Sin ideas, no hay debate

23-04-2018 06:00

De los temas que anoche se discutieron en el primer debate presidencial, me interesan dos: a) el combate a la corrupción e impunidad y, b) la seguridad pública y violencia.

Para tener una referencia que nos permita juzgar las propuestas de los candidatos, diré lo siguiente:

 

PRIMERO: El error que se comete, generalmente, es estudiar ambos temas por separado, cuando en realidad están íntimamente vinculados. La corrupción de autoridades no sólo engorda sus bolsillos, sino que permite la impunidad de quienes generan violencia en las calles, socavando la seguridad pública. Todo está comunicado.

La defraudación fiscal y el lavado de dinero, dan estructura a las organizaciones criminales, dentro y fuera del gobierno, manteniendo su operación y cristalizando sus ganancias ilícitas. Es decir, aquí nace el pacto de impunidad que los cobija a todos y genera la proliferación del crimen en sus diversas formas.

Por otra parte, una autoridad corrupta es ineficiente por definición. Quienes llegan a posiciones de mando, no son los más capaces sino los más corruptos. El fenómeno de la corrupción-impunidad entonces, está asociado a la ineficiencia en la toma de decisiones fundamentales en materia de seguridad.

La ineficiencia de las autoridades, es una debilidad que huele el delincuente como dice Genaro García Luna.

 

SEGUNDO: Sin perder la visión integradora expuesta, evidentemente existen subtemas específicos en el combate a la corrupción y, otros, que sólo se refieran a la violencia e inseguridad pública.

 

TERCERO: Hablando sólo de corrupción, la referencia al Sistema Nacional Anticorrupción era obligada por parte de los candidatos. Recordemos que el sistema anticorrupción, es un elefante blanco que no camina.

Congruentes con la afirmación de que la defraudación fiscal y el lavado de dinero dan estructura al crimen, queríamos escuchar propuestas dirigidas a reformar el sistema hacendario que combatan dichos delitos.

 

CUARTO: Hablando de seguridad pública y violencia, era fundamental hablar del abandono que sufren las Procuradurías, Fiscalías y policías del país, haciendo propuestas concretas para su organización y financiamiento.

Por consecuencia dos temas eran cruciales aquí, el nacimiento y estructura de la Fiscalía General de la República y la restitución de la Secretaría de Seguridad Pública. Ésta última, fue suprimida e incorporada a la Secretaría de Gobernación, lo que constituyó el peor error de la actual administración en temas de seguridad.

Ineludible es el tema de la violencia asociado a las armas. Nunca como ahora niños y adolescentes tienen acceso a ellas, ni qué decir de los adultos. Las aduanas del SAT, que es por donde entran, son un tema pendiente.

Pues bien, con la expectativa de escuchar propuestas o planes de gobierno que recogieran los temas anteriores, es que me senté a ver y escuchar el debate, sin buscar ganadores o perdedores.

Empezaré diciendo que los candidatos desperdiciaron mucho tiempo en la discusión sobre amnistía a delincuentes, revocación de mandato al presidente y autonomía de la fiscalía general. Los dos primeros, porque no inciden, en lo más mínimo, sobre la corrupción y violencia. El tercero, porque es ocioso discutir sobre la autonomía de la fiscalía general, cuando ya existe en la Constitución Política desde enero del 2016.

 

Respecto a la pregunta de ¿cómo combatirían la corrupción?

Margarita Zavala, propuso: a) Ser implacable contra la corrupción; b) cerrar los espacios a la corrupción y c) fortalecer la cultura de la legalidad.

Jaime Rodríguez, propuso: a) un presidente independiente y, b) un fiscal autónomo.

Andrés Manuel López Obrador, propuso: a) gobernar con el ejemplo y, b) acabar con privilegios.

Ricardo Anaya, propuso: a) reformar la Constitución Política para eliminar el fuero presidencial; b) eliminar el uso de dinero en efectivo en el gobierno y, c) muerte civil a los corruptos inhabilitándolos permanentemente.

José Antonio Meade, propuso: a) eliminación del fuero presidencial; b) un Ministerio Público autónomo; c) la presentación de la declaración 7 de 7 y, d) la inclusión del Servicio de Administración Tributaria, la Secretaría de Hacienda y el Instituto Nacional Electoral en el sistema nacional anticorrupción.

Como vemos, el gran ausente fue el Sistema Nacional Anticorrupción, pues ningún candidato se ocupó de explicar su inoperancia y lo que se tendría que hacer para que funcione.

Todas las propuestas fueron superficiales, sin estructura, una simple suma de cosas, como hacer la lista del mandado. Sólo Meade dijo algo interesante, es que tanto el SAT como el INE, debieran incluirse en el sistema anticorrupción.

 

Respecto a la pregunta de ¿cómo combatir la inseguridad pública y la violencia?

Margarita Zavala, propuso: a) fortalecer policías; b) comprar tecnología; c) combatir la impunidad; d) combatir el feminicidio; e) eliminar la violencia a través de valores y f) crear una Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Jaime Rodríguez, propuso: a) contratar expertos; b) la creación de una policía cibernética (ya existe) y, c) mejorar las condiciones de las policías.

Andrés Manuel López Obrador, propuso: a) abatir la pobreza y b) no combatir la violencia con violencia.

Ricardo Anaya, propuso: a) desmantelar organizaciones criminales; b) multiplicar y profesionalizar a todas las policías y c) seguir recibiendo apoyo del ejército.

José Antonio Meade, propuso: a) la creación de un código penal único; b) la creación de una agencia de investigación especializada; c) fortalecer policías y seguir recibiendo el apoyo del ejército. Adicionalmente, dijo que es necesario fortalecer la estrategia para que no lleguen armas y dinero a los delincuentes (esto último si es importante).

Igual que en el tema anterior, fueron tan generales, desarticuladas y vanas las propuestas, que ni siquiera generaron un debate entre ellos para discutirlas y criticarlas.

 

En conclusión, en materia de corrupción, impunidad, inseguridad pública y violencia, nuestro futuro es incierto. El presidente que llegue tendrá que aprender en el camino, pues hoy, tiene sólo vagas ideas del problema.

 

Twitter: @borozco16

 

Comentar