Los huecos de AMLO

05-06-2017 15:06

La discursividad de Andrés Manuel López Obrador no ha cambiado a lo largo del tiempo. Es poco lo que sabemos de lo que haría el que hoy es puntero de las encuestas para la presidencia en 2018. Fuera de la mafia en el poder, la desaparición como por arte de magia de la corrupción y el desmantelamiento de reformas como la energética no sabemos realmente cómo sugiere gobernar al país. Ciertamente, su discurso dirigido a sus bases es aquel propio de la justicia social, como las becas escolares. ¿Pero qué más dice que hará Andrés Manuel?

Tal vez sea el problema de que uno es el discurso mediático y otro más específico el que lanza a sus bases. Pero el tiempo pasa y no sabemos realmente que haría con este México real y concreto, de débil crecimiento económico, violencia rampante y reformas que se profundizan.

Tomemos el caso de la inversión pública. Fuera de la expansión evidente de los programas sociales no nos dice nada específico sobre la dirección que tomaría la inversión pública. En cambio sí amenaza con desmantelar la construcción de un nuevo aeropuerto. Pero sobre la inversión específica en temas como los puertos y las carreteras, no sabemos mucho. Supondríamos entonces que los niveles de inversión en infraestructura seguirán el mismo derrotero de insuficiencia que los caracteriza.

 

 

Lo de las reformas estructurales francamente preocupa. Además de revertir la reforma energética no sabemos bien a bien qué haría en materia de cada una de las diferentes reformas que ya se han hecho y cuyo curso es vital para la salud de la república. Porque además de lo complicado y desastroso de desandar el camino endado en un PEMEX que aspira a ser una empresa rentable del estado, qué haría con reformas como la de telecomunicaciones, la reforma financiera y otras.

El caso educativo verdaderamente, en los posicionamientos de AMLO, da auténtico pavor. Habiendo buscado la alianza con los maestros y específicamente con la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación, debemos de suponer tristemente que seguiría el camino de la clientela y la prebenda con el magisterio en lugar de profundizar sino es que revertir la reforma educativa.

 

Te puede interesar: Populismo ineficaz, 15 de mayo 2017. 

 

Al candidato de Morena le hace falta aclarar su posición sobre un tema toral que es de la deuda pública. De nuevo no queda sino suponer que no sería una prioridad. Siendo un hombre de izquierda que enfatiza la puesta en marcha de toda clase de programas sociales, ¿Cómo mantendría los necesarios equilibrios fiscales que requiere el país para mantener el grado de calificación de la deuda soberana de México? Simplemente debemos suponer que el equilibrio entre gasto e ingresos públicos no es tema central. ¿Qué debemos de entender en estas materias?

Sobre el manejo del tema de la corrupción sólo sabemos que el ejemplo del presidente honesto permearía al resto de la estructura pública y la sociedad. Para acerca de los mecanismos específicos para combatir la corrupción y alentar o incentivar la rendición de cuentas y la transparencia prácticamente no sabemos que haría el gobierno de Andrés Manuel.

Más aún, qué haría el candidato de Morena para enfrentar la estructura del crimen organizado que campea en nuestro país. En esta materia uno supone que no tiene un capítulo de políticas de procuración de justicia que sea específico y qué logre dar un frente real de ataque a los criminales. El tema de la violencia y el poderío criminal frente a la sociedad como muestran los asesinatos de periodistas merecen o más bien urgen la entrega de respuestas.

 

Te puede interesar: Fitch y sus contradicciones: AMLO y la incertidumbre, 16 de mayo 2017. 

 

Estamos ya muy cerca de una definición de las elecciones en el Estado de México. Es un lugar común plantear que el triunfo de la candidata de Morena le daría una plataforma fabulosa a AMLO para proyectar su candidatura, misma que de suyo está en las preferencias de muchos mexicanos.

La verdad es que los inversionistas sobre todo extranjeros desean saber cuáles son los posicionamientos clave de quien parece ser, hasta hoy, el candidato a vencer en 2018. No se trata de demonizar la figura de Andrés Manuel sino de saber qué piensa, qué propone más allá de sus temas evidentes. El tiempo avanza. Para cuando empiecen las renegocaciones del TLCAN los partidos tendrán que ir dando sus definiciones y concluyendo procesos de precandidaturas o casi. El candidato de Morena se beneficiaría de hacer planteamientos más profundos y claros sobre los temas clave de nuestro país. ¿Lo hará o se quedará en la superficie de sus posicionamientos?

 

Comentar