Econokafka
Economía, política, historia.

10 disculpas que debe López Obrador

27-03-2019 09:10

La lista de agravios del Presidente crece a medida que avanza el sexenio.

Enrique Peña Nieto y el entonces presidente electo Andres Manuel López Obrador
Enrique Peña Nieto y el entonces presidente electo Andres Manuel López Obrador

El presidente López Obrador debe muchas disculpas a todos los mexicanos.

El camino a la Silla que tanto ambicionó, sus acciones ya como Presidente electo, y muchas más desde el primero de diciembre, lo requieren. Va una decena de agravios que destacan en esa lista que crece a medida que avanza el sexenio.

 

1. Por polarizar a la sociedad mexicana

Divide y vencerás. Tardó 14 años, pero lo consiguió. Sembró odio entre los mexicanos, y lo sigue haciendo. Porque es su forma de ser: fomentar división, resentimientos, crear diferencias. Ni siquiera como titular del gobierno y del Estado puede evitarlo.

Como el alacrán que pica a la rana sobre la que cruza el río, está en su naturaleza. El triunfo fue arrollador, producto de su tesón y del gobierno impresentable de Peña Nieto. Tan aplastante que la estrategia natural era extender la mano a aquellos, la minoría, que no votaron por su persona.

Pudo, podría, sanar las fracturas que en mucho provocó, pero le es imposible. Al contrario, hizo campaña y ahora gobierna creando enemigos, desplegando resentimiento o burla hacia todo lo que se le opone, sean los mercados que reprueban sus ocurrencias, o aquellos que critican su desempeño. Porque no puede ver la crítica como un foco amarillo, una necesidad de reflexión, cambio o mejora, sino un ataque de los fifís que quiere separar del “pueblo bueno y sabio”.

 

2. Por no perseguir la corrupción del pasado y fomentarla en el presente

No es hombre de resentimientos, quiere gobernar llevando la fiesta en paz con aquellos que se fueron. Son las razones de un caudillo, señor de horca o perdón, no de quien se supone encabeza un gobierno sujeto a leyes. Así, la corrupción del pasado (impresionante) queda hecha de lado. Los agravios de sexenios anteriores, destacadamente el peñista, simplemente son ignorados. Queda, claro, la sensación de un pacto de impunidad.

Pero lo más grave será el fomento a la corrupción en este sexenio. Porque rodearse de gente que fue corrupta y pensar que serán honestos es pecar de ingenuo, o saber perfectamente lo que se busca (y no es precisamente honradez). Porque crear programas clientelares en que correrá el dinero a raudales sin reglas de operación, y esperar que parte de ese dinero no se pierda en el camino es exactamente lo mismo. Y de asignar miles de millones de pesos para obra pública sin siquiera un concurso disfrazado mejor ni hablar.

Si algo se cansa de decir AMLO es que es que no tolerará la corrupción. Presume de encabezar un gobierno impoluto; sus acciones dicen exactamente lo contrario (y por ellas, no por las palabras, será juzgado).

 

3. Por dañar a los niños

Educación y salud para los niños debería ser fundamental. Con su complacencia ante los sindicatos magisteriales, al derogar la Reforma Educativa condena a muchos niños, sobre todo los más pobres entre los pobres, a la ignorancia. Por ello se perpetuarán en la pobreza. Y eliminar apoyos para programa de atención de niños con cáncer es simplemente criminal, golpeando (de nuevo) a los más pobres.

 

4. Por dañar a las mujeres

Estancias infantiles para madres que trabajan, refugios para mujeres víctimas de la violencia. Uno pensaría que deberían ser prioritarios para cualquier gobierno, excepto para uno que busca pesos para otros proyectos que son más importantes para el Presidente. Lo de entregar los recursos directamente a las interesadas no se lo cree nadie como un mecanismo de eficiencia, sino simplemente de ahorro. Y eliminar los recursos para atender mujeres con cáncer cervicouterino tampoco tiene nombre.

 

5. Por pervertir la democracia

Las llamadas consultas que tanto le gusta presentar como ejercicios democráticos son una farsa. Lo más irónico es que no engañan a nadie, solo evidencian su gusto por la demagogia.

 

6. Por improvisar contra el huachicoleo

Como con las mafias criminales, pareció creer que ofrecer amor y paz sería suficiente para que el problema se resolviera solo. Igual en la breve “guerra” que declaró contra el huachicoleo, que resultó un desastre. El saldo fue de 135 muertos, incontables heridos, y un desabasto brutal en varios estados del país. A la callada, dejó el tema por la paz. Un costo brutal para nada.

 

7. Por destruir el NAIM

Cada día es más claro: no hay alternativa real a lo que hubiera sido el Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco. En la campaña de descalificación para el proyecto cupo de todo: acusaciones de corruptelas (que ahora admite no puede sustentar), la viabilidad de Santa Lucía junto con el actual aeropuerto (que ya quedó clara es falsa) y la tontería del ilusorio “lago” (que, claro, no era el de Texcoco).

Todo por negar una obra de infraestructura iniciada por Peña Nieto. Pudo también ser un legado de AMLO, pero ignorancia y arrogancia se conjuntaron para destruir, afectando a los millones que ofreció servir cuando buscaba la presidencia. Porque tiró miles de millones a la basura, pagando bonos y Fibra E, porque todo lo ya avanzando en el proyecto quedará (si bien va) como un Chernobyl con la radioactividad de la ineptitud, y si mal con el enorme costo de demolición. Esto, aparte, de anular un proyecto que habría convertido a la Ciudad de México en un hub internacional rivalizando con Miami, Panamá y Houston.

 

8. Por la refinería y buscar más petróleo

Hacer del petróleo, de nuevo, “palanca del desarrollo”. Que México produzca mucho más crudo (alrededor de 60% más en el sexenio) y todo se refine en el país, para reducir las importaciones de gasolina a cero. Y para eso una nueva refinería en tres años. Serán miles de millones de dólares en esa locura nacionalista que resultará un fracaso.

 

9. Por destruir el medio ambiente

Destruir selvas con un tren maya, arrasar un manglar para construir la refinería, cancelar la expansión de la energía solar y preferir generar electricidad con carbón. El menosprecio por el medio ambiente es absoluto, a menos, claro, que se considere la también farsa de consultar a la “madre tierra”.

 

10. Por ridiculizar a México en el extranjero

Aliado de un dictador de cuarta como Nicolás Maduro ya fue grave, aislando a México de una clara vocación democrática enarbolada por el resto de América Latina. A esto ahora se agrega la ocurrencia de pedir perdón a España por lo ocurrido durante la conquista. De ser un país considerado serio, con cierto peso a nivel internacional, es ahora objeto de burla o escarnio.

Por supuesto, ninguna de esas 10 disculpas llegará.

 

@econokafka

ACERCA DEL AUTOR
Sergio Negrete
Doctor en Economía por la Universidad de Essex, Reino Unido. Licenciado en Economía por el ITAM. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Profesor-Investigador en el ITESO. Fue funcionario en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en el Gobierno de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Marzo 2019 >>
D L M M J V S
     
01
02
03
04
05
06

07

AMLO vs las calificadoras fifís. Economía Aluxe descalificada
08
09
10
11
12

13

AMLO: el mesías de México
14
15
16
17
18
19
20
21

22

Petróleo, freno del desarrollo
23
24
25
26

27

10 disculpas que debe López Obrador
28
29
30
31