51

El fútbol solo es fútbol; no es patria

José Ramón Fernández

 

Se preguntarán ustedes ¿y qué tiene que ver la patria, el futbol y los impuestos? Pues la verdad mucho, pero hoy me he tomado la libertad de escribir de patria y futbol, pero nada que ver con impuestos… (Ustedes disculparán).

Ante la vergonzosa actuación del árbitro en el juego de México contra Panamá en la semifinal de la Copa de Oro y el por demás injusto resultado, me acordé de la frase del señor Fernández (expresada en ocasión del pasado mundial de futbol en algún editorial) y de cómo cuando la leí por primera vez me dejó pensando y llegué a la conclusión de que no estoy de acuerdo, el futbol, en México, sí es patria (con la pena, señor Fernández).

Hace unos días jugó la selección (que es mi selección y que sigue siendo mía cuando gana y cuando pierde o cuando la favorecen injustamente). Vi el juego, me parece que jugó horrible mi selección y cuando el árbitro marcó el penal mi primera reacción fue doble, de enojo con el jugador panameño por sucio, y de alivio por el penal; después  de múltiples repeticiones desde distintos ángulos me convencí de que era una decisión equivocada del árbitro, no había razones para decretar un penal; pero esa, que era penal, era su decisión y no había marcha atrás. (Léase: no había marcha atrás PUNTO).

Andrés Guardado, que dicho sea de paso es un tipo serio y profesional, llevaba 90 minutos corriendo (¿han corrido 90 minutos atrás de un balón compitiendo con propios y extraños y tratando de hacer algo con él?), y después de que lo patearon, lo escupieron y lo empujaron (así es el juego) de pronto se encuentra con que el árbitro marca un penal contra Panamá, penal que todos los panameños reclaman (lo que siempre pasa con los penales, sea buena o no la decisión del árbitro).

Pensemos por un momento que el señor Guardado en ese momento no tiene acceso a una tv para ver repetición instantánea de la jugada desde muchos ángulos; no sé qué fue lo que él vio, si pudo ver o no si era una buena o mala decisión. Y aun si la vio, quien es él para suponer que la del árbitro, más allá de una mala decisión, era una verdadera injusticia. Por favor no le carguemos la responsabilidad de fallar el penalti, respecto del cual su obligación era meterlo y voluntariamente no meter gol. En este deporte, el árbitro también juega y sus errores forman parte del juego.

Meter un penal no es intrínsecamente malo, no comparemos por favor con actos que sí son intrínsecamente malos y que a pesar de haber órdenes para ejecutarlos, hubo quienes debieron negarse a ello. El penal es penal, la decisión es del árbitro y puede o no estar equivocada; lo que no podemos pretender es que cada vez que se marca un penal deba ser cuestionado por los jugadores y ellos decidan si lo acatan o no. Las reglas son para cumplirse y los castigos para acatarse, nos gusten o no (principio cierto en la vida cotidiana, no nada más en el futbol).

Y por qué afirmo que el futbol sí es patria; pues miren ustedes, patria es el lugar de nuestros padres; patria es la tierra natal o adoptiva que está ligada a una persona por vínculos afectivos, jurídicos y/o históricos. Puede ser, por lo tanto, el lugar de nacimiento, el pueblo de los ancestros o el país donde un sujeto se radicó a partir de un cierto momento de su vida[1]. Identificarnos con la patria, ser patriotas, es otra forma de sentirnos, de llamarnos mexicanos.

Los mexicanos hoy no tenemos guerras con otros países (gracias a Dios, porque seguro que las perdíamos todas; que si los tanques no caben en las vías, que si las municiones son de un calibre distinto al de los cañones, que si ya se escaparon los presos de guerra…para que les cuento); pero bueno, aunque no tenemos guerras, sí tenemos enfrentamientos de representativos nacionales contra extranjeros: tenemos futbol. El futbol sintetiza sentirse mexicano frente a los demás. A ustedes, ¿Qué otras actividades los hacen sentirse mexicanos y abrazar al de junto y brincar por la calle o festejar en medio de extraños cuya única relación con ustedes es que también son mexicanos?

A mí me sucede que, cuando juega mi selección, me emociona, me angustia, en ocasiones me da grandes satisfacciones (quien no recuerda el partido México Brasil por el oro olímpico…) y a veces me ocasiona grandes decepciones y una profunda vergüenza. Y eso me pasa, porque ese equipo de futbol me representa, representa la tierra de mis padres, la de mis hermanos y mis amigos; el futbol, cuando juega mi selección, representa a mi patria. En el futbol, al igual que en todo lo que hacemos va un cachito de la patria y ahí se juega. Se juega igual en el cuidado que le tenemos (o no le tenemos), en cómo sí o cómo no la ensuciamos, en cómo la contaminamos o cómo la corrompemos.

Entre los múltiples tuits que leí por este tema del penal de Guardado,  el que más me gusto es el de mi querido Poncho Vera (@ponchovpof)  que resume en 140 caracteres este sentimiento que me embarga: “Ojalá la moral implacable que pregonamos en el Twitter con el fútbol, la aplicáramos en nuestra vida cotidiana. El mundo sería maravilloso.”

Para mí, Andrés Guardado hizo lo que tenía que hacer, que es mucho más de lo que hacen la enorme mayoría de los mexicanos.

[1] Definición de patria - Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/patria/#ixzz3h1ntdrJn

 

*Manuel E. Tron, presidente Honorario de la International Fiscal Association (IFA).
Twitter: @metron01
correo: metronp01@gmail.com

Comentar